El Parlament aprueba el decreto-ley catalán en las aulas rechazando los porcentajes

El Parlament aprueba el decreto-ley catalán en las aulas rechazando los porcentajes


Los alumnos de 4º de Educación Primaria y 2º de ESO realizan pruebas de competencia lingüística oral

BARCELONA, 29 de junio (EUROPA PRESS) –

El Parlamento aprobó este miércoles el decreto-ley de gobierno que establece los criterios para la elaboración y validación de los proyectos lingüísticos de los centros educativos y establece la «no aplicación» de los porcentajes de catalán y castellano en la educación.

El decreto legislativo se confirmó con los votos positivos de ERC, Junts y Comuns y los votos en contra de PSC-Units, CUP, Vox, Cs y PP, tras recibir el visto bueno unánime del Consell degaranties Estatutàries (CGE).

El consejero de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez-Cambray, ha asegurado que el decreto-ley, aprobado con los votos del PSC, ERC, Junts i Comuns, completa la regulación de la ley del catalán en las aulas ante un «anormal situación jurídica”, como la intención de someter a los tribunales Imponer el 25% de las clases de español.

Cambray ha defendido que con este decreto el Departamento de Educación se responsabiliza de los proyectos lingüísticos que debe cumplir la comunidad educativa: “Los docentes y el cuerpo docente no eligen el idioma en el que se imparte la instrucción. Por eso lo vamos a monitorear y evaluar”.

La ministra ha anunciado que a este decreto le seguirá otro sobre la elaboración de proyectos lingüísticos, a partir de un informe del Consejo Consultivo de Idiomas, y que la competencia oral en catalán, castellano e inglés se evaluará en sexto de primaria y cuarto de ESO –estas pruebas se suman a las establecidas por Lomloe en cuarto de primaria y en segundo de ESO–.

«Alimentar un conflicto»

La socialista Esther Niubó ha denunciado que el decreto rompe con el acuerdo de la ley sobre catalán acordado por PSC-Units, ERC, Junts y Comuns, al no incluir el uso curricular del castellano previsto por la ley; porque cree que es un reto para los tribunales y porque «puede retroalimentar un conflicto lingüístico si la ley permite que se resuelva bien».

El ‘Cupaire’ Nogay Ndiaye ha criticado que el decreto «atribuya responsabilidades a los centros y vincule la aplicación de la tasa a los proyectos lingüísticos» y se ha preguntado cómo se garantizará el uso del catalán y el castellano en las aulas sin el uso de porcentajes. ya que advierte que no hay pistas en el texto sobre cómo se hace.

La diputada de Cs Anna Grau ha criticado al PSC por respaldar la ley de usos lingüísticos, acusándolo de “ridiculizar la constitución y reírse de las sentencias judiciales” y calificando el decreto de pifia de un Gobierno que se considera bueno y malo arriba, ha dicho literalmente. .


La diputada del PP, Lorena Roldán, ha asegurado que el Gobierno “ha inventado este decreto para ir en contra de una decisión judicial”, lo que, según ella, es un golpe contra el Estado de derecho que debería suscitar una respuesta contundente del Gobierno central, pero no llegará porque , como él dice, está guiada por un socialismo que va dando paso al nacionalismo.

Manuel Jesús Acosta (Vox) ha criticado que el decreto estipula que los porcentajes lingüísticos no se pueden aplicar en el ámbito educativo y que las universidades acordaron posteriormente un plan para que el 80% de sus materias se impartieran en catalán, y se ha pronunciado al respecto Decreto: “Se cambiará el marco legal de manera fraudulenta y desobediente” para evitar cumplir con la sanción del 25%.

«CARA DE PLANTA»

Por junts, la diputada Anna Erra ha defendido la necesidad de este decreto para “resistir este ataque judicial” y para confirmar legalmente que el catalán es la lengua franca en las escuelas y la lengua del país de acogida y que los centros educativos están protegidos de la sentencia por 25 % y ha decidido validar el texto como factura.

La republicana Mònica Palacín ha criticado que este decreto no tenga tanto consenso como la ley sobre el uso de la lengua porque «algunas líneas políticas están demasiado moldeadas por el partido y no por el país», en velada referencia al PSC, y ha que mismo asegura No se puede hacer un plan lingüístico para todas las escuelas catalanas, por lo que ha defendido lo establecido por el decreto.

Jéssica González (Comuns) ha defendido que el decreto es un paso más allá de la ley catalana, pero ha pedido no olvidar que la defensa de los derechos lingüísticos debe ir de la mano con la de la igualdad de oportunidades: “Si la defensa del catalán no va unida se trata de luchar contra las desigualdades, se acaba asociando a la burguesía o a la indiferencia ante el sufrimiento de las personas».

El Parlamento rechazó la tramitación del decreto como proyecto de ley, a pesar de la petición de Junts, y al final de la votación, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y el vicepresidente, Jordi Puigneró, estrecharon la mano del ministro Cambray.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *