fotonoticia 20210430195519 1024


LOGROÑO, 30 de abril. (PRENSA DE EUROPA) –

Alrededor de medio millar de personas apoyaron la manifestación de esta tarde, organizada por la Plataforma de Desarrollo Sostenible del Alto Cidacos para “Defender el futuro de su territorio ”y por la“ suspensión inmediata ”de todos los trámites en curso para la construcción de nuevos mega parques eólicos y fotovoltaicos en La Rioja.

En una convocatoria conjunta con la Plataforma para el Progreso Sostenible de los Países Orientales de La Rioja, los participantes abandonaron el palacio del gobierno regional alrededor de las 19:00 horas para realizar un breve recorrido por el centro de la capital. Llevar maleta y pancarta En la defensa de sus medios y modos de vida rurales frente a la invasión de megaparques eólicos, también han invitado a vecinos de la capital y de otros puntos de la comunidad autónoma a sumarse a su lucha.

En concreto, la iniciativa proviene de los ciudadanos de los valles de Ocón, Jubera y Alto Cidacos para defender el futuro de su territorio y dar continuidad a las iniciativas que llevaron a cabo durante varios fines de semana cerca de su territorio.

Hoy acudieron a la capital para criticar el hecho de que “no se respetó la participación ciudadana en la planificación de estas instalaciones”. Además, “los valores ecológicos y naturales de la zona no se han tenido en cuenta” y por tanto“Creemos que es un atropello contra el mundo rural y la forma en que vive”, dijo Angélica García, vocera de la plataforma Alto Cidacos.

Además, aunque la decisión final la tomará el Gobierno español, García ha indicado que “estaremos muy atentos a la posición del Gobierno regional”, que actualmente es muy “ambigua”.

“Sabemos que es una situación complicada porque de alguna manera hay que prestar atención a lo que dice el Madrid, pero también hay que prestar atención a lo que dicen los ciudadanos y Si tenemos que ir a La Moncloa, vamos a La Moncloaha defendido.

Bajo un lema principal único: ‘Por un mundo rural vivo. Renovable, ¡así que no! ‘La marcha partió de Vara de Rey y pasó por las calles Muro de La Mata, María Zambrano, Avenida de Portugal y Miguel Villanueva hasta Espolón, donde se leyó un manifiesto conjunto.

“No son molinos, son gigantes”, ‘Ya producimos más de lo que usamos’, ‘Geopark, Sí; Megaparque ‘No’ eran algunos de los mensajes que aparecían en las distintas pancartas, así como otros más conocidos como ‘La Rioja InSOStenible’ o ‘No vamos, nos están echando’.

Para evitar las multitudes, los manifestantes caminaron en líneas paralelas, cubriendo los pilares centrales cuyos integrantes marcaron los tiempos de la movilización.

Esta iniciativa tiene como objetivo “concienciar” aLas nefastas consecuencias que tendrían estas macroinstalaciones si se convirtieran en terrenos baldíos y los fantasmas fueran desiertos fantasmas, lo que hoy es un rico mundo rural de cara al futuro. “

Jubera I, Jubera II, Aldealobos, Ausejo-Ocón, Valderrete y Los Cruzados son los seis macroparques eólicos previstos en estas zonas, como se aprecia desde las plataformas. De no evitarse, 68 colosales aerogeneradores, de casi 200 metros de altura, sólo superados por las cuatro torres madrileñas de altura, se elevarán sobre los valles de Ocón, Jubera y Alto Cidacos, “contaminando sus horizontes” como han declarado en un manifiesto.

No estarán lejos de muchas casas y penetrarán paisajes, causarán enorme impacto visual y daños irreversibles en la región, pondrán en peligro la propia reserva de la biosfera o el futuro geoparque de la Unesco. Millas de líneas de transmisión de alta tensión con sus correspondientes torres, estarás en ciudades enteras parten por la mitad y parten La Rioja de sur a norte ”, explican.

Como resultado, se reducen las áreas forestales, la flora y la fauna; No solo se empobrecen los cultivos agrícolas de viñedos, olivos, cereales o almendros, sino también la ganadería. Dañarán gravemente el patrimonio paleontológico, arqueológico y arquitectónico y, con él, el turismo, explicaron.

Una vez que estos valiosos recursos se agoten, los medios y estilos de vida de los residentes, su cultura, su pensamiento y su propio futuro sólo serán historia en el omnipresente “desafío demográfico”, afirman.

Para evitar esta valla, que tantas veces se esconde bajo la etiqueta “renovable”, las dos plataformas trabajan solidariamente en diferentes áreas. Con denuncias contra Jubera II, Ausejo-Ocón y otras infraestructuras fotovoltaicas, pronto tendrán su turno Valderrete y Los Cruzados. Sabiendo que están “luchando contra gigantes”, consideran sumamente necesario gritar juntos: “No es un caso aislado, solidaridad entre los valles afectados”, “Quieren echarnos: asilo, asilo, asilo masivo” o “Empresas multinacionales” de nuestros valles “.

Y al “abordar la razón de defender, preservar y promover, ante las administraciones competentes, el mundo rural vivo que pueblan y que está íntimamente relacionado con la zona en la que se creó”, concluyen.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *