Cómo un artista vio el pueblo montañés de Valldemossa en Mallorca hace más de cien años

Cómo un artista vio el pueblo montañés de Valldemossa en Mallorca hace más de cien años


cuadro desde el Siglo XIX y principios del XX puede ser distante y sin relación con el presente para algunos. Pero en el caso de la exposición «Joan Fuster: 150 aniversario«es el alegre, elegantemente vestido Nieto del artista, Joan Oliver ‘Maneu’ (86), que construye un puente y mantiene vivos los recuerdos. Una gira con él es como revisar un álbum familiar.

el anterior renombrado galerista co-organizó la gran retrospectiva, la hasta el 30 de abril más que 100 obras de su abuelo en dos pisos de Fundación Cultural Coll Bardolet y en el Cartuja de Valldemossa fusiona

El paisaje de Mallorca en su máxima expresión

El artista nació en Palma en 1870 Joan Fuster Bonnin fue especialmente famoso por su Cuadros del paisaje de Mallorca, que glorificó y mostró siempre desde su lado más bello: sobre todo Valldemossa, pero también la finca de Son Moragues, Biniaraix o las vistas de Palma. Joan Oliver ‘Maneu’ dice: “Si pintaba una montaña, parecía su corazón en la pantalla.»

Su abuelo se consideraba una especie de apóstol del campo mallorquín, y siempre lo hizo trabajaba febrilmente. Fuster se levantaba todas las mañanas a las seis para pintar, asegura su nieto, que es tan disciplina considera fundamental: “Miró me dijo una vez que hay que tener los pies en la tierra y trabajar todos los días. La inspiración es un cuento de hadas..” Cuando era niño, al propio Oliver se le permitió ayudar a lavar los pinceles del artista.

Retratos, cuadros de género e historia familiar

La exposición demuestra que la obra de Fuster aún tiene mucho camino por recorrer más que un paisaje idílico pintando tiene que ofrecer: Una sala de la Fundació Cultural Coll Bardolet muestra sobre retratos oficiales encargados hijos ilustres de Mallorca o personalidades como el General Weyler. Al lado: imágenes de género de pescadoras y por supuesto Retratos de miembros de la familia.

Fuster tuvo cuatro hijas, siendo la tercera la madre de Joan Oliver. frente a una foto suya La tía Ignàcia a los 17 de 1917, una joven pensativa con un vestido rosa y blanco, el nieto del artista hace una pausa: «Me gusta mucho este cuadro porque es un toque de impresionismo francés y recuerda mucho a Renoir”, dice.

Bodegón colorido optimista

Cada imagen dice una historia – y Oliver conoce a la mayoría de ellos. Joan Fuster murió en abril de 1943. En el último año de su vida. los médicos le habían desaconsejado las vacaciones anuales de verano en Valldemossa con una extenuante escalada de montaña. «En Esporles encontró uno Jardín con frutas fantásticasy se le permitió usar todo lo que quisiera para pintar”, dice Oliver.

No es una cuestión de rutina, porque en el principios de la década de 1940 gobernó gran miseria, y las frutas y el pescado estaban entre los pocos alimentos disponibles. «Se sintió obligado a enfrentar los tiempos difíciles para oponerse a una pintura optimista‘, dice el nieto. El resultado: bodegones lujosamente abastecidos, cada uno en el que un tono fuerte dominante: rojo, azul, verde o blanco. El artista acaba de ver la inauguración de la exposición.

Posiblemente la mejor foto de Joan Fuster

El bodegón «Natura morta amb llimones» (hacia 1916) estuvo siempre en poder de la familia. Nele Bendgens


Estilísticamente muy diferente, casi como un Velázquez del siglo 17supone uno anterior bodegón con limones y flores amarillas. Está colgado en la Cartuja, donde continúa la exposición y las paredes se desbordan con la pintoresca diversidad están.

a un Paisaje de Valldemosa explica Oliver: “Mi madre siempre decía que era el mejor cuadro que pintó mi abuelo. No sé si eso es cierto, pero es bueno y muy atrevido”. Si lo miras de cerca, la materialidad del empaste de la pintura es más palpable que en casi cualquier otra obra de Fuster. Solo con un poco de distancia se une composición juntos en un paisaje para el ojo.

¿Quizás la mejor foto de Joan Fuster? «Paisaje de Valldemossa» (hacia 1920, detalle). Nele Bendgens


Joan Oliver, por su parte, tiene un cariño especial por retrato en blanco de su abuela, ejecutado en la técnica pastel sofisticado: delicados pétalos de rosa y volantes subrayan el encanto de la mujer joven. Fuster lo pintó el año en que se casó: según su nieto, fue feliz con su esposa de por vida, y heterosexual. enamorado locamentecuando creó el retrato. Oliver dice: «Si pudiera guardar solo una foto de mi abuelo, esta sería la que elegiría».

Pintado con amor: «Retrat de l’esposa» (1898). Nele Bendgens


2d7e7e88c2eb4f9bbd27ac6dc6fbe6e5


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.