Incendio de última hora Venta del Moro | «El fuego nos quitó todo, ya nadie querrá venir aquí»

Incendio de última hora Venta del Moro |  «El fuego nos quitó todo, ya nadie querrá venir aquí»


Vecinos del barrio Casas de Moya de Venta del Moro miran hacia el lugar del incendio.  /BELEN GONZALEZ

Vecinos del barrio Casas de Moya de Venta del Moro miran hacia el lugar del incendio. / BELÉN GONZÁLEZ

Vecinos de Venta del Moro pierden viñedos, olivares y los llaman corrales de quema con animales

Belén González

Indignación entre vecinos de Casas de Moya, pedanía de la localidad de Venta del Moro, donde un incendio forestal ya ha quemado más de 1.100 hectáreas de bosque. Los vecinos de esta pequeña zona urbana entienden que no actuaron con cautela tras la reactivación del fuego.

«Si todos los medios hubieran actuado esta mañana por la tarde de ayer el fuego no se habría extendido más de lo que ya estaba».
Indignado es poco. Enfadados y furiosos, así se muestran los vecinos de Casas de Moya.

Han denunciado la impotencia que vivieron aquel lunes por la tarde cuando el fuego se ha estabilizado básicamente
fue revivido por el viento que comenzó a soplar del oeste y les hizo temer por sus casas y todos sus bienes.

“En dos horas la ciudad estaba en llamas.
Fue algo espantoso, dantesco, diablos‘ ellos explicaron. De hecho, las llamas han llegado a quemar animales en un recinto de la parte baja del pueblo.

“A las 15:00 horas dimos el reporte de que había un incendio y recién a las 18:00 horas empezaron a actuar.
En dos ocasiones fuimos al puesto de mando para pedirles que actuaran. Avisamos que se quemaría todo el pueblo y nos sentimos muy impotentes porque no nos hicieron caso. Ayer nos sentimos indefensos”, relatan los vecinos que se quedaron en el pueblo.

Marcha de los Vecinos

Aunque Casas de Moya no fue evacuada, muchos vecinos optaron por marcharse, principalmente personas mayores que temían que las llamas se propagaran y no hubiera margen para reaccionar.

A pesar del temor de la noche, los medios empleados impidieron la entrada de las llamas. Tras la preocupación del núcleo urbano, ahora afrontan con mucha tristeza y tristeza el Parque Natural de las Hoces del Cabriel.

Un cuadro quemado que hace llorar a los vecinos. “El fuego nos quitó todo, ya nadie va a querer venir aquí”, dijo Rosario Sánchez, quien lamenta el abandono de la comunidad en el distrito.

Aparte del turismo, muchos vecinos tienen terrenos con cultivos en el parque natural. Algunos han perdido viñedos y olivares. Otros aseguran que el fuego no llegó gracias a las labores agrícolas que realizaban. También han criticado la falta de limpieza del monte y las trabas para realizar estas tareas de limpieza en sus propias fincas al tratarse de un parque natural.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *