Ucrania “La propaganda rusa envió el mensaje de que Occidente quiere destruir Rusia y llevarla de regreso a la década de 1990”

Ucrania “La propaganda rusa envió el mensaje de que Occidente quiere destruir Rusia y llevarla de regreso a la década de 1990”


Alejandro Shuvalov vive actualmente en Valencia / LP

Alejandro Shuvalov, que tiene la doble nacionalidad rusa y española, recuerda desde Valencia su última visita a Kiev, durante la cual retrató una ciudad “donde no había hostilidad hacia los rusos”.

Alejandro Shuvalov vive en Valencia. Es fisioterapeuta y tiene ciudadanía rusa y española. Su trabajo lo llevó a Ucrania por última vez en 2018, en un momento en que las relaciones entre ambos países ya se habían deteriorado, “pero no esperaba que se pusiera tan mal. No he visto una invasión como la que está ocurriendo en este momento o un derrocamiento violento del gobierno y creo que la mayoría de nosotros no lo vimos hasta hace unas dos semanas”, dice. Shuvalov comparte la idea de que “nadie gana en tal situación. Ni Rusia, ni Ucrania, ni la Unión Europea tienen nada que ganar.

El fisioterapeuta español repasa su reciente estancia en Kiev e intenta contextualizar la realidad actual. En sus palabras, la capital de Ucrania es “una ciudad donde la gente se siente mucho más cómoda hablando ruso que ucraniano, y en general no había hostilidad generalizada hacia los rusos”.

En este sentido, Shuvalov cree que “al menos hasta ahora, los ucranianos han dejado muy claro que el estado de ánimo de los ciudadanos rusos hacia ellos no ha cambiado. Entienden perfectamente que se trata de maniobras del gobierno y que se está arrastrando al pueblo para ir donde quiere el Presidente.

Sin embargo, la experiencia personal puede dar una indicación de cómo las cosas se han deteriorado silenciosamente a lo largo de los años. «Por lo general siempre viajaba a Ucrania con el pasaporte español, pero una vez tuve que hacerlo con el ruso. Aunque todos los permisos y papeles estaban en orden, me pararon en el aeropuerto y me interrogaron bastante acusadoramente. Nada agresivo, pero intimidante.

Todo porque “ya se hablaba mucho de los invasores, de los agentes rusos que fueron a Ucrania… En ese momento no existía la implicación del Estado ruso, al menos oficialmente. Era algo que era intuitivo y familiar, pero no era oficial. A pesar de esto, “los ciudadanos rusos fueron monitoreados. En cualquier caso, estamos hablando de servicios de seguridad. Entonces la gente en la calle era muy abierta».

Shuvalov reconoce que esta percepción puede cambiar debido al férreo control que el Estado ruso tiene sobre los medios de comunicación y, por tanto, sobre las noticias que reciben sus ciudadanos. Ante la pregunta de si los rusos podrían ser víctimas de la propaganda del gobierno de Putin y por tanto percibir a los ucranianos como enemigos, explica el fisioterapeuta español.

“Es cierto que no hay libertad de expresión ni de reunión en Rusia. Si una sola persona camina por la calle con una pancarta, esto ya se considera una manifestación y, por lo tanto, se debe pedir permiso. Lo único que da cierta libertad, muy entre comillas, son las redes sociales, aunque están vigiladas y si te pasas te acaban pillando”, explica.

Todo esto hace necesario “dividir Rusia entre jóvenes y viejos y gente de las grandes ciudades y provincias. En general, hasta los 30 años o un poco más, la población no ve con buenos ojos la autocracia y prefiere vivir en plena democracia y ser un país mucho más occidental, como ocurre también en las grandes ciudades. Sobre todo Moscú y San Petersburgo. Allí, la mayoría son muy anti-Putin”, dice Shuvalov.

Sin embargo, “personas mayores y de provincias. No hay nadie en Rusia celebrando esta invasión, pero lo ven como forzado a esta situación. Que como país no tenían otra forma de defender su lugar en el mundo y su posición como gran potencia.

Algo en lo que tiene mucho que ver esta falta de libertad de prensa, y por tanto de eficacia de la propaganda. «Mi abuela, que vive en Canarias desde 2002, tiene televisión por satélite y ve canales rusos y dice que Occidente quiere destruir Rusia como país y volver a los 90. Según el nieto, esto es algo muy grave. La herida que los 90 dejaron en la población rusa a lo largo de 40 años, que realmente la vivieron, es todavía muy profunda.

Shuvalov es muy descriptivo: «Para ellos solo hay dos opciones. O ser los villanos de las películas, o reírse de ellos y usar los recursos del país para saquearlos, como lo vieron pasar en esta década.

Un grupo demográfico más cercano a los postulados de Putin, que “cree que durante la última década Rusia está reclamando el lugar en la mesa que verdaderamente se merece, en términos de población, escala y recursos. Piensan que ahora se tiene en cuenta a Rusia. Hay cierta lógica en lo que dicen: teníamos que volver a ser los malos para que nos tomaran en serio. Cuando tratamos de construir relaciones comerciales abiertas y democracia, no funcionó.

Shuvalov no está muy seguro de si el ciudadano medio de los dos países podrá vivir juntos normalmente durante mucho más tiempo. En su opinión, de momento “todo depende de hasta dónde quieras llevar la discusión. En este punto, son posiciones irreconciliables. Los ucranianos quieren vivir mejor y creen que pueden lograrlo acercándose a la Unión Europea. Los rusos que apoyan a Putin, que constituyen la gran mayoría en Rusia, ven a los ucranianos comunes y corrientes como los pobres que la Unión Europea y los Estados Unidos juegan y usan contra ellos.

Una situación que, como dice Alejandro Shuvalov, no solo es complicada, sino que tiene sus raíces en temas sentimentales e históricos muy profundos. “No creo que haya una animosidad particular entre los dos pueblos porque hay demasiados lazos de parentesco, tanto históricos como culturales, que podrían haber desaparecido por completo en tan poco tiempo. El grado de inmersión sigue siendo demasiado grande. Para que eso se pierda, debe pasar al menos una generación o dos.

asignaturas

Vladimir Putin, Islas Canarias, USA, Kiev, Moscú, Rusia, San Petersburgo, Ucrania, Crisis en Ucrania, Guerra en Ucrania, Playas de Valencia


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.