Elecciones Andalucía 2022: El cambio político en Andalucía bajo el escrutinio de las urnas

Elecciones Andalucía 2022: El cambio político en Andalucía bajo el escrutinio de las urnas


Seis millones y medio de votantes están llamados a decidir si continúa el vuelco iniciado en 2018

Héctor Barbotta

El vuelco político iniciado hace tres años y medio se pondrá a prueba en las urnas de las elecciones andaluzas de este domingo. Seis millones y medio de andaluces están llamados a decidir si continúa el punto de inflexión iniciado el 2 de diciembre de 2018, cuando se eligió un parlamento que instaló al primer presidente no socialista desde que comenzó la autonomía hace cuatro décadas.

El panorama político de esta convocatoria electoral es muy diferente al de entonces. Todas las formaciones que acuden a las urnas han sufrido profundos cambios internos, y de hecho sólo tres de los principales candidatos repiten como candidatos a la presidencia del Comité Ejecutivo: Juanma Moreno por el Partido Popular; Juan Marín para Ciudadanos y Teresa Rodríguez al frente de una coalición, Adelante Andalucía, que lleva el mismo nombre que la coalición que lideró en 2018, pero difiere en composición y proyecto político al de entonces. El resto de candidatos son debutantes: Juan Espadas, que ha dejado la alcaldía de Sevilla para dar el salto de la política local a la autonómica y llega con el difícil objetivo de reconquistar la Junta de Andalucía para el PSOE; Inmaculada Nieto, que dirige Por Andalucía, donde se han sumado Izquierda Unida, Podemos, Más País y otras tres fuerzas, y Macarena Olona, ​​a quien Vox ha encargado su entrada en el Gobierno regional.

Así llegan los partidos al 19-J

Con una participación del 58,65 por ciento hace tres años y medio, es posible que esta vez se supere esa cifra, ya que el voto por correo prácticamente se ha duplicado esta vez. Todos los datos de la convocatoria electoral se podrán seguir en directo al minuto en SUR.es

La evaluación ciudadana del cambio político iniciado en 2018 llega seis meses antes de lo previsto. Tras no aprobarse el último presupuesto de la legislatura en noviembre por el giro estratégico de Vox, que decidió retirar el apoyo parlamentario al Gobierno, el presidente Juanma Moreno decidió el pasado mes de abril apretar el botón del voto y medir las fuerzas en el Elige.

Elecciones en Andalucía, en directo |  Andalucía acude hoy a las urnas para decidir su futuro

Aunque no habrá certeza hasta que concluyan las elecciones esta noche, las encuestas que consistentemente le dan la victoria sugieren que fue una sabia decisión. De cumplirse los pronósticos, que dan una gran victoria al actual presidente, en Andalucía se habría conseguido algo más que consolidar el cambio iniciado en 2018 -cuando los socialistas fueron la fuerza política más electa pese a perder Gobierno- y el debate girará en torno a el comienzo de una nueva etapa no sólo desde el punto de vista político sino también sociológico.

En el entorno del presidente se da por hecho que Juanma Moreno continuará su cátedra en San Telmo. “Los andaluces dirán si solos o acompañados”, aseguran. De hecho, gran parte del debate durante la campaña giró en torno a qué alianzas mantendrán a Moreno en el gobierno, o si lo hará solo como pretende.

El mandatario, que realizó una campaña electoral mucho más centrada en su persona que en las siglas de su partido, se planteó inicialmente tres objetivos. Los primeros ganan las elecciones; la segunda, sumar más escaños que toda la izquierda; el tercero, para obtener una mayoría suficiente que le permita gobernar solo o, en todo caso, con la ayuda de los escaños que Ciudadanos pueda conseguir.

La debacle naranja en las elecciones autonómicas ante las andaluzas (Madrid y Castilla y León) y la condición anunciada por Vox de entrar en el Gobierno para apoyar la investidura de Moreno, tal como lo puso con éxito en Castilla y León durante la campaña electoral un eventual Pacto entre esta formación y el PP en el centro de las discusiones.

Si este debate, alimentado mayoritariamente por el PSOE, incomodó en algún momento al candidato del pueblo, rápidamente apareció el antídoto: el PP empezó a apelar al voto útil con constantes guiños al caladero de las voces progresistas. El que no quisiera a Vox en el gobierno debería votar por Moreno, no por la izquierda. Una de las incógnitas que se esclarecerá esta noche es si este uso de la voz útil tuvo eco en el electorado y si con razón el PP ha dejado de prestar atención a las voces que podrían eludir el derecho a dedicarse en exclusiva a la adquisición de Dedicado a votantes .identificados con posiciones de centro o incluso de centroizquierda.

En el PSOE, esta estrategia fue recibida con indignación. Los socialistas llegan a las elecciones en una posición de oposición sin precedentes y con unas encuestas que les dan ciertos resultados perdedores. Por eso han aflorado en los últimos días apelaciones al orgullo socialista y advertencias sobre lo ocurrido hace diez años, cuando también iban rezagados en las encuestas en las elecciones de 2012 y acabaron finalmente en el Gobierno tras la inadecuada victoria de Javier Arenas.

Vox apostó fuerte al traer a Andalucía a una de sus líderes más prometedoras, Macarena Olona, ​​pero apareció en una campaña errática. Tras flaquear en el primer debate, dejó de ofrecer un rallye en solitario y las encuestas empezaron a mostrar que el crecimiento esperado empezaba a flaquear. Sin embargo, la meta de ingresar a San Telmo sigue siendo inevitable. Una y otra vez, los líderes de Vox han advertido que ese es el precio a pagar por la investidura de Moreno si de ellos depende.

La plaza de la izquierda del PSOE acude a las urnas con la chapa de su escisión y el riesgo de que la sopa de atajos confunda a sus votantes. Para Andalucía, en los últimos días de la campaña electoral, ha contado con el impulso de energía que le ha dado la presencia de Yolanda Díaz en algunos mítines multitudinarios y su objetivo, si se suman los escaños progresistas, es replicar la fórmula socialista de el gobierno de Andalucía y las fuerzas armadas a su izquierda.

Esta es precisamente la gran diferencia que la separa de Teresa Rodríguez, que tras las experiencias de 2018 se quedó con el nombre de Adelante Andalucía, que ahora reivindica un andalusismo de izquierda y no quiere ni oír hablar de formar gobierno con el PSOE.

asignaturas

Juan Manuel Moreno Bonilla, Juan Espadas, Juan Marín, Macarena Olona, ​​Yolanda Díaz, Inmaculada Nieto, Teresa Rodríguez, PSOE de Andalucía, PP de Andalucía, Adelante Andalucía, Por Andalucía, Vox, Partido Ciudadanos de la Ciudadanía, Elecciones Andalucía 2022


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *