Diario24horas | La actualidad diária de todas las comunidades de España

Mantente actualizado con las noticias de tu zona al instante

158018859 kAGD
Extremadura

Vacunado a los 90 en el coche

Catalina Solis ella tiene 90 años y apenas ve. Por supuesto, es consciente de todo lo que sucede a su alrededor. Ayer supo que tenía que vacunarse. Entonces alrededor de las 12.00 tia petra la metió en el coche para sacarla de la ciudad de Cáceres Torremocha, donde vive con su cuidador, hasta cuando Centro de Salud Valdefuentes. Es uno de los más de 6.000 grandes empleados a los que se les ha concedido la grado III en Extremadura. Reciben la primera dosis de Pfizer esta semana.

Catalina tuvo que conducir hasta el centro de salud de Valdefuentes porque su municipio pertenece a esa zona, al igual que Albalá, Torre de Santa María, Benquerencia, Salvatierra de Santiago y Zarza de Montánchez. Concretamente, el coordinador de ese centro es tu hijo Luis Sánchez, que es enfermera.

“Es su hijo quien le está dando esperanza”, dijo Petra mientras una enfermera vacunaba a Catalina bajo la atenta mirada de Luis. Lo hicieron sin tener que salir del coche. Simplemente baja la ventana y tira del suéter a un lado.

Después del pinchazo, que dice que ni siquiera sabe, tuvo que esperar 15 minutos en el vehículo en caso de que le haya dado una reacción adversa. “Todo perfecto”, comentó. “Creo que es muy bueno que me vacunen, aunque no tenga miedo. A los 90 ya no le tengo miedo a nada, hay que aceptar lo que venga ”, admitió.

Su hijo también estaba orgulloso. “Acaba de ser operada por un ver la operación y estoy emocionado de que mi madre esté siendo vacunada porque esto es lo que tenemos ahora para vencer al virus “, dijo, cuidando de no perderse un solo detalle. La lista con todas las personas que necesitaban vacunarse, la ubicación de los viales, el registro de los vacunados en el programa informático del SES o que los carros no se amontonaran en el estacionamiento.

Junto a Catalina, en otro coche, había Teresa Jara, 84 años. En su caso tiene problemas de memoria y le cuesta caminar. “Veamos si podemos aguantar esto unos años más”, dijo después de vacunarse.

Al igual que Teresa y Catalina, ayer, de 10:00 a 14:00 horas, en Valdefuentes, se programaron 90 pedidos de grandes comercios. Condujeron los automóviles de sus familiares hasta el estacionamiento del centro de salud y la mayoría fueron vacunados desde el interior de los vehículos. “Es la mejor manera de evitar tener que bajar rampas o escaleras. Estas personas necesitan ayuda con casi cualquier tarea. Solo fueron tres los que llegaron en sus sillas de ruedas y se pudieron transportar fácilmente ”, comentó. Marcador de posición de Cristina Iglesias, una de las enfermeras.

Esta es la logística que se está llevando a cabo en algunos de los centros de salud que ya han comenzado a vacunar a estos dependientes. En otras grandes ciudades, como Manuel Encinas de Cáceres, debería comenzar este martes.

Las vacunaciones continuarán durante toda la semana en Extremadura y, por ejemplo, en Centro de Salud Sebastián Traba, del barrio de Nuevo CáceresYa los están mencionando para miércoles y jueves. En este caso administrarán las dosis en una sala contigua a la entrada del centro.

Cruz Roja trasladó a un gran empleado de la zona de Villafranca de los Barros desde su domicilio hasta el polideportivo, donde ayer fue vacunado.
Cruz Roja trasladó a un importante empleado de la zona de Villafranca de los Barros desde su domicilio a la ciudad deportiva, donde ayer fue vacunado. / CRUZ ROJA

No pueden moverse

En el caso de que personas grandes no autosuficientes no puedan desplazarse por sus propios medios, cada área de salud tiene un plan para llevarlas a los puntos de vacunación, ya que las dosis no deben moverse. Ayer, por ejemplo, Cruz Roja llevó a cabo el traslado de 20 empleados importantes del área de Villafranca de los Barros desde su domicilio hasta la localidad deportiva de ese municipio de Badajoz, donde les esperaba el equipo de enfermeras.

El Ministro de Salud, José María Vergeles, señaló ayer que estas son las dos formas que han diseñado para vacunar a los grandes empleados, aunque reconoció que existe una tercera vía que estudia la Agencia Española de Medicamentos para situaciones “completamente extremas”, incluso si aún no tienen autorización. “Necesitamos ver si, en casos muy concretos y con un medio de transporte que tenga el menor número de movimientos posible, se puede trasladar una dosis concreta a casa”, dijo.

En cuanto a los cuidadores, que serán llamados tras la vacunación de grandes personas no autosuficientes, Vergeles destacó que solo serán profesionales, que son unos 2000, porque “generalmente se ocupan de múltiples dependientes y pueden ser super contagiosos sin saberlo”. Los cuidadores familiares no recibirán la vacuna en este momento.


DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *