4c10ba6e 6fab 445b ab2e 10c4b34d8451 16 9 aspect ratio default 0


Penélope Ortega con

Penélope Ortega con “Stand” y “Mamba”, los perros con los que ha perdido el contacto. lift-emv

Penélope se divorció hace un año y no ha vuelto a ver a Stand y Mamba desde entonces. Aunque lo intentó de todos modos, no había nada que pudiera hacer para que su exmarido mantuviera la custodia de sus mascotas, ya que los chips de identificación estaban a su nombre. El vacío que quedó en su vida es “gigantesco” ya que amaba a sus perros “como si fueran mis hijos”.

Sin embargo, Penélope Ortega recibió ayer “una fantástica noticia”. Lo llamaron desde el albergue SOS Peludetes, donde adoptó a Mamba, para darle una dosis de esperanza: el Congreso admitió el martes pasado que editaría la Ley de Reforma del Código Civil para que los animales sean vistos como seres vivos y no como cosas y eso abre el camino. puerta para que el poder judicial declare la custodia compartida en caso de separación o divorcio. Penélope ya está contando los días para que el cambio entre en vigencia y al menos puede tener la custodia compartida de sus perros.

“Por supuesto que es un día maravilloso, lo estamos celebrando porque se ha esperado con mucha ilusión”, dijo Amparo Requena, presidenta del Departamento de Derecho Animal del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia. “Aunque la consideración de los animales como seres vivos ya estaba incluida en la normativa europea y por tanto era de aplicación en España, necesitábamos esta reforma de nuestro ordenamiento jurídico ya que era un problema pendiente”, dice el abogado.

“En el Departamento de Derecho Animal del Colegio de Abogados, hay suficiente conflicto sobre este asunto cuando una pareja se derrumba. Vemos muchos casos en los que la propiedad del animal pertenece a uno de los dos, y en realidad quien lo cuidaba o se hacía responsable era la otra persona. Hay sentencias que ya han reconocido la custodia compartida, pero ha habido mucha lucha para llegar a acuerdos entre las partes ”, dice Amparo Requena. En esta situación, es el caso de Penélope, quien luego del divorcio intentó “todo” para llegar a un acuerdo con su exmarido y disfrutar de la custodia compartida, pero como ella explica, se apegó a que él era el dueño de las patatas fritas.

“Habilidad de sentir”

La activista y abogada Amparo Requena cree que ella “no tenía cabeza ni pies para tratar a los animales como cosas, finalmente dejan de ser así”, celebra, explicando que con esta protección legal “los animales ahora son animales, es decir, reconocen la capacidad Sentir y sufrir “y la aventura de que las nuevas reglas” cambiarán muchas cosas.

Requena no solo reconoce la custodia compartida de las mascotas, sino que advierte que, por ejemplo, los animales ya no pueden ser confiscados porque actualmente el Código Civil se ocupa de ellos. Sin embargo, recuerde que las mascotas “se pueden seguir comprando y vendiendo porque obviamente no se las equipara con los humanos, pero sí se las reconoce como seres vivos”.

Los funcionarios de bienestar animal como SOS Peludetes también creen que la nueva ley será un importante paso adelante. Toñi Bravo dice que ha habido casos en los que, tras la separación de una pareja, “hemos perdido de vista a los animales adoptados, aunque los seguimos vigilando de cerca incluso después de seis o siete años”. El responsable de SOS Peludetes de Torrent lamenta que los animales “hayan sido utilizados varias veces para vengarse de la pareja” y se hayan dado casos de chantaje emocional “que amenazaban a la otra persona con meter al animal en la perrera si este no es así. que se quedaron con él, para dar un ejemplo de que vivimos.

El sufrimiento es algo que Penélope conoce muy bien. “Lo he pasado muy mal desde que perdí a mis perros. Los crié, los llevé al veterinario y pasé 24 horas con ellos si era necesario. De repente fue muy difícil quitárselos ”, dice la joven. Ahora la ley está de tu lado.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *