• La joven, que ahora tiene 16 años, lamenta y avergüenza el daño que le hicieron a su compañera de colegio.


  • La baja empatía y la falta de autoestima podrían, según el director del ITA. Ser dos condiciones principales para que un joven sea acosado en la escuela.


  • El año pasado hubo 189 denuncias de acoso escolar entre jóvenes de 13 a 14 años

“No hay un perfil exacto de un acosador”, señala que Joan Carles Molinero, director del Centro de Salud Mental ITA, sugiere que la baja empatía y la baja autoestima podrían ser dos factores condicionantes principales para que un joven cometa estos actos contra sus pares. Esto le sucedió a una joven catalana de 16 años que prefiere mantener su identidad en el anonimato. Tu, en la escuela secundaria acosó a otra estudiante con la intención de “hacerle la vida imposible”. Dice que fue por envidia.

Pregunta: ¿Cuál fue la razón por la que comenzó a intimidar? ¿Cuando paso?

A: Yo estaba en el primer año de la ESO, tenía 11 años y vi que la gente era normal, estaban en la universidad, eran buenos en la escuela y lo tenían todo. Estaban bien con sus familias, sus padres vinieron a buscarlo a la escuela … He visto gente perfecta y lo tiene todo y me ha dado impotencia que no pueda hacerlo yo mismo.. Así que empecé a acosar a una chica que iba a mi instituto y básicamente lo tenía todo. También comencé con malos amigos y malos hábitos.

P: ¿Qué actos o qué tipo de acoso asumió contra su pareja?

A: Empecé a insultarla y seguirla hasta el portal de su casa y ahí la golpeé. En la escuela trató de no recibir buenas noticias ni de ser expulsado del instituto. Definitivamente, hizo la vida imposible. Lo he hecho con más gente, pero a la que más me lastimé, psicológica y físicamente, fue a ella durante dos años. Traté de sabotearla en los exámenes, en los patios intenté meterla en conflicto con toda la gente, cuando ella fue al baño la seguí. Fue dificil.

En ese momento me sentí muy aliviado porque ella lo tenía todo y yo no tenía nada. Quería que él sufriera lo que yo hice, pero de otra manera. Me enfadaba, me desamparaba y me entristecía al mismo tiempo porque no era así, no soy así.

Al principio no me importaba porque no sentía nada, pero luego me di cuenta de que lo lastimé.

P: ¿Cómo se dio cuenta del daño que causó?

A: Me di cuenta de que lo estaba lastimando, pero provenía de forasteros. Al principio no me importó porque en ese entonces No sentí nada y no tuve compasión. Mis amigos también me dijeron “vas a ir” y vi que la otra chica de la clase me tenía miedo y no se me acercó. Y al final me di cuenta de que había metido la pata.

La niña quiso denunciarme y al final no lo hizo porque la consejera de mi escuela me dijo que tenía que parar y me obligué. hacer clic mi cabeza y me detuve un poco. Vi a mis compañeros de clase mirarme y dejar de hablarme. La gente empezó a dejarme atrás porque yo también. Al final, me intimidaron, pero no fue lo mismo.

Pregunta: ¿Cuál cree que fue el detonante?

A: Mi hermano, con quien tengo una relación muy estrecha, vino al centro durante 3 meses y también se dictó una orden judicial contra mis padres. Luego, cuando vi que la persona en cuestión estaba en un centro de denuncias y abusos, la vida se complicó bastante para mí y comencé a consumir, discutir y huir de casa. Me hizo uno como resultado de la violación de mi exnovio. hacer clic la cabeza y yo intimidaba mas porque pensaba “Si me equivoco, ella también debe estarlo”.

Traté de suicidarme y mi ex novio me violó. Fue entonces cuando mis padres me acogieron

P: ¿Alguna vez les has contado a tus padres lo que te pasó y cómo te sentías? ¿Cuándo te diste cuenta de que no podías seguir así?

A: No, siempre he sido una chica muy tranquila. No funcionó para mí decir, “Hey papás, esto me está pasando o estoy preocupado”, no. Me dijeron que me llevarían a un centro, pero no pensé que pudieran hacerlo. Bueno, al final sucedió. Sucedió en el momento en que intenté suicidarme. y además, el consumo se había salido de control. También por la violación de mi exnovio, que me controlaba y golpeaba todos los días, y porque no vivía con mis padres y les hacía la vida imposible. Creo que por eso tiraron la toalla.

P: Mirando hacia atrás … ¿qué piensas de lo que hiciste y qué le dirías?

A: No creo que nadie deba pasar por eso ahora, nadie se lo merece. Me avergüenza admitir lo que hice y tratar tan mal a una persona cuando me hizo peor no me gusta nada. No sé qué decir … ¿Disculpe? ¿De qué sirve el perdón si ya lo he hecho?. Tuvo que ver a un psicólogo y no sé si tuvo un trauma tan pequeño de “Me equivoqué, fue mi culpa”. No quiero saber si lo lastimé, me causaría más problemas y sería peor. Me siento culpable.

Desde que estoy en el centro, ella me ha hecho darme cuenta y he visto intimidación contra otras chicas. Y estas chicas tambien Sientes que nada vale nada en esta vida. Al final, terminas pensando demasiado en muchas cosas y si la otra chica decide hacerse daño o suicidarse, bueno … no está bien.

La escuela tampoco fue hace mucho tiempo, no hubo consecuencias para mí y seguí haciéndolo

Pregunta: ¿Qué hizo la escuela?

A: Me expulsaron tres veces, una semana cada vez. La escuela tampoco hizo mucho. Si yo fuera la otra persona, habría estado en contacto porque lo que estaba haciendo no era normal. Para mí casi no hubo consecuencias, fueron cero. Vi que nadie me detendría y que si hacía nada pasaría porque nadie me diría nada, pero a la larga tuve consecuencias.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *