Los exteriores los ponen a todos «para estar seguros»

Los exteriores los ponen a todos «para estar seguros»


Noticias similares

Camilo Villarino, mano derecha de la excanciller Arancha González Laya, reconoce al juez que investiga la entrada de Brahim Ghali en España, quien desde su buzón de correo electrónico todos los mensajes relacionados con la administración de la entrada del presidente saharaui en el territorio nacional el 18 de abril. .

En carta al juez Rafael Lasala, el fiscal, que defiende tanto a la exministra como a su ex mano derecha, asegura que Villarino ha borrado todas las entradas relativas a esta gestión. De esta forma, estos documentos no pueden ser llevados al caso y el titular del Juzgado de Instrucción nº 7 de Zaragoza no puede verlos.

La carta consultada por EL ESPAÑOL está fechada el lunes 4 de octubre. El fiscal alega que durante su mandato como jefe de gabinete de Laya, Villarino tenía la costumbre de suprimir sus mensajes de correo electrónico con cierta frecuencia. Hizo esto «por razones de seguridad» y con la intención «de Minimizar el daño de los dispositivos de piratería «.

Esta respuesta de la fiscal se produce después de que el disertante del caso solicitara al Ministerio de Relaciones Exteriores el 24 de septiembre que transmitiera los mensajes o correos electrónicos utilizando el pasaporte falso que se utilizó para registrar a Ghali cuando ingresó en el hospital de Logroño. El documento con esta identidad fue enviado a Villarino, Eliseo Sastre, Jefe de la Oficina Presidencial de La Rioja.

De esta manera el juez intenta aclarar cómo surgió esta falsa identidad del líder del Frente Polisario, de dónde vino si alguien la inventó. Exprofesorcómo se desarrolló y quién lo llevó al hospital para registrar a Ghali con ese nombre al momento de la admisión, y por qué motivo.

Ahora los servicios legales del estado se esconden detrás del hecho de que Laya, aunque no los hubiera borrado con su mano derecha, no pudo revelar «las personas específicas que fueron sus contactos en este asunto».

“Debe tenerse en cuenta la renuencia a abordar este asunto, ya que afecta la seguridad y las relaciones internacionales. saber quién fue el remitente de este correo electrónico o WhatsApp“Insiste el fiscal.

Villarino, por supuesto, dice que en este caso se quedó con la documentación. Correos electrónicosAnte las notas de prensa sobre el posible uso de una identidad falsa en el hospital de Logroño ”.

En la carta solicitando el suministro de estos correos electrónicos, los imputados, representados por los abogados Antonio Urdiales y Juan Carlos Navarro, solicitaron al juez que confisque los dispositivos electrónicos con el fin de confiscarlos en su totalidad para recibir información de los mismos. Es probable que esa sea una de las nuevas demandas de los abogados.

Laya se niega a testificar

Esta semana, el exjefe de la diplomacia española actuó de amortiguador ante el magistrado, que quiere aclarar si la entrada de Ghali al territorio nacional fue irregular. Su negativa a cooperar impide, al menos por el momento, cualquier conocimiento de quién dio la orden para facilitar la entrada en Ghali.

En respuesta a preguntas del magistrado, el exministro se negó a ingresar al menos hasta cinco veces utilizar una Acuerdo del Consejo de Ministros en la época de José Luis Rodríguez Zapatero sobre el derecho a reservar determinados coches.

En particular, Laya se basó en un acuerdo gubernamental de fecha 15 de octubre de 2010, inspirado en la ley de secretos oficiales, que permite convertir ciertos temas en asuntos «clasificados» o «reservados». El documento establece que la información «cuya divulgación no autorizada podría dañar o comprometer gravemente la información» se mantendrá en secreto. relaciones diplomaticas con terceros países «.

Con este argumento, Laya se negó a responder importantes preguntas del titular del Juzgado de Primera Instancia Nº 7 de Zaragoza. A pesar de todo, Laya lo ha hecho. según las fuentes presentes en el interrogatorio admitió que Ghali no necesitaba ningún documento para entrar en España, con el argumento de que le habían asegurado a la Cancillería de Argelia que lo llevaba consigo.

El exministro no quiso revelar quién llamó desde Argelia para pedir la recepción de Ghali. Tampoco se aclaró quién presentó la solicitud, ni quién dio la orden o tuvo conocimiento de ella, ni quién la presentó, ni si hubo ministros debatiéndola entre ellos.

Laya, investigada por presunto Delitos de evasión, encubrimiento y falsificación de documentos privados, admitió que la entrada de Ghali fue «aprobada» por motivos humanitarios. Y que todo se hizo «de acuerdo con la ley». Luego se negó a responder a las acusaciones.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *