Caso de Estudio Marta Calvo | «Le dije que me iba a dar una sobredosis»

Caso de Estudio Marta Calvo |  «Le dije que me iba a dar una sobredosis»


El imputado y su abogado en la sala Tirant lo Blanch II / signo de jesus

En la décima sesión del juicio de Marta Calvo, dos supervivientes de Jorge Ignacio PJ relataron sus experiencias con el imputado, mientras que el tercer testigo prefirió «retirar la acusación antes que revivir lo sucedido».

Durante las tres semanas que duró el juicio de Marta Calvo, el acusado Jorge Ignacio PJ estuvo tranquilo. Sin hacer contacto visual con nadie en la habitación. Sin mostrar ninguna emoción humana. Hasta este lunes 27 de junio, día en que se llevó a cabo la décima sesión del juicio, estalló al escuchar los testimonios de dos de sus sobrevivientes. Su vacío se ha convertido en miradas. En un gesto exagerado. Risas sarcásticas y un ceño fruncido constante. Atrás quedó la pasividad en la que se envolvió Jorge Ignacio en las últimas sesiones de negociación.

La primera víctima que ha entrado en la sala Tirant lo Blanch II de la Comunidad Valenciana para prestar su testimonio ha confesado que no olvidará el 24 de octubre, cuando sucedieron los hechos. “La fecha estaba muy marcada”, confirmó la mujer.

En la primera reunión entre la víctima y el acusado, el acusado les pidió que hicieran una «fiesta blanca». ella aceptó. Sin embargo, “sacó una bolsa de cocaína de tamaño considerable”, explicó la mujer mientras formaba un cuenco con las manos. «No es muy hablador. Me pagó y se duchó. Cuando regresé ya se había tomado la medicina. Preparó dos líneas de cocaína y empezamos la relación”, dijo el primer testigo.

Diez claves del juicio a Marta Calvo

Armándose de valor, continuó en su declaración: “Insistió en que estaba consumiendo mucho. Fue muy grosero. Al principio me parecía que Jorge Ignacio también consumía, aunque hay mucha gente que puede hacerlo.

Durante la cita con Jorge Ignacio, la mujer comenzó a sentirse mal. Cuando se dio cuenta, el acusado tenía a su lado varios ladrillos de cocaína. La mujer le preguntó si había insertado alguna de estas piedras, a lo que Jorge Ignacio dijo que no. Pero: “Entré al baño y tiré una roca de cocaína. Luego encontré otras tres piedras en mi género. Volví y le dije. Descansé durante una hora y ni siquiera se molestó conmigo. Cuando le dije que encontró los ladrillos de cocaína, uno de ellos estaba insertado en el orificio de su pene”, recordó el testigo.

La sobreviviente de Jorge Ignacio PJ declaró que nunca se había visto involucrada en una situación similar. “Lo que está haciendo no es un ‘partido blanco’. Le dije: ‘Esta cantidad me va a dar una sobredosis. loco de nuevo Casi me matas'».

«Le dije: ‘Con esa cantidad, me va a dar una sobredosis. loco de nuevo Casi me matas'», dijo una de las víctimas.

“Luego se fue y se llevó los ladrillos de cocaína. Le dije que volviera a pagarme la hora y media que estuve enferma y al día siguiente vi su WhatsApp diciendo que había regresado y lo abrió pero ya me dormí”, recordó la mujer.

Jorge Ignacio PJ contactó nuevamente al testigo con la intención de tener una segunda cita. “Solo accedí a reunirme con él nuevamente para que me pagara el dinero que me debe por la hora y media de mi recuperación”, dijo.

Este segundo encuentro se produjo casi simultáneamente con el asesinato de Marta Calvo. En esa ocasión, la víctima afirmó que notó que el imputado estaba “nervioso”. «Llegó de una manera muy extraña. Lo he visto violento. Me dijo: ‘Cállate, hablas mucho’. Se volvió cada vez más agresivo. Me asustó de muerte».

El acusado mantuvo esta actitud durante toda la argumentación. «Me gritó cuando le pregunté cuánto tiempo más necesitaba. Llamé su atención y me dio una mirada muy intimidante. Fingí que me llamaban por teléfono y se fue.

Entre los testigos citados en esta décima sesión, la Guardia Civil, tomando declaración a esta víctima, entró en la sala de audiencias. “Distinguimos muy bien entre una persona nerviosa y ansiosa. Reconociste su valentía, pero se derrumbó mientras contaba los hechos. Era obvio que su vida corría peligro y que tenía miedo”, defendió el agente.

Mujeres dibujadas por el mismo hombre

Otra superviviente de Jorge Ignacio PJ, que también debía declarar el lunes 27 de junio, ha asegurado que estaba «indispuesta». “No pudo dormir en toda la noche y tuvo que tomar ansiolíticos. Preferiría retirar la acusación que revivir esa experiencia”, argumentó el abogado de la acusación particular.

La audiencia continuó con el testimonio de otra víctima. Sus declaraciones concuerdan con las de las otras mujeres que denunciaron a Jorge Ignacio. “Él insistió en usar drogas y se negó a usarlas él mismo. Dijo que acababa de regresar de la fiesta de cumpleaños de un amigo y que había estado bebiendo mucho.

«Sacó una botella bastante grande de cocaína. Repartió la droga en un plato. Le había dado una cantidad que nadie usa. Ni siquiera las personas más adictas”. A lo largo de la cita, la víctima señaló que el acusado le había insertado “una piedra como una semilla de uva” en su sexo. “Me quemaba y me exploraba y extraía la droga de mi cuerpo. me volvió a decir que había accedido a hacer una «fiesta blanca» y le dije que no es eso, vamos adelante con la estipulación de que no lo vuelva a hacer.

Pero la situación se repitió. «Lo vi poner otro terrón de cocaína en mí. Me lo quité y traté de llamar por la ventana para pedir ayuda”. En ese momento, no pasó nadie que pudiera atender su llamada de auxilio. La víctima comenzó a vestirse para huir de la habitación donde mantenía una relación con Jorge Ignacio. tendría.

«Amenazó con dispararle a un chico que me defendía delante de él»

«Se apoyó contra la pared y me miró con frialdad. Parecía que estaba esperando a ver qué pasaría conmigo», recordó la víctima. Una pantalla impidió que ella y el acusado se vieran. La mujer, junto a un acompañante, explicó que le estrecharon la mano en reiteradas ocasiones para calmarla.

En ese momento, su pesadilla aún no había terminado. “Me siguió y me pidió que le devolviera el dinero que me dio y le dije que no. Me esperaba un chico en el coche para hacer otro servicio y se enfrentó a Jorge Ignacio».

Lejos de estremecerse, el acusado se animó. No dudó en amenazar al hombre que intentó defender a la víctima tras ver la situación en la que se encontraba. “Le dijo a mi compañero que no se metía con los puños, que estaba empeñado en ‘disparar’. Tuve un compañero latino y sé lo que significa disparar».

Este nombramiento marcó el sacrificio por la vida. «Ya no confío en la gente. También renuncié a mi trabajo y cambié mi número de teléfono. Si no fui al hospital fue porque tengo cuatro hijos y me daba vergüenza que supieran lo que estaba haciendo”, concluyó el testigo.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.