«Estoy en Plasencia, pero mi corazón y mi cabeza no han salido de Ucrania»

«Estoy en Plasencia, pero mi corazón y mi cabeza no han salido de Ucrania»

Ahora las noches no se despiertan y, aunque todavía no sabe cuándo podrá dormir de inmediato, Oksana Butsiak, la primera refugiada ucraniana en Extremadura, asegura que «empiezo a descansar un rato».

Hace una semana llegó a Plasencia. Es hermana de Maryan, la menor ucraniana que vive en esta ciudad desde hace ocho años con sus padres adoptivos, Antonio Merino y Margarita Pardo. Son ellos quienes permitieron que Oksana y sus dos hijos, así como Dmytro, también hermano de Maryan, dejaran atrás la guerra y salvaran sus vidas.

«Estoy feliz con esto, la verdad que estoy feliz de haber tomado la decisión de irme de Ucrania, porque tenía mucho miedo por mis hijos». También por ello “estoy muy agradecido por la ayuda y acogida que se nos ha brindado”. Sobre todo, “porque ser refugiado no es fácil, tengo muchos sentimientos encontrados; tanto es así que, a pesar de estar en Plasencia, mi corazón y mi cabeza no han salido de Ucrania».

Porque allí no solo están sus padres, sus hermanos y sus amigos, sino también su marido, el padre de sus hijos “y los bombardeos rusos se acercan a nuestro pueblo y estoy muy preocupada; él está bien, hablamos tres veces al día todos los días, pero la situación se complica cada vez más. Él lo sabe porque todavía está al tanto de lo que está sucediendo en Ucrania. “Porque hablo con mi familia y me dicen, pero también por las redes sociales donde mis amigos suben videos y por los mensajes que me envían”.

Oksana sueña, como sus hijos, que su marido pronto esté con ellos y empiece una nueva vida en Plasencia. “Me gusta la ciudad, la verdad que lo que más me sorprendió es que es un lugar con mucha naturaleza y montaña, y esto me encanta.” No tiene intención de regresar a su país, aunque “sé que si los rusos no usan armas nucleares, los ucranianos ganarán esta guerra; Yo creo en mi país y la implicación de toda la población en la lucha es absoluta, porque el odio a Putin se ha extendido por todo el territorio».

Está claro que si no hubiera tenido hijos para protegerse de las bombas, «habría tomado un arma y habría luchado contra los invasores que asolan mi país». Y a pesar de las críticas que le han llegado por parte de los que se han quedado, porque hay quienes creen que lo que hizo, evitando que sus hijos murieran en la guerra, fue una traición a Ucrania, esta mujer deja claro que, «Aunque refugiado, siempre seré ucraniano».

«Las ventanas estaban temblando»

El día que Oksana decidió salir de su casa fue cuando “escuchamos el bombardeo cerca, tanto que las ventanas de nuestra casa temblaban; en ese momento sentimos miedo, lo vi en mis hijos y entendí que tenía que llevarlos a un lugar seguro.

Junto a su marido tomaron «la dificilísima decisión de separarnos, porque sabíamos que a él no le iban a dejar salir, a pesar de tener una enfermedad autoinmune».

«Decidí sacar a mis hijos de allí cuando el bombardeo sacudió todas las ventanas de nuestra casa»

“Si los rusos no usan armas nucleares, los ucranianos ganaremos esta guerra; Yo creo en mi país»

Sin embargo, explica que debido a la corrupción en su país “no hay certeza de que el informe médico presentado sea verdadero o falso”. Por eso “no queríamos correr riesgos, porque si llegaban a la frontera con Polonia no hubieran creído que su informe médico era real, aunque lo fuera, hubieran mandado a mi marido al frente”.

Ahora no sabe si tendrá que pelear o no, “porque la verdad es que hay tanta gente que se ha alistado, que el gobierno ya ha dicho que nadie más tiene que empadronarse por ahora, que hay bastantes «, dice Oksana.

Por eso confía en que su marido pueda salir tarde o temprano de Ucrania y empezar una nueva vida con ella y sus hijos en Plasencia. “Queremos que venga, que los dos empecemos a trabajar, para que nuestros hijos puedan estudiar aquí”. Porque Nazar y Andriy cada vez están mejor, “de hecho ya tienen mucho menos problemas para dormir que la primera noche que pasamos en Plasencia, que en Ucrania”. Por eso, Oksana está dispuesta a empezar cuanto antes esa nueva vida, a buscar un trabajo “con el que pueda ayudar a mi país y mantener a mi familia”. Como ya había hecho en Strilky, la localidad en la que vivía a unos 40 kilómetros de la frontera con Polonia, donde Oksana acudía dos o tres veces al año, «un mes cada vez para trabajar en las campañas de recogida de fruta». Ella hizo esto cuando su esposo, que trabajaba en un aserradero, se fue de vacaciones. «Entonces él podría quedarse con nuestros hijos y yo iría a trabajar a Polonia para ganar dinero para mi familia también».

Oksana asegura que «no tuve una vida fácil, fue muy difícil tener que separarme de mis hijos, les dolía como duele no estar con su padre ahora». Por eso dice: “Estoy dispuesta a luchar por una vida mejor aquí, para que ellos tengan una vida mejor aquí, y no pierdo la esperanza de poder hacerlo pronto con mi esposo”.

Por ahora ya ha comenzado a buscar trabajo y sus hijos irán a la escuela, en un intento de comenzar esa nueva vida que todos sueñan y esperan lograr. Tenemos una oportunidad, como muchos otros ucranianos, por la acogida que nos están dando muchos países, que nos está dando España. Mil gracias».


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.