Un estudio analiza los efectos de las epidemias en los hogares de ancianos en función de su arquitectura

Un estudio analiza los efectos de las epidemias en los hogares de ancianos en función de su arquitectura


PAMPLONA, 17 de agosto (EUROPA PRESS) –

Un proyecto de investigación formado por expertos del foro QPEA, el grupo de investigación SAVIArquitectura de la Universidad de Navarra y ASBAR analiza cómo el diseño arquitectónico de las residencias para personas mayores incide en los efectos de epidemias o pandemias como el COVID. influenciado .

El objetivo es «identificar los parámetros arquitectónicos y medioambientales que ayudarán a prevenir y reducir estos efectos nocivos para los usuarios».

Como señala el grupo de investigación, «las personas mayores que fallecieron en los hogares durante la crisis del coronavirus en España supusieron el 55% del total de muertes. 18.500 personas según las cifras del MTAS en 2020». En Navarra, los expertos señalan que el número de fallecidos en apartamentos en la primera oleada fue de 647 de un total de 5.835 viviendas, según el informe del Observatorio de Realidad Social del Gobierno de Navarra.

“Ante el consenso internacional sobre la clara vulnerabilidad de los ancianos en los centros, agravada por las medidas de aislamiento social en el caso de la pandemia, creemos que el diseño verde de las instalaciones socio-sanitarias podría ser la clave para el manejo de los síntomas mentales. Especialmente por personas con demencia, para quienes la calidad de la luz, la temperatura, el ruido o la disposición de los muebles, etc. es muy importante ”, explica Inés Aztarain de QPEA.

Ana Sánchez-Ostiz, investigadora principal del proyecto en la SAVIArquitectura de la Universidad de Navarra, destacó que la ventilación “ha demostrado ser fundamental para evitar el riesgo de contagio”, una medida impulsada por la pandemia. “Sin embargo, es imperativo que las personas mayores mantengan las condiciones de temperatura adecuadas en invierno y verano, ya que se ha demostrado que los períodos de frío y la mortalidad y morbilidad por olas de calor aumentan. Director del Máster en Diseño y Gestión Ambiental de Edificaciones (MDGAE).

Teniendo esto en cuenta, el experto añade que el estudio examinará cómo las tipologías de los centros, con o sin unidades de convivencia, pueden ser menos o más propicias al contagio y propagación de virus.

En esta primera fase del estudio, pionero en España, los expertos solicitan la participación de las 71 residencias navarras a través de una encuesta. Los grupos focales también se llevan a cabo en 10 residencias. Actualmente, ya se están monitoreando cuatro edificios residenciales, en los que se miden continuamente las condiciones de temperatura, humedad y CO2, presencia de microorganismos (para conocer la calidad del aire interior y la efectividad de la ventilación), etc.

“Los 4 apartamentos fueron seleccionados en función del año de construcción, la ubicación en áreas urbanas o rurales, el tamaño de la comunidad y la zona climática. Además, la primera residencia pasiva de España está vigilada dentro de estos cuatro apartamentos y está ubicada en Cizur Menor ”, explica Ana Sánchez-Ostiz.

Otra de las investigadoras que participó en el estudio, la microbióloga del centro académico Ana Isabel Vitas, cree que los resultados de las muestras de aire analizadas hasta el momento «confirman que, en general, los niveles de microorganismos – que son predominantes entre las bacterias aisladas -» son los habituales son «. en la microbiota humana normal – son similares a los observados en el ambiente externo de los hogares ”.“ El hecho de que no exista refuerzo bacteriano indica que la renovación del aire es suficiente y / o que la ocupación es correcta ”, dice.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *