e2efe0ba fda1 40bc 9318 724076b7a6d8 16 9 aspect ratio default 0


Francisco Camps se hace cargo de los medios luego de que el juez ordene el expediente sobre el caso del Papa.  |  DANIEL TORTAJADA

Francisco Camps se hace cargo de los medios luego de que el juez ordene el expediente sobre el caso del Papa. | DANIEL TORTAJADA

La sección cuarta de la Audiencia de València ha confirmado los actos de investigación por malversación, prevención y fraude contra la administración para la organización de la visita pontificia a Valencia en julio de 2006. Los jueces no ven delito en la actuación de los responsables de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias (Fvemf) al otorgar once órdenes para la organización del evento. Entre las personas examinadas se encontraban el ex presidente de la Generalitat, Francisco Camps; entre otros el obispo auxiliar Esteban Escudero y el exvicepresidente del Consell, Víctor Campos.

Los jueces de la sección cuarta opinan que “las investigaciones judiciales no han arrojado suficiente luz en la oscuridad para resguardar las presunciones acusatorias (…) Los fundadores de la fundación les dieron trámites privados para evitar controles públicos. Desde un punto de vista lógico, no simpatiza bien con la suposición simultánea de que los autores pretenden pagar las deudas en el futuro con su visibilidad constante. “Señalan un coche al que tuvo acceso Levante-EMV.

En efecto, en el fondo del asunto, tanto si la Fvemf era pública como privada, el tribunal decide sobre la tesis defendida por los abogados defensores y el titular del Juzgado de Instrucción 5 de València sobre el carácter privado de la fundación, que por tanto no debe ser sujeto a la ley de contratación pública. La audiencia también señaló que “luego de cinco años de investigación no se ha probado que ningún contratista en particular o la propia fundación se beneficien de los contratos y que todos los contratistas justifiquen y expliquen su trabajo y la remuneración percibida”. Por tanto, “no se sospecha de ningún objeto delictivo en el acuerdo de constitución de la fundación, ni de ninguna actuación posterior”.

En relación con la aportación del Consell a la Fvemf de 3.306.897 € para saldar deudas pendientes y liquidar la Fundación en 2014, la audiencia considera esta inyección de financiación pública como “fruto de una decisión política” destinada a ser un evento de financiación “notorio” y el conocimiento público de la inmensa cantidad de personas que participan directamente en ellos y el tremendo seguimiento de los medios de comunicación. Y esto, subraya el magistrado Pedro Castellano, permitió “proyectar la imagen de la ciudad de Valencia en el mundo” para ofrecer a la Fundación un servicio público irrefutable, apoyado por el Gobierno regional a sus expensas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *