El juez envía a la cárcel a un investigador que desestimó en repetidas ocasiones la expulsión de su expareja en Pamplona

El juez envía a la cárcel a un investigador que desestimó en repetidas ocasiones la expulsión de su expareja en Pamplona


El juez le imputa los delitos de violación continuada de la pena, daños, tentativa de malos tratos y coacción

PAMPLONA, 9 de marzo (PRENSA EUROPA) –

La titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Pamplona confirmó este lunes el ingreso en prisión temporal anunciado el pasado sábado por el juez de guardia de la capital navarra para un preso y ordenado sin derecho a fianza por violar constantemente la orden de alejamiento de su expareja .

El juez acusó a los ciudadanos dominicanos identificados de violaciones de castigo continuado, daños, intento de malos tratos y coerción.

En su audiencia del lunes, los fiscales solicitaron que los acusados ​​sean puestos en prisión provisional, mientras que la defensa solicitó la libertad provisional sin derecho a fianza.

En el auto apelable, el juez destaca «la gravedad de los hechos». Según él, el delito de tentativa de malos tratos pudo haber ocurrido en el momento en que intervino la policía y el de coacción cuando el imputado intentó sustraer el teléfono móvil de la demandante cuando ésta intentaba llamar a la policía.

La jueza también destaca que todo tuvo lugar en la casa de acogida de ella y sus hijos en Pamplona, ​​donde el investigado no pudo acercarse al estar condenado en firme por delitos similares, así como otro caso similar en una causa judicial celebrada informó el TSJN.

El juez ordena su detención porque «no existe otro mecanismo menos oneroso para que no se pierdan las pruebas (ya que la víctima no ha prestado declaración)» y «la persona que está siendo examinada está impedida de evadir la justicia» ya que ha planeado una viaje a su país el próximo mes.

Además, el juez considera que la prisión provisional protege a la víctima, ya que la orden de alejamiento y la prohibición de comunicación no lograron garantizar su protección.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.