Varias mujeres ucranianas y sus familias se instalan en la localidad navarra de Santesteban

Varias mujeres ucranianas y sus familias se instalan en la localidad navarra de Santesteban


PAMPLONA, 7 de abril. (PRENSA EUROPA) –

Varias mujeres ucranianas y sus hijos se han instalado en la localidad navarra de Santesteban, donde los menores iban a la escuela. Ellos son Tatiana, Galina, Inna, Angelina, Marina, Marta y sus hijos.

Galina llegó a esta ciudad de unas 1.700 personas hace dos semanas con su hijo Igor (11) y su hija Alexia (14) que huían de las bombas en su ciudad de Kharkov en Ucrania. Igor inició sus estudios en el Colegio San Miguel, donde el Ministerio de Educación le entregó una computadora -Chromebook- y una libreta con un pequeño vocabulario en ruso, euskera y español. Su hermana Alexia, de 14 años, asistió a la escuela secundaria de Mendaur.

Como Igor y Alexia, 175 niños y jóvenes ucranianos que han estado matriculados en centros educativos de Navarra desde el inicio del conflicto ya han experimentado su primer contacto con las aulas. Actualmente, como explica Ernesto Domínguez, director de la escuela pública, se utiliza el mismo procedimiento cuando un estudiante ingresa tarde a la mitad del curso. Además, en los colegios públicos de Navarra también existen protocolos para la inclusión de alumnos que no hablan euskera ni castellano como lengua de trabajo.

“Parece que hoy todo salió bien y están contentos, pero luego tienen que trabajar día a día”, señaló el director, quien también explicó cómo se hacen las evaluaciones de conocimientos, cómo intentan llevar a Igor al online – Siguiendo cursos posibilitados por el Ministerio de Educación de Ucrania y el sistema mediante el cual uno de sus compañeros hará de “embajador” o padrino para que todo transcurra con mayor tranquilidad en esos primeros días.

SOLIDARIDAD VECINDARIA

Igor, Alexia y su madre Galina son una de las tres familias que se instalaron en este pequeño pueblo de Malerreka el pasado 14 de marzo tras abandonar Ucrania, concretamente Járkov. En esta ciudad, el empresario guipuzcoano Fernando Sánchez tenía una empresa de exportación e importación de aceite de girasol. “Ahora mismo no sé ni si existe la fábrica o algo así, destrozaron todo”, explica Sánchez, que lleva 9 años haciendo negocios con el país eslavo, cuando empezó a importar caviar de Ucrania.

Su pareja ucraniana le pidió ayuda para sacar a su familia y decidió organizarse a través de amigos y contactos. «Estaba pensando en venir con tres personas, la esposa, el hijo y la suegra de mi pareja, y regresé con 17, cinco familias ucranianas».

Así que, como estaba previsto, junto a Fernando Sánchez viajaban Anguelina -la esposa de su socio-, su hijo Alex de 4 años y Tatiana, la abuela y suegra de 58 años de su socio comercial. Además, Inna, prima de Tatiana, sus sobrinas Marta y Mariana con su hijo Maxim, también de 4 años; Galina y sus hijos, Igor y Alexia; y otras dos familias que finalmente, tras cruzar Guipúzcoa y Navarra, decidieron marchar a Madrid.

Anguelina, la hija de Tatiana, es psicóloga como Galina, quien también se desempeñó como profesora de yoga. Su tía Inna era secretaria en un cuerpo de bomberos y atendía llamadas de emergencia, Mariana era maestra ucraniana en la escuela y su hermana Marta trabajaba en una agencia de turismo.

“Todos son muy inteligentes, todos teníamos buenos trabajos, familias y un nivel de vida digno. Incluso diría que bueno. Ahora el tiempo parece haberse detenido, todo parece estar en el mismo día desde el comienzo de la guerra. Nunca pensé que estaría aquí”, explica Tatiana, feliz de saber que una de las jóvenes que llegó ya tiene una oferta de trabajo en el restaurante Santamaría de Santesteban. El resto pronto tendrá charlas informativas del Servicio Navarro de Empleo recibidas para aprender. más sobre su situación y cómo encontrar trabajo.

ENCUENTRO CON EL DIRECTOR EDUARDO SANTOS

Además, hace unos días, estas tres familias ucranianas se reunieron en Santesteban con el consejero de Política Migratoria y Justicia del Gobierno de Navarra, Eduardo Santos; la directora general del Servicio de Acogida y Acompañamiento, Virginia Eraso; el director regional de Cruz Roja de Navarra, Juan José San Martín; el presidente de la Mancomunidad de Malerreka, Jon Telletxea, y los responsables de los servicios sociales de la comarca, como Begoña Alberro.

Por su parte, Natalia Rekarte, alcaldesa de Santesteban y propietaria de la tienda de ropa infantil Kukuka, ha explicado que «una de las familias está alojada en uno de los pisos que tiene la Mancomunidad Malerreka para servicios sociales, pero la otra está en una casa donada por un particular, Luis Miguel Apezetxea».

Asimismo, los vecinos y comerciantes de Santesteban han colocado una barca en la Panadería y Supermercado Ruiz para que puedan comprar lo que necesiten. “Hemos habilitado varios puntos de recolección de ropa, alimentos y bienes para los donantes en toda la región”, explicó.

“Y gracias a los profesores voluntarios ya se han organizado varios cursos de español en la biblioteca”, añade Josemi Aranguren, que también se encarga de la recepción. Uliana, hija de José Miguel, es de ascendencia rusa y aunque desde niña había olvidado el idioma, se desempeñaba como enlace y traductora de estas familias; como Denis, un joven ucraniano que vive en Navarra desde hace años y ofrece comidas gratis en el bar Bixen que regentan él y su madre.

Estas familias fueron alojadas provisionalmente durante los primeros tres días en el albergue Ameztia y también en la casa de José Miguel, Ixabel y Uliana. “En las tardes voy con los niños ucranianos de paseo a la montaña o a conocer otros lugares y no estoy atado al celular porque ven fotos de la guerra y las bombas todo el tiempo y se ponen muy tristes. .» dijo, Josefi.

«NUESTRA ALMA ESTÁ EN UCRANIA»

“Nos trataron como una verdadera familia. La gente aquí es muy agradable. No pedimos nada y los vecinos, la gente de la calle, nos dan todo. Eres encantador. En nuestra región no hay montañas, ni arroyos. Es muy tranquilo aquí. Había leído muchas novelas de Alejandro Dumas y ahora me parece estar en uno de sus cuentos. Estamos bien aquí, pero nuestra cabeza, corazón y alma están ahí”, señaló Tatiana.

Según ha indicado, «estaremos preocupados todo el tiempo hasta que acabe la guerra, aquí no podemos ser felices». “La semana pasada murió el tío de Marta y Mariana. Todos los días recibimos mensajes de los muertos, de personas que conocemos que han desaparecido. Lloramos todos los días, lloramos con cada noticia que llega de nuestro país”, dijo la mujer. Tenía una empresa de muebles con más de 10 empleados en Jarkov.

El marido de Inna trabajaba como transportista y carpintero en la empresa de Tatiana, no está en el ejército, pero conduce un convoy humanitario: casi todos los días va de Járkov a Kiev y la frontera con Polonia para llevar comida a las ciudades sitiadas. «¡Cómo se supone que vamos a mantener la calma! No puedes dormir por la noche sabiendo que tu esposo está en estas calles», compartió Tatiana.

El décimo día de la guerra, Tatiana empacó una maleta, puso todos los documentos en una bolsa y fue en busca de su hija, su nieto y su prima Inna. Viajaron juntos a Lemberg (Leopolis, en español) cerca de la frontera del país. Allí se quedaron con unos familiares, Marta y Mariana.

Luego de que esta ciudad fuera bombardeada también, Marta, Mariana y su hijo Maxim; Al igual que Galina y sus hijos, ellos también decidieron irse de Ucrania junto con Tatyana y su familia. Ahora, casi un mes después, Alex sigue teniendo grandes problemas para dormir. «Llora y grita mucho. También le reclama a su padre, que sigue ahí, en Ucrania», explica la abuela, que añade, «empezó a hablar de nuevo y hasta a sonreír».


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.