En el nuevo “diálogo abierto” con Marruecos, España exigirá “garantías para Ceuta y Melilla”

En el nuevo “diálogo abierto” con Marruecos, España exigirá “garantías para Ceuta y Melilla”


Noticias similares

El nuevo «diálogo abierto» entre España y Marruecos tras el cambio de posición del rey Mohamed VI, en su discurso del pasado viernes por la noche, se desarrollará durante los próximos meses. Los gobiernos de ambos países han tenido contactos discretos y otros más abiertos a través de terceros durante los últimos tres meses Rabat promovió eso invasión movilizó a todos los socios de Ceuta y Madrid. A los europeos y sobre todo -con más peso aún para Marruecos- a los aliados estadounidenses.

Ahora que el rey alauita sabe que estaba equivocado y las cosas están así, España está dispuesta a escuchar. Pero habrá presas que Madrid considera insuperables para estas conversaciones. España pide «garantías para Ceuta y Melilla», su ser español, su soberanía y sus relaciones comerciales, sociales y territoriales a través de sus fronteras terrestres y marítimas con su vecino del sur.

Así lo han confirmado a este diario fuentes extranjeras de alto nivel. Según la publicación de este lunes que el gobierno de Pedro sanchez donde el rey alauí ofrecería «un diálogo sin tabúes» en el que entendía que Rabat incluiría a Ceuta, Melilla y el Sahara. Pablo Casado, presidente del Partido Popular, reaccionó con enfado durante una visita a Murcia.

«Hoy leí que el Canciller dijo que sin líneas rojas en las conversaciones con Marruecos o en relación con Ceuta o Melilla y quisiera preguntarle a Pedro Sánchez qué significa no tener líneas rojas ni en el Sahara, ni en Ceuta y Melilla, una línea roja desde hace cinco siglos: Ceuta y Melilla son ciudades españolas y europeas con las que no hay nada que negociar en relación con la soberanía y la integridad territorial «.

La mayor crisis

En realidad, las fuentes extranjeras nunca dejaron la puerta abierta a las negociaciones sobre Ceuta y Melilla. Lo cierto es que ambos lugares, ciudades autónomas fundada antes de la existencia del reino alauita, no son el tema de la conversación. A menos que, sí, se trate de restaurar el estatus del acoso al que han estado expuestos durante los últimos tres años por parte de Marruecos.

El gobierno de Mohammed VI primero Aduana cerrada en Melilla, luego prohibió los porteos en ambos lados de ambas fronteras, luego cortó la línea de transbordadores que Operación cruzando el estrecho, facilitó los ataques a las puertas, las llegadas por mar … y finalmente abrió las escaleras y desató el pasado mes de mayo la mayor crisis diplomática entre los dos países desde la captura de la isla de Perejil en 2002 o la Marcha Verde en 1975.

Pero en poco menos de tres meses la situación ha cambiado. Después de que la Unión Europea advirtiera a Marruecos de la cooperación billonaria que se jugará en los próximos siete años del presupuesto comunitario a petición del Ministro de Asuntos Exteriores, Antony parpadeoEn comparación con su homólogo de Rabat, Marruecos no tenía ninguna duda de que España era fuerte y contaba con el apoyo de sus socios y aliados.

Un mes y medio después la salida de Arancha González Laya el Departamento de Estado ayudó a impulsar las conversaciones. Y otros 45 días después había llegado el momento Mohamed VI, quien expresó en nuevas palabras lo que no fue más que un reconocimiento de su error..

Cambio del tercero

En poco más de un mes en el cargo, el ministro Albaren ha dado un giro político radical contra Marruecos. Un cambio profundo con respecto a lo que el mandato de año y medio de González Laya a la vanguardia de la diplomacia española.

El liderazgo de su antecesor estuvo marcado por un total desacuerdo con su vecino del sur, que culminó con el ataque a Ceuta después de que España recibiera en secreto al líder del Frente Polisario en un hospital de Logroño. Brahim ghali.

Ahora, en cambio, el trabajo de larvas que se ha realizado en el exterior desde hace semanas con miras al vecino del sur está dando sus frutos, aunque se ve ensombrecido en los medios por la crisis en Afganistán y la evacuación de trabajadores y colaboradores de los medios de comunicación. en el aeropuerto de Kabul.

Primero con el acuerdo de repatriación de menores el 13 de agosto – paralizado por el Ministerio del Interior por posibles irregularidades – y luego, apenas una semana después, en palabras de Mohamed VI. en su discurso anual. «Con optimismo sincero, expresamos que Me gustaría continuar con el Gobierno español y su presidente, Pedro Sánchez. trabajar juntospara marcar el comienzo de una etapa sin precedentes en las relaciones entre nuestros dos países ”, afirmó el monarca alauí.

El jefe de Estado alauí tomó así el guante, que se había lanzado en discretas conversaciones desde la llegada de Albaren, en torno a un escenario de. abrir «Diálogo sin tabúes sobre Ceuta, Melilla y Sáhara Occidental»según han confirmado fuentes de la diplomacia española a EL ESPAÑOL. «Por supuesto que pondremos diques en Ceuta y Melilla», añaden … siempre que Rabat intente construir el suyo propio en el Sahara.

Esto significa, es abordado directamente por ambos lados con sinceridad, los problemas nucleares que ambos países han enfrentado durante décadas.

En relación a la ex colonia española en particular, nuestro país estará preparado, destacan estas fuentes, «escucha lo que Rabat quiere de nosotros con respecto al Sahara». O, para decirlo más claramente, en el Palacio de Santa Cruz hay la sensación de que si avales para Ceuta y Melilla. ingresar, nuestro país no sería un problema en términos del Sahara.

Una posición de mucho peso proveniente de la fuerza descolonizadorasegún lo establecido por la Misión MINURSO de las Naciones Unidas (ONU).

Esta nueva etapa – «inédita» según Mohamed VI – busca fuentes extranjeras el alcance de un nuevo acuerdo de cooperación y amistad que sienta las bases para una relación estable durante al menos la próxima década. También con otros asuntos vitales como Cooperación contra el terrorismo, Las cuestiones comerciales o la relación con la Unión Europea dada a España como frontera sur del continente.

A corto plazo, el objetivo será que Rabat devuelva a su embajador en Madrid, Karima Benyaich, retirado en el apogeo de la crisis en la primavera. El propio Albaren también está trabajando en una visita a Marruecos para reunirse con su homólogo marroquí. Bourita mojada, algo que podría coincidir con el inicio del curso político. Hasta entonces, su equipo espera lograr avances significativos en las negociaciones bilaterales.

Más tarde, si todo sale según lo planeado, podría preparar una próxima reunión de alto nivel, la RAN, que en principio se suponía que tendría lugar a fines del año pasado, luego a principios de 2021 y que se pospuso hasta su finalización Muerte sinusal.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *