Los usuarios del tren fallan por la iniciativa “Centinela Cercanías”.

Los usuarios del tren fallan por la iniciativa “Centinela Cercanías”.


Una de las concentraciones por tráfico de trenes deficitario celebrada por los usuarios en 2019. / LP

Denuncian que a dos meses de su puesta en marcha aún no hay mejoras en los servicios de trenes

Dos meses después de que el Gobierno pusiera en marcha la iniciativa «Centinela Cercanías» con el objetivo de «garantizar una movilidad diaria de calidad, sostenible y fiable», continúa el descontento de los usuarios del tren. Ante el incumplimiento de estos objetivos, las distintas plataformas han convocado a nuevas concentraciones.

“Sí, es cierto que ha habido un intento de mejorar, pero esta semana, desde ayer lunes, han cambiado los horarios en varias líneas y el resultado ha sido que estamos tardando un 30% más en desplazarnos. Tenemos que practicar tomando el anterior para llegar a tiempo al trabajo”, dice Joana Oliver, socia de Indignats amb Renfe.

Menos trenes, más tiempo

Y según las plataformas de los usuarios, la solución para reducir el número de cancelaciones y evitar las devoluciones exprés que da Renfe es reducir el número de frecuencias. “La solución fue aumentar los tiempos de viaje sin cambiar frecuencias, y con esta medida Renfe no recupera la confianza, por lo que más usuarios deciden utilizar el tren”, apunta.

Joana es usuaria de la línea C2 de Cercanías entre Xàtiva y Valencia y explica que este martes en hora punta el tren estuvo parado entre 10 y 12 minutos y que solo permitía un tren sencillo cuando la promesa era permitir trenes dobles Utilizar las horas punta para compensar la reducción de frecuencia que ha llevado a vagones llenos. “Es incómodo, insalubre e incluye la normativa de seguridad de personas por metro cuadrado que tiene Renfe como uno de los parámetros de certificación”, explica Joana.

Denuncian que hay franjas horarias entre semana en las que la frecuencia es cada 40 o 60 minutos y que la oferta empeora incluso durante el fin de semana, cuando muchos ciudadanos siguen viajando por motivos profesionales, pero también por ocio. “Parece que quienes organizan los horarios no tienen en cuenta los motivos que nos hacen utilizar el tren”, señalan.

Bono de fin de billete

El ministerio reconoció el deterioro del servicio de Cercanías y aprobó un recargo a los billetes de tren en el primer trimestre de este año a la espera de la puesta en marcha del “Centinela”, pero los usuarios ven que este cambio se ha concretado a tres días de que finalice el servicio sigue funcionando ser pobre.

En este sentido, solicitan que se mantenga esta rebaja de precio tanto para los abonos de Cercanías como de Media Distancia y que se extienda a todo el territorio valenciano la tarjeta SUMA, que sólo beneficia a los usuarios de la Gran Valencia.

prioridades de inversión

Como los problemas persisten a pesar de esta iniciativa, piden al ministerio que reconsidere las inversiones. Esto «cambia el orden de prioridades» y sitúa por delante las destinadas a Cercanías y Media Distancia frente a las destinadas a alta velocidad.

“Renfe hace publicidad de reducir las emisiones de carbono a la atmósfera cuando se utiliza el tren, pero pregúntate cuánto más se evitaría si hubiera un buen servicio, comodidad y buenos horarios”, subraya Joana Oliver.

Por todo ello, indignados amb Renfe, usuarios del tren valenciano, trenes dignos del Maestrat y plataforma en defensa del ferrocarril de la CGT, han convocado reuniones los días 7 y 9 de abril.

El primero de Camporrobles en solicitar la reapertura de la línea Utiel-Cuenca, integrando este municipio en la línea C3.

La segunda en la Estación del Norte de Valencia a las 11:30 horas convocada por la Coordinadora Estatal por un Ferrocarril Público, Social y Sostenible a la que pertenecen estos colectivos.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.