LO30C2F1 202118


La voz de Galicia





Juan kapens


Santiago / la voz

22/04/2021 5:00 am

Alrededor de 2.600 empleados públicos de la Xunta Cubren hasta la mitad de sus días laborales desde casa cada mes. Esa es una cantidad significativa con una fuerza laboral de 16,000 funcionarios o empleados asignados a la Administración Xeral – todos los ministerios regionales, excluyendo la nómina de Educación, Salud y Xustiza, más de 75,000 – y es más impresionante cuando eso se toma en cuenta solo en diciembre. Se otorgaron 600 permisos, un límite que se había alcanzado mucho antes de la pandemia y que cambió por completo el mundo laboral en los sectores público y privado.

El gobierno gallego fue el primero en España en adaptar la normativa estatal y logró llegar a un acuerdo rápido e inusual con el IGC, un sindicato que ha declinado sistemáticamente en casi todas las negociaciones durante los últimos años. Se firmó en diciembre y, desde entonces, la fuerza laboral de los teletrabajadores se ha cuadriplicado sin grandes problemas internos ni tiempo de inactividad, según los representantes de los trabajadores.

La ejecución hipotecaria en la primavera de 2020 se convirtió en una prueba de fuego inesperada, con todas las partes muy satisfechas a pesar de sus preocupaciones y dudas. La respuesta informática, y en particular el reto de traspasar puestos de trabajo a cientos de hogares en Galicia, ha sido una de las debilidades que más nos preocupaba. Sin embargo, los servicios regionales de TI (Amtega) mostraron que la digitalización había ido mucho más allá de las relaciones para resolver las dificultades, un éxito reconocido que alentó al servicio público a abrir la mano.

El crecimiento exponencial del teletrabajo en poco más de una cuarta parte se explica por supuesto por los efectos de la pandemia y el estancamiento de la demanda después de cinco años en los que las concesiones que finalmente fueron firmadas por la función pública dependían en gran medida de que los jefes de departamento que trabajaban tenían una confianza desigual en lo que estaba siendo. considerada una forma de trabajo subdesarrollada. Incluso con el documento inicializado, existen inconsistencias en el camino que podría tomar el teletrabajo si se desarrolla al máximo. La Xunta asegura que con el diseño actual, esto debe garantizar un mínimo de reacción personal (40% del personal por área)La nómina para trabajadores remotos solo puede beneficiar a un máximo de 7.000 personas. El CIG toma una interpretación más amplia y llega a 10,000, pero nadie está considerando este escenario de trabajo ya que incluso hay algún efecto rebote hasta que el número se estabiliza, con avances pero también con retrocesos cuando la pandemia pasa a la historia; o porque las circunstancias familiares ya no existen (dependientes principales o secundarios); o incluso a través de la renuncia voluntaria de los teletrabajadores que ven la experiencia como algo negativo.

Supervisión del rendimiento

La Xunta no solo garantiza la respuesta de los administradores, sino que tampoco oculta su preocupación por el desempeño que puedan estar realizando sus teletrabajadores. Durante las negociaciones hubo una presunción de responsabilidad por parte de la administración, pero apenas unas semanas después de que se llegó al acuerdo, el ministro regional de Facenda adelantó uno. El plan general de Xestin y Mellora ofrece dos servicios de calidad del sector público autónomo 2021-2023, un documento que describe la implementación de un Hardware de TI que permite monitorear las actividades de desarrollo desde casa.

Es más técnico que administrativo y todos se preocupan por garantizar la separación digital.

Empleados y empresarios de la Xunta se han monitorizado desde la apertura de las puertas de teletrabajo, sin que inicialmente se identificaran grandes quejas, que deben ser trasladadas a una comisión de seguimiento que se encarga de resolver las dificultades que puedan surgir. El acuerdo con el CIG lo firma Zeltia Burgos, que en las últimas semanas ha dedicado más tiempo que nunca a responder a las preguntas de los empleados que han realizado la solicitud o que han recibido rechazos, especialmente en los departamentos de atención al cliente. A expensas de una perspectiva temporal más amplia, también encuentran que las decisiones positivas tienden a fluir entre puestos técnicos más que administrativos, aunque todavía no procesan datos contrastantes.

El sindicalista todavía ve un poco verde La organización, que sigue provocando debates entre pares, pero resulta un éxito que se ha garantizado la continuidad de un puesto físico para el teletrabajador y reconoce que la preocupación general es asegurar una separación efectiva una vez finalice el horario por escrito. registrado en el acuerdo, pero eso sigue generando dudas. Burgos también nota cierta perversión en negativoal coincidir con la introducción de nuevos trámites administrativos que solo pueden llevarse a cabo por vía electrónica, pero tienes que ser igual en la oficina.

m. varela



Oficina de la Xunta en la sede administrativa de San Caetano


Oficina de la Xunta en la sede administrativa de San Caetano


Los sindicatos exigen que la jornada telemática afecte al 75% del cómputo mensual y reduzca la edad mínima exigida para votar

Los sindicatos presentaron hoy sus alegatos al plan de la Xunta para regular el teletrabajo de los funcionarios y trabajadores regionales. La Requisitos principales Las comisiones de trabajadores y CSIF se centran en aumentar la número de días que los trabajadores puedan capacitar desde casa, aumentar el número de Empleos propensos al teletrabajoy reducir o eliminar Edad mínima requerido para ser beneficiario de esta modalidad.

Sobre ese último punto, CC. OO. toma eso en cuenta no está justificado o no establece una antigüedad mínima para el acceso o el teletrabajoEntendiendo que todos los empleados públicos Adolescente tienes los mismos derechos y obrigas de trabajo. El sindicato advierte que se acreditará el dominio de funciones en el cargo, algo que No tengo que depender directamente de la antigüedad, no posto. El CSIF limita este mínimo a seis meses que la Xunta extendió dos años de servicio en el borrador presentado la semana pasada.

sigue leyendo

Conozca toda nuestra gama de boletines

Hemos creado para ti una selección de contenido para que puedas recibirlo cómodamente en tu correo electrónico. Descubra nuestro nuevo servicio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *