«La derecha cita a veces a España como un fantasma»

«La derecha cita a veces a España como un fantasma»

Gabriel Moreno es de Valencia de Alcántara, su madre es portuguesa, desde junio de 2020 también es ciudadano portugués y votará en estas elecciones. Catedrático de derecho constitucional en la Universidad de Extremadura, acaba de publicar ‘Cómo se gobierna a los portugueses’ (de Comares).

– ¿Has visto alguno de los más de treinta debates televisados ​​entre los candidatos?

– Vi la de Rui Rio (PSD), el líder de la oposición con el primer ministro Antonio Costa (PS). Todo es muy diferente a los españoles, más respetuosos y con ideas concretas sobre la mesa.

– ¿Qué presencia tiene España en las elecciones portuguesas?

– Es criado como un fantasma, especialmente por los partidos de derecha. En el imaginario sigue pesando la imagen de España como potencia invasora, como enemiga del nacionalismo portugués. Pero mencionar a España no juega un papel importante en la campaña.

– ¿Cuál es el problema en Portugal?

– Desigualdad. Según los estándares de Europa occidental, es muy empinado. Su salario mínimo es muy bajo. Otros problemas son la desintegración del territorio y el desafío demográfico, que afecta al interior, que se va despoblando debido a la concentración que se produce en Oporto, y especialmente en Lisboa. También se habla de la necesidad de regionalizar el país, lo que defiende Antonio Costa.

– La abstención en las elecciones legislativas de 2019 fue del 45% y en las presidenciales de hace un año llegó al 65%, ¿cuál es el motivo?

– La abstención en Portugal siempre ha sido bastante alta. Se debe a varios factores. Uno es la estabilidad del sistema de partidos, ya que siempre ha existido un bipartidismo entre PS y PSD, por lo que las opciones de las minorías no logran movilizar al electorado; otra es que las circunscripciones internas eligen muy pocos diputados, muchos renuncian a ir a las urnas porque saben que perderán su voto, lo que también ocurre en la España rural; y tercero, la desafección por la política, como en toda Europa.

–La reseña de su libro «Cómo están gobernados los portugueses» habla de las «contradicciones y predicciones controvertidas» de su sistema político, ¿a qué se refiere?

– Llevaban años debatiendo la reforma de su sistema político porque es presidencial, pero con las reformas constitucionales se ha parlamentizado el sistema y se le ha dado más importancia al primer ministro, que no es elegido directamente por los portugueses. También hay problemas de gobernabilidad en los municipios. Votan por el Presidente de la Cámara y en otra papeleta por la Asamblea, lo que genera conflictos.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.