«No hay museos para ciegos»

«No hay museos para ciegos»


Isabel, una persona ciega, sigue las instrucciones de los alumnos para tocar la escultura tridimensional impresa. / lp

Un instituto de Valencia implanta en sus aulas un proyecto para mejorar la accesibilidad para invidentes en los museos mediante el escaneado y la impresión 3D

“Prácticamente no hay museos aptos para ciegos”.
Carlos Millán Belda es Profesor Técnico de Ciclos Formativos de Informática en el IES Conselleria, instituto de Valencia apoyado por el proyecto
Erasmus + ENTRETENIMIENTOha implementado escaneo e impresión tridimensional en sus aulas para mejorar la accesibilidad de las personas ciegas en el aula
Casa Museo Benlliure. “En estas salas las piezas están protegidas y por tanto no se pueden tocar. creamos uno
alternativa para que esta situación cambie”, dijo Millán Belda a LAS PROVINCIAS.

La historia de este proyecto comenzó poco antes de la pandemia, cuando estudiantes de primer año del bachillerato artístico un
Clase de fotogrametría, una técnica que permite escanear tridimensionalmente cualquier objeto. “En este caso utilizamos piezas que estaban en clase y conseguimos hacer réplicas muy fiables”, explica Millán Belda, que contactó con el Museo Casa Benlliure para continuar con la actividad. “Fue una gran oportunidad ya que los estudiantes de la disciplina artística en el examen de ingreso a la universidad tienen que lidiar con el trabajo de esta familia”, agregó.

Con el apoyo del Ayuntamiento de Valencia, los alumnos del IES Conselleria tuvieron la oportunidad de acceder a la casa museo de la calle Blanquerías, 23, donde fotografiaron las piezas de dominio público seleccionadas por el profesorado y la institución. «Cada grupo de alumnos utiliza sus teléfonos móviles y trípodes para grabar una
Imágenes de s300 la escultura que se les asignó”, explicó el profesor.

Los alumnos del IES Conselleria fotografían las esculturas expuestas en el Museo Casa Benlliure /

lp

Luego, las imágenes se procesaron utilizando un software especial y se convirtieron en partes 3D. «Era bastante largo, cada personaje, dependiendo de la calidad y cantidad de imágenes, tomaba alrededor
6 horas ser escaneada», explicó Millán Belda. Sin embargo, esta no fue la fase más larga», la impresión de los personajes fue suficiente
12 horas y 40», en el caso de que no hubiera ningún defecto técnico, lo que en muchos casos obligaba a «repetir todo el proceso». «Fuimos al museo en noviembre y la impresión no estuvo lista hasta mayo», dijo.

Tras una espera de seis meses, los alumnos del IES Consellería por fin pudieron presentar su trabajo
Isabeluna persona con discapacidad visual que nunca había visitado el Museo Casa Benlliure y que destacó que antes de iniciar la actividad
Necesidad de espacios culturales inclusivos. En grupos, los alumnos realizaron un análisis técnico del trabajo y presentaron el a Isabel
guía de exploración de la pieza e indicaba cómo, qué y en qué orden debía tocarla. Para que la experiencia fuera lo más precisa posible, los alumnos trajeron muestras del material original de la escultura.

Figuras impresas en 3D /

lp

“El ejercicio fue muy satisfactorio”, dijo Millán Belda. Los alumnos entraron en contacto con una realidad muy diferente a la suya, una realidad donde el arte no se percibe con la vista sino con el tacto, una realidad que no se tiene en cuenta y por tanto es inconformista. «
Todavía hay un largo camino por recorrerafirmó el profesor, “este proyecto nació con el objetivo de visibilizar una situación subestimada y ofrecer alternativas económicas”.

Para cumplir con este propósito, el Centro ha publicado en su sitio web un
Enlace que otorga acceso a todos los modelos escaneados para que «quien quiera pueda imprimirlos y usarlos en cualquier parte del mundo». Incluso si la actividad ha terminado,
yEl centro donará los ejemplares impreso en tres dimensiones en la Casa Museo Benlliure. “Creo que esto puede ayudar a plantearse la creación de réplicas de una manera más profesional”, señala el profesor técnico de ciclos formativos de informática del IES Conselleria.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.