Caso de Estudio Marta Calvo | Las sombras en el cuerpo de Marta Calvo

Caso de Estudio Marta Calvo |  Las sombras en el cuerpo de Marta Calvo


La Defensa y Alegaciones en el Juicio de Marta Calvo / Iván Arlandis

Los investigadores de la Guardia Civil que participaron en la inspección para encontrar el cuerpo coinciden en que era «imposible» que lo descuartizara sin dejar rastro

Jorge Ignacio PJ. Se entregó el 4 de diciembre de 2019 y afirmó que descuartizó el cuerpo de Marta Calvo en su casa de Manuel, concretamente en el baño de abajo encima del plato de ducha. En su confesión admitió que guardó las nueve partes del cuerpo en diferentes bolsas de basura y que arrojó seis de ellas a los contenedores de Silla y las otras tres a las de Alzira.

Sin embargo, el testimonio de los investigadores de la Guardia Civil, que intervinieron en la investigación del registro del cuerpo de Marta, contradice la confesión del imputado en su momento. Los nueve testigos que acudieron a declarar a la duodécima sesión del juicio de Marta Calvo coinciden en que es «imposible» que Jorge Ignacio los descuartice sin dejar prueba alguna.

Así fue la sesión: la Guardia Civil no encontró pruebas de que Jorge Ignacio descuartizara a Marta

El misterio del desmembramiento

«Fui a la planta de basuras de Guadasuar y el responsable ya me dijo que era imposible que no se hubiera encontrado el cuerpo durante el tratamiento de la basura», dijo un responsable de la Guardia Civil.

Después de conocer el funcionamiento de la planta de residuos y ver en detalle todo el proceso por el que pasan los residuos, y
El agente ha asegurado que salió de allí «muy seguro» que si por allí hubieran pasado restos humanos del tamaño que dice Jorge Ignacio, habrían sido descubiertos inmediatamente.

El agente realizó el mismo procedimiento en la planta de Quart de Poblet. La persona a cargo de esta instalación dudaba debido a la gran cantidad de basura que tratan en las cercanías. “Manejan cien toneladas por hora y es fácil que no lo hubieran visto en el proceso de triaje.” Posteriormente, los residuos de ambas plantas van al vertedero de Dos Aguas.

Marisol Burón señala al casero en el juicio por la muerte de Marta Calvo

«Entrevistamos al responsable de la instalación de Guadasuar y nos aseguró que en el foso no había restos de basura de noviembre», ha apuntado el agente, que ha señalado que toda la basura había llegado al vertedero.

rastro de bolsas

La investigación fue minuciosa. Al buscar en la basura, los oficiales solicitaron la ayuda de médicos forenses del Instituto de Medicina Legal. “Cuando teníamos dudas de si había huesos que provenían de un animal o de un humano, les enviábamos fotos. Había 25 fotos. Se descartaron 22 de inmediato y se tomaron 3 muestras para análisis y se descartó que fueran de origen humano»

Alrededor de las 12:00 a.m. del 7 de noviembre, el teléfono de Marta se cortó, confirmó el testigo. Esa misma mañana, Jorge llamó a tres chicas que le ofrecieron sus servicios. Gracias a la geolocalización de los tres teléfonos móviles que portaba el imputado y a las declaraciones de los empleados y las cámaras de vigilancia, los agentes pudieron confirmar que había comprado guantes, bolsas de basura y también dos sierras en una ferretería. Pero no había ni rastro de la víctima.

Video.

Un juicio en el caso Marta Calvo.

El carro y la casa del preso están impecables.

Los investigadores también se enfocaron en buscar rastros de material biológico en el auto Volkswagen en el que Jorge dijo que transportaba las bolsas de basura que contenían el cuerpo de la joven. «Primero pasamos con un perro en busca de pruebas de ADN, y luego usamos iluminación forense para cortar las partes del vehículo que podrían tener material biológico», afirmaron los testigos.

Nuevamente, no había evidencia de que el cuerpo de Marta hubiera estado en ese auto. Esta fue la segunda inspección visual del vehículo.

En una búsqueda frenética de pistas que corroboraran la versión del acusado, los peritos realizaron dos inspecciones más en la casa de Jorge Ignacio en Manuel. Utilizaron linternas con luz forense y “la llamada luz azul” que permite ver con mayor claridad la sangre.

Ni siquiera los perros de búsqueda encontraron pistas.

En el baño se encontraron «sospechosos restos biológicos». También se utilizaron perros entrenados para encontrar pruebas de ADN. Se buscaron fluidos corporales en el camino al baño desde la entrada. “Nada indicaba que hubiera líquido en ese piso. Los perros hicieron una ligera mancha en el plato de la ducha y una gran mancha en el desagüe.
En toda escena de un descuartizamiento siempre sobra algo, es imposible limpiarlo todo. El perro todavía huele».

Este agente detalló que, en su experiencia, cinco años después, trabajando con perros entrenados para esta búsqueda, encontró rastros de material biológico de un descuartizamiento. En este caso, no hubo evidencia concluyente de que Jorge Ignacio estuviera diciendo la verdad. Ni siquiera durante la segunda inspección, donde se levantó el plato de ducha y se revisaron las tuberías.

Una versión que no convence a nadie

Antes de que comenzara la audiencia, Marisol Burón, madre de Marta Calvo, dijo a los medios: “Al principio pensábamos que había pasado lo que dijo Jorge Ignacio. El celular codificado confirmó que había estado en esas áreas donde dijo haber estado. Pero desde el primer momento pensé que mi hija no había sido descuartizada. Vamos a quitarlo».

A su juicio, el imputado tiene una clara motivación para no revelar lo que hizo con el cuerpo de la víctima. “Creo que nunca dirá dónde está mi hija porque habrá más niñas allí. El propietario siempre mintió, creo que él sabe mejor.

teorías alternativas

Al término de la sesión, Juan Carlos Navarro, acusador particular de varias víctimas que comparecen en este juicio, también dio su opinión:
“La versión que ha dado es inconsistente con las pruebas encontradas. No creemos que él la desmembró».

Sobre el paradero de Jorge Ignacio en los veintiún días que tardó en dar la cara, Navarro objetó que “es un experto en fugas. Aportó este paradero para justificar la destrucción de pruebas en su momento.
El letrado también tuvo en cuenta que «Jorge Ignacio cuenta con la colaboración de otra persona».


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.