El espectáculo ‘Yo sigo viva’ en Palma de Mallorca celebra la conexión entre mujeres

El espectáculo ‘Yo sigo viva’ en Palma de Mallorca celebra la conexión entre mujeres


«Bastante En Kawara: Me tiembla la mano mientras te escribo esta carta póstuma…” En lugar de un texto ordinario de habitación, hay uno mensaje emocional en la pared el tono de lo nuevo Exposición en Casal Solleric Al frente. «Todavía estoy vivodel artista catalán Raquel Friera (47), en exhibición hasta el 31 de julio, es una reinterpretación de la famosa serie del artista conceptual japonés fallecido en 2014. Desde la década de 1970, tenía telegramas con el mensaje de que sigue vivo, enviado a personas que conoce. “Cuando conocí esta obra, pensé: ¡debí haber hecho eso!”, dice la artista durante el recorrido por la exposición. Desde niña, ha compartido el miedo de On Kawara a la paso del tiempo.

El proyecto Friera, que en 2019 den Premio de Arte de la Ciudad de Palma won también es parte de una serie: «Feminizando la Historia del Arte“, en el que aborda importantes obras de la historia del arte desde una perspectiva diferente. Durante artistas masculinos a menudo pone su genio y su ego primero, ella elige uno enfoque diferente y más abierto: «En lugar de hablar de mí, les voy a preguntar mujeres que amo: ¿Sigues vivo?» dice Friera. De esta manera, el enfoque cambia, pero la obra sigue siendo muy personal: “Es imposible hablar de estas mujeres sin para contar mi propia vida.»

La postal tiene una gran aparición.

El artista tuvo amigos y compañeros importantes de todo el mundo Postales con «I Am Still Alive» enviar. el proyecto es en varios niveles una autoafirmación, una medida de preservación y afirmación de la vida: On Kawara vive en Friera y su trabajo, ella y las otras mujeres aún viven, a pesar de la vulnerabilidad que han experimentado juntas en una Sociedad patriarcal. La propia historia del arte revive a través de la reinterpretación, e incluso el medio de la postal, hoy condenado, recibe otra gran aparición: la tarjetas enmarcadas cuelga del techo como un móvil espacialmente separado (¡mete la cabeza!).

Una de las postales de la exposición «Sigo vivo» en el Casal Solleric B. Rohm


Friera creó las presentaciones en varias técnicas. una obra de arte individual, el de ellos relación con el remitente da expresión. La primera sala está dedicada a un episodio de su pasado: antes de encontrar su verdadera vocación, estudió economía. «Tengo trabajaba en una corporación multinacional y trajes”, dice la artista, que ahora prefiere vestirse con estampados florales de arriba a abajo. Dos amigos de este mundo, a quien en ese momento le dio la espalda, están representados por una foto de gran formato: En la escena de un encuentro, las piernas de dos mujeres se sostienen juntas con una banda. “Incluso en circunstancias adversas con un pensamiento competitivo extremo, ciertamente hubo conexión entre mujeresdice Friera.

La segunda habitación es muy íntima.

Su «maestro en economía feminista‘, la economista Cristina Carrasco la homenajea con su cita: ‘La pobreza de tiempo es una característica de la vida de las mujeres en las sociedades capitalistas’. Además: tres abiertos, escritos por mujeres Guía para una limpieza perfecta de los Estados Unidos en la década de 1950. «Estos libros ahora se consideran los precursores de la gestión del tiempo en las empresas», dice Friera. Ella misma consiguió uno a fines de la década de 1990 en un departamento de marketing en París. horario estricto, visto en otra pared. Su disfraz cuelga al lado de uno. Uniforme de sirvienta del siglo XIX, en memoria de su compañera de cuarto en Francia. “A veces pienso que no fui yo quien experimentó todo esto”, dice pensativa la artista. «Tengo una pesadilla recurrente sobre estar en una conferencia como esta otra vez».

Particularmente se vuelve íntimo en la segunda habitación: Hay alrededor de uno libro de fotos, en el que Friera muestra fotografías de su infancia junto a las de una amiga para crear juntas un álbum familiar ficticio. Un modelo de césped en miniatura con dos fotos de una carrera de sacos, el único Certificado de un año de intercambio en Irlanda el entonces de diez años. o un Laboratorio fotográfico como homenaje a Ana Ripoll, artista y amiga de su madre. Una fotografía de Ripoll de Friera y su madre yace en el cuarto oscuro como elemento de unión entre las tres. La foto desaparecerá mágicamente a medida que avance la exposición. «No puedo revelar el truco», dice Friera.

Canta karaoke en la exposición.

Para esto ella revela el secreto detrás de la Topografía de Leónenmarcado por una cadena de luces en miniatura (ver imagen): Ahí es donde está el área bebé, que ocurre en el idioma español «estás en Babia» (aproximadamente: «Tu cabeza está en las nubes»). Su padre es de León, pasó toda su Verano allí en las fiestas del pueblo. Al igual que su amiga Aurora, a quien conoció mucho más tarde. “Siempre decimos: Un día tenemos que ir juntos a Babia”, dice Friera.

En la trastienda cuelga Conjunto de postales de mujeres con las que Friera entró en contacto en el contexto de su arte. Dos Los altavoces permiten que sus voces se comuniquen entre sí. Friera vivió en el de 2007 a 2011 Pavo. Su mejor amiga de allí le rinde homenaje con una Instalación: Aquí puedes escuchar una canción que se escucha en las manifestaciones por los derechos de las mujeres cantar karaoke – y deja resonar tu propio mensaje de vida en el Casal Solleric.

L’ull desarmat: ver más arte crítico en el Casal solleric

La exposición «El ojo desarmado» (hasta el 31 de julio) en la planta baja desenmascara las estructuras del patriarcado y la cultura de la violación: Enojada como Cristina Lucas, que destroza una réplica del Moisés de Miguel Ángel y exige como undécimo mandamiento: «No violarás» , visualmente como en los dibujos de armas de Olalla G. Valdericeda o constructivo como en los retratos de Marta Pujades, que rompen con la masculinidad tóxica.

2bb07f2d657e4577b4e80fd72ae201ef


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.