1625756135 photo1


El juzgado de Cangas, tras examinar las pruebas, ordenó su detención por su participación en el fatal atentado.

08 de julio de 2021 . Actualizado a las 5:00 a.m.

La Crimen moaa El pasado fin de semana se puso al descubierto la vulnerabilidad de las personas mayores que viven solas en sus hogares en las comunidades de la periferia gallega que son víctimas de agresores violentos que intervienen para robar. En este caso, un ladrón rompió una ventana o rompió la puerta de una casa, pero el dueño lo sorprendió, vio que era un vecino del barrio y terminó esposado y muerto. , comunicado y liberado sin derecho a fianza por Balbino S. sospechoso de homicidio en Moaa.

Los fiscales solicitaron que Balbino sea arrestado porque las pruebas lo retienen en la casa de la vecina Cndida Soaje, de 74 años, quien fue encontrada violentamente muerta en su casa en el municipio de Tirn cuando su hijo la visitó el sábado por la noche en Essen.

El interesado, que vive a cien metros de la víctima, permanecerá en prisión preventiva hasta que se celebre en unos meses el juicio en la audiencia de Pontevedra. Si es declarado culpable de asesinato, enfrenta entre 10 y 15 años de prisión.

El hecho de que le atribuyan un asesinato y no un asesinato es porque el imputado ingresó a la casa sin planearlo, no actuó en el juzgado y la víctima no sorprendentemente fue agredida y pudo defenderse porque había rastros de un río y una marca. . En caso de que el fiscal reconozca alguno de estos agravantes, demandará por el delito de homicidio, que incluye entre 15 y 25 años de prisión.

Aunque no se excedió la naturaleza de las pruebas, la Guardia Civil colocó al sospechoso en el lugar. Todo indica que la policía científica encontró las huellas dactilares del hombre en la casa. Además, surgieron testimonios sobre él en la zona.

Balbino vive a 100 metros de la víctima. El fallecido y el recluso no estaban en una relación y no hubo problemas entre ellos. La vecina vivía sola, aunque su hijo la visitaba con regularidad. Rara vez salía de casa y a menudo se la veía en el jardín arreglando sus flores o esperando en la parada del autobús. Llevaba ropa de calle cuando fue emboscada, lo que llevó a la creencia de que el crimen ocurrió el viernes por la tarde cuando se encontró con el ladrón de la habitación en el primer piso cuando llegó a casa después de hacer mandados. Se cree que vigiló las entradas y salidas de la mujer y aprovechó su ausencia para robar. No se esperaba que regresara pronto, y había un río. Es lo que crea desorden. Como era su vecino temía que ella lo delatara y la confrontó, la golpeó, la cortó y la sujetó contra el pasamanos de las escaleras donde murió.

No hay constancia de haber sacado botín de la casa y el tribunal no lo investiga por cargos de robo, aunque técnicamente ese delito puede ser atrapado por el delito principal de asesinato.

La casa de la familia de Cndida era modesta, por lo que no parecía un destino para una pandilla ambulante en busca de joyas, grandes sumas de dinero o productos electrónicos. Tampoco era una bufanda de fin de semana, que estaba vacía la mayor parte del tiempo. Por el contrario, la dueña se fue al jardín a regar sus flores y habló con los peatones. Hubo amplia evidencia de que la casa estaba habitada.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *