«Este fin de semana insistí más en que el niño se fuera a casa»

«Este fin de semana insistí más en que el niño se fuera a casa»


Cuartel de la Guardia Civil Sueca. / A. Talavera

La madre solía dejar al niño solo unas horas los domingos porque tenían la custodia compartida

Frío en las calles de Sueca. No solo por las bajas temperaturas que han azotado a la comunidad, sino por el dolor que se ha apoderado de toda la ciudad desde la tarde del domingo. La muerte de un niño de 11 años a manos del que se cree que es su padre es un golpe muy demoledor del que todos hablan con consternación. Algunos vecinos ni siquiera pueden comentar, recordando el dolor de la madre y la abuela en la calle donde ocurrió el horrible asesinato.

El sospechoso de parricidio de Sueca pasaba los domingos unas horas con su hijo en su piso de la calle Rafael Hervás, ya que la custodia se repartía entre ambos padres a pesar de la condena por violencia de género contra este hombre. El pasado fin de semana, cuando el menor cumplió 11 años, «el padre insistió más en que se fuera a casa», explica la prima de su madre, Marta Tur.

Circunstancia que no sorprendió a la familia, ya que era una fecha especial y nunca había sido violento con el niño. Sus familiares han comentado que le trató correctamente y al pequeño Jordi también le gustaba pasar tiempo con su padre. “Si lo amenazaba, no habrían accedido a llevárselo a su casa”, aclaró Marta, aclarando que en algunas ocasiones las visitas no se habían llevado a cabo porque José Antonio no estaba en óptimas condiciones.

Y sucedió que, según familiares y conocidos, desde hace algún tiempo el hombre tenía problemas con el alcohol. Justo un día antes del crimen, el sábado por la noche, estaba en un bar cerca de su casa e insistió en que le sirvieran una cerveza. La dueña del bar había recibido instrucciones de un familiar de no darle alcohol y al no poder persuadirla para que se fuera, decidió cerrar el bar.

La falta de coordinación entre los juzgados permitió al parricida de Sueca mantener el régimen de visitas con su hijo

«Se sentó en el bar durante más de una hora pidiendo un ‘quinto’ hasta que cerré. De haberlo sabido, habría avisado a la Guardia Civil si esto se podía evitar”, lamenta Tere, propietaria de la instalación. Pese a este incidente, los vecinos han explicado que José Antonio no molestó, sino que se sentó en silencio cuando entró en el bar.

Sin embargo, esta actitud tranquila hacia sus seres queridos no fue la que mostró hacia su ex esposa, a quien «había abusado sexualmente y en ocasiones maltratado físicamente», según su familia. De hecho, tenía una orden de alejamiento contra ella que «rompió muchas veces» y por la que fue denunciado.

Los dos no coincidieron cuando llevó al menor a casa de su padre, pues sus abuelos solían acompañarla para que la madre no tuviera que verlo. Pero el domingo, cuando eran las dos y el niño no contestaba el teléfono, la madre empezó a sospechar que algo malo podía pasar.

“Se escuchó a la mujer gritar en la calle para que le abriera la puerta pero él no contestó”, dijo una vecina que se sobresaltó al escuchar los gritos de la mujer, llamando tanto a su exmarido como a su hijo. Solo cuando llegó la Guardia Civil pudieron entrar en el piso y descubrir el trágico suceso.

Suecia ordena tres días de luto por la muerte del menor

Este hombre de 47 años fue detenido el mismo domingo por la tarde. El arrestado se negó a declarar ante los agentes y ha mostrado una postura fría al negar que cometió el crimen bajo los efectos del alcohol, dijeron fuentes cercanas a la investigación.

La madre está devastada y «se siente culpable», comentó su prima, ya que ahora se unen a todos los demás para preguntarse si esto podría haberse evitado dados los demasiados casos de violencia de género que terminan en la muerte de menores, para causar tanto daño como posible a sus exparejas.

“Ahora se puede hacer algo por esta madre, y eso es ser juzgada por lo que es, violencia vicaria, y no cuestionada”, reclama Marta Tur. De momento el caso está siendo tramitado por el juzgado de guardia número 3 de Sueca, pero se prevé que sea bloqueado y remitido al número 4, especializado en violencia de género.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.