el Ceutí con un velo que hacía de Abascal ‘non grato’

el Ceutí con un velo que hacía de Abascal ‘non grato’


Noticias similares

Este sábado, Yolanda diaz nos encontraremos Valencia con Ada Colau, Mónica Oltra, Mónica García y Fatima Hamed. Se conocen los cuatro primeros, pero no tanto el quinto. Ceutí, primer político español en liderar un partido velado y portavoz del Asamblea de Ceuta y líder del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC), participa en una comparecencia como invitado para reflexionar sobre el papel sobre el liderazgo femenino y la política progresista basado en el diálogo. En la práctica, se espera que la reunión sea el primer contacto entre los distintos líderes regionales de cara a una futura candidatura conjunta a las elecciones parlamentarias.

Fatima Hamed Hussein (Ceuta, 1978) Es quizás la apuesta más atrevida de Yolanda Díaz. Desconocida en la península, Ceutí es muy conocida en su ciudad por su constante intercambio dialéctico con Vox y por tener el título de persona ‘non grata’ para. ha promovido Santiago Abascal. Su velo y su retrato de las minorías ceutíes le han otorgado un protagonismo que ha asumido por supuesto.

Pero Fátima pretende no solo decir y narrar, ser una de esas españolas que tienen la suerte de compaginar aficiones y trabajo. La abogada de profesión, que ejerce la abogacía desde 2015 y se dedica a la política, insiste repetidamente en esto, porque es su forma de «participar en la sociedad» para «cambiar las cosas».

Sus convicciones religiosas, por las que decide cubrirse la cabeza y de las que se siente «muy orgullosa», son «absolutamente compatibles» con su profesión y su compromiso con la política. Aunque sus creencias como «atraso social» o «yihad» por parte del Vox MP en Ceuta. Responde a los insultos defendiendo que «hay que mirar más allá de la apariencia, el apellido o las creencias religiosas».

Desde la periferia

Ella misma proviene de uno de esos barrios que no tienen la misma infraestructura que los del centro de la ciudad, Los Rosales. Como lo describe en el sitio web de su partido, su calle era “un área tan adorable como potencialmente en riesgo de exclusión social para aquellos de nosotros que crecimos en sus calles. Los tiroteos, la cárcel y la marginación que nos rodeaba me hicieron ir a la facultad de derecho «. Se licenció en la UNED.

Fatima Hamed, con un cartel que pide el fin del Ramadán como día festivo.

Fatima Hamed, con un cartel que pide el fin del Ramadán como día festivo.

Se podría decir que Fatima Hamed es sinónimo de MDyC. Ella es su líder y su rostro más famoso. Organizada, perseverante y combativa, tiene las ideas claras, casi inmóviles. Tanto es así que no se detuvo hasta conseguirlo. Se aprueba su propuesta de nombramiento de Santiago Abascal persona ‘non grata’ en Ceuta, aunque esta distinción apenas tiene consecuencias prácticas.

La propuesta del MDyC surgió luego de que Santiago Abascal visitara la ciudad autónoma a fines de mayo para realizar un mitin. Al final, se quedó con unas sencillas declaraciones a puerta cerrada porque la gente se había reunido en las puertas del hotel donde se hospedaba Abascal y la policía finalmente se separó.

La propuesta de llamar “non grato” al líder de Vox se realizó con el apoyo de PSOE y Caballas (partido regionalista) y la abstención del PP quien propuso una enmienda para que solo se condenaran las declaraciones de Abascal, propuesta que no tuvo éxito. Este pequeño logro y sus constantes enfrentamientos con Vox en los plenos de la ciudad autónoma hicieron que el nombre de Hamed en la península.

Su representante

los MDyC, partido fundado por ella dos diputados de los 25 representantes políticos que integran la Asamblea de Ceuta. En las últimas elecciones de 2015 recibieron 3.264 votos, es decir, el 11,19 por ciento. El Partido Popular, encabezado por el alcalde Juan Vivas, recibió el 45,77 por ciento; y PSOE y Vox obtuvieron el 14.04 y el 13.29 por ciento de los votos, respectivamente.

Fatima Hamed, discurso de la reunión.

Fatima Hamed, discurso de la reunión.

Con un marcado carácter regionalista, MDyC se identifica con valores izquierdos y destaca por intentar ser portavoz de los barrios más desfavorecidos de Ceuta, los de la periferia, mayoritariamente de población musulmana. Aunque su mantra más repetido es que todos representan a Ceuta y quieren hacer política por ellos, independientemente de su religión.

– A nivel nacional se la conoce como Vox Politics, pero ¿quién es realmente Fatima Hamed?

– ¿Quieres que te cuente sobre mí? La política es irrelevante para mí. Empecé a hacerlo porque creía en ello y creo que la sociedad de Ceuta necesita un cambio. Nuestra ciudad puede y debe mejorar, de ahí mi compromiso político. Lo que nos une bajo las siglas MDyC es la lucha por la igualdad de oportunidades para eliminar las desigualdades sociales que existen en la ciudad. Soy consciente de que nuestros enfrentamientos con Vox se extienden mucho más allá de los límites, pero creo que nuestra posición se destaca.

– ¿Cuales?

– No guardar silencio cada vez que se publique algún tipo de insulto o comentario xenófobo. En el MDyC somos demócratas, creemos en la democracia y, por tanto, en el diálogo. Creemos que se debe contrarrestar cualquier tipo de atropello que se pueda hacer.

– ¿Y la táctica funciona?

– No es una táctica. Es una forma de hacer política, lo vemos como activismo y no como silencio e inmovilidad. Por eso no podemos permitir que alguien o cualquier formación que no crea en la democracia sea insultado y despreciado porque su concepto de España excluye absolutamente a gran parte de la población que compone la sociedad. Intentamos demostrar que somos más demócratas. Lo que nos mueve es hacer política para encontrar soluciones a los problemas de Ceuta. Y lo que mueve a la extrema derecha es intentar contraerse y sembrar el odio.

Te refieres a ellos como «Un revés social» o «un fracaso del sistema educativo», vinieron a decir eso «Es yihad, Sharia». La calificación más baja que recibió de sus compañeros de Vox en la Asamblea de Ceuta fue «promarroqui». Sin embargo, se destaca del resto de diputados y se pelea cada vez que recibe tal acusación en lugar de quedarse sordo para zanjar la discusión lo más rápido posible y hacer avanzar el debate político. Lo hace porque para su política es «activismo». Por eso, entre otras cosas, creó un partido propio a partir de la extinción del partido Caballas, que tomó su nombre del topónimo Ceuta, ahora en Ceuta Ya!

Fatima Hamed, con una camiseta que representa la lucha de los trabajadores.

Fatima Hamed, con una camiseta que representa la lucha de los trabajadores.

Cuando se le preguntó en qué temas le gustaría ocupar el debate político en lugar de centrarse en el constante enfrentamiento con la extrema derecha, respondió que la Alto desempleo juvenil de Ceuta y desigualdad de recursos en los barrios marginales de la ciudad Son ejemplos de algunos de los problemas que le gustaría dedicar más tiempo a resolver. “Nos parece inaceptable que en una ciudad de casi 20 kilómetros cuadrados apenas haya necesidades básicas y una infraestructura mínima. Hay zonas donde ni siquiera hay alcantarillado, pasarela en buen estado o alumbrado público ”, dice.

Inmigración irregular

El problema de la inmigración irregular que azota a Ceuta y que la Crisis de Mayo, en la que entraron de forma irregular miles de marroquíes, solo empeoró no se menciona en esta pequeña lista improvisada en respuesta a la pregunta formulada. De hecho, apenas se menciona en la entrevista de 20 minutos.

Respecto a su rol como política, Hamed asegura que normalmente no se describe a sí misma como mujer feminista, declarándose “la defensora del artículo 14 de la Constitución, que dice que todas las mujeres españolas son iguales ante la ley, sin ningún tipo de de la distinción de precedencia «.

– ¿Entonces no eres feminista?

– Por supuesto que creo que los hombres y las mujeres son iguales. Tener en cuenta que hombres y mujeres son iguales es la definición de feminismo. Entonces creo que cualquiera que crea en la igualdad es feminista, incluso si rechaza el término en sí mismo por los diferentes significados que se le dan o por las diversas manipulaciones que intentan atribuir al feminismo conceptos que son relevantes para el feminismo son más típicos.

– Has defendido más de una vez que todo el mundo se viste como quiere, pero ¿esta igualdad de la que hablas contradice el hecho de llevar velo?

– Me parece muy lamentable que, como ciudadano español, como todo el mundo, tenga que discutir sobre cómo me visto o dejo de vestirme. Me parece increíblemente retrógrado. Que una persona que vive en una ciudad democrática y cree en la democracia y que tiene la libertad absoluta para hacer con su ropa y su vida y hacer lo que quiera tiene que dar explicaciones. Me parece muy triste que a las mujeres todavía se les pregunte cómo nos vestimos o qué religión practicamos. No creo que esto nos vaya a hacer ningún favor a ninguno de nosotros. Tienes que mirar más allá de la apariencia, el apellido o las creencias religiosas.

– No merece una explicación.

– Las palabras no son necesarias si nunca he tenido problemas en mi día a día y en mi práctica como abogado y no los tendré en ningún ámbito, porque soy una persona que camina con velo. Aparte del hecho de que estoy muy orgulloso de mí mismo y es una señal de mi identidad. Creo que es absolutamente compatible y que lo demuestro en mi día a día.
En Ceuta, alrededor de la mitad de la población es musulmana, por lo que muchas mujeres se cubren el pelo o la cara. “Afortunadamente, hay mucha gente en esta ciudad que ya ha superado este debate”, reconoce el Ceutí la diferencia que puede ocurrir en la península, donde las mujeres con velo son minoría en la mayoría de las grandes ciudades y capitales.

Una minoría representada por Fátima Hamed en el encuentro de este sábado en Valencia, al que asistieron cuatro de las mujeres más importantes del actual ámbito político de izquierda. Un evento al que asistió el líder del MDyC «Deseo de conocernos en persona y escuchar» a Yolanda Díaz, Mónica Oltra, Mónica García y Ada Colau y mostrar cómo entienden la política «basada en la empatía, en la capacidad de ponerse en la piel de los demás para encontrar soluciones».




Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *