Un dispositivo de salud en Forem ofrece a los refugiados de Ucrania un primer examen médico

Un dispositivo de salud en Forem ofrece a los refugiados de Ucrania un primer examen médico


PAMPLONA, 16 de abril (EUROPA PRESS) –

Las instalaciones del antiguo Forem de Mutilva albergan un dispositivo especial que proporciona reconocimiento médico inicial, asistencia farmacéutica y pediátrica a los grupos más numerosos de refugiados ucranianos que llegan a la Comunidad Autónoma.

Se trata de un nuevo dispositivo puesto en marcha por el Servicio de Urgencias del Servicio de Salud de Navarra – Osasunbidea, en coordinación con el Departamento de Política Migratoria y Justicia del Gobierno de Navarra, para primeros auxilios cuando llegan grupos numerosos. numerosos refugiados, como los que se quedaron en el albergue de Alsasua, los que llegaron a Corella, o todos los que viajaron en algunos autobuses fletados por ONG y asociaciones. Para muchas familias ucranianas recién llegadas a la Comunidad Autónoma, este es el primer contacto con el sistema sanitario navarro.

En estas instalaciones del antiguo Forem de Mutilva, que hasta hace unos días sirvió como punto de referencia de la pandemia de COVID-19 en Navarra, ahora hay una sala de espera con juguetes para los niños de familias ucranianas, un pequeño dossier con sanidad información y partes del cuerpo en ucraniano y español, así como dos pequeñas clínicas para exámenes médicos básicos para adultos y también para pediatría, explica el consejo provincial en un comunicado.

Pero estos primeros auxilios, como explica Kiko Betelu, jefe de urgencias, también son administrativos: “Se trata de regularizar o normalizar de alguna manera la asistencia sanitaria y hacer una primera acogida a las personas que acaban de llegar. Aquí comprobamos sus datos, se crea un fichero en el sistema y se les asigna un CIPNA _el código de identificación de Navarra_, que después, tras el registro y la protección temporal como refugiado, se convierte en una futura tarjeta sanitaria”.

Cerca de 650 personas en Navarra cuentan ya con seguro médico, casi la mitad de las 1.287 personas que llegaron de Ucrania huyendo del conflicto. Aunque, como recuerda el propio Kiko Betelu, muchos de ellos lo recibieron en sus centros de salud, ya que la mayoría de los ucranianos y ucranianas que llegan se alojan con familiares y amigos que ya se han alojado aquí.

Estos primeros auxilios también se tratan de “arbitraje farmacéutico”, lo que significa que saben si tienen alergias o enfermedades crónicas como diabetes o problemas cardíacos y tienen la oportunidad de obtener inmediatamente las recetas o medicamentos necesarios para sus dolencias en cualquier farmacia de Navarra.

ARTRITIS Y ESTRÉS POSTRAUMÁTICO

Una de las personas que recibió esta primera asistencia sanitaria es Bárbara, de 70 años, que tuvo que dejar su casa en Rivne, Ucrania, para huir a otro país con su hija Irina y sus nietas Victoria y Yulia, de 15 y 13 años, a más de 3.000 kilómetros de distancia. Llegaron a Navarra hace apenas unos días, gracias al transporte y al esfuerzo de la ONG Segunda Familia, y ahora están alojados en un piso en el centro de Pamplona, ​​cerca del complejo hospitalario.

Incluso hoy en día, ella y su hija y sus nietas a menudo se despiertan en medio de la noche y se sorprenden al escuchar las sirenas de las ambulancias que se dirigen a la sala de emergencias o los coches de policía zumbando por la avenida Bayona. “Escuchamos estas sirenas y nos despertamos y nos preocupamos, nos parece que son las alarmas antiaéreas y tenemos que escondernos. Ahora las ambulancias en Ucrania no tienen sonido, las únicas sirenas que se escuchan son las que nos avisan de los bombardeos”, cuenta Bárbara a la doctora Lourdes Lopetegui, que la atiende por primera vez en el antiguo centro Forem de Mutilva. Lopetegui es una de los sanitarios del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, que ayuda a las personas desplazadas por el conflicto en Ucrania.

Bárbara, Irina, Yulia y Victoria llegaron a Forem con un transporte del propio Servicio Navarro de Salud, que se dirigió a su domicilio actual. También estuvieron acompañados constantemente por Uxue Apezteguia, su «madrina» aquí y una de las cinco personas que realizaron con ellos todo el viaje por carretera desde Polonia hasta Navarra. Uxue lleva más de diez años vinculada a la ONG Segunda Familia, y hace una década empezó a participar en programas de atención a menores de Ucrania, hasta que finalmente esta atención derivó en la adopción de su hija, que ahora tiene 18 años.

Uxue regresó hace apenas unos días en un autobús fletado por su asociación: una expedición en la que partió con cinco voluntarios -dos conductores, dos enfermeras y la propia Uxue Apezteguía- y regresó con 52 refugiados, la mayoría mujeres con niños y niñas. «Todo en el viaje salió muy bien, pero hicimos muchas paradas porque había niños pequeños y personas vulnerables, como un niño que está en tratamiento contra el cáncer y otro que parece tener un trastorno del espectro autista y necesita atención. También hay que recordar que muchas de estas personas están muy afectadas por la guerra, sus maridos y familiares se quedaron allí y han sido unas semanas muy complicadas”, dice.

Victoria, de 15 años, señala que “lo que está pasando en Ucrania da mucho miedo, las bombas no tienen piedad de nadie. Todo está destruido. Pasamos muchos días en los albergues de emergencia, escondidos bajo tierra, en los sótanos, sin comida, con frío, vimos morir a amigos, conocidos y familiares. Fueron días muy duros, muy desgarradores. Y aunque estamos bien aquí, todavía estamos preocupados. Mi padre y mis tíos siguen ahí, bajo los obuses, las balas y los cohetes». «No tenemos palabras para agradecer toda la atención que nos están dando aquí en Navarra, estamos sufriendo mucho pero estamos muy agradecida”, agrega su abuela.

Ambas, abuela y nieta, con la ayuda y apoyo de la traductora Vika, se sometieron a un examen médico básico por parte del Dr. Pasaron Lopetegui y la enfermera Paula López. En una pequeña sala que hace apenas unas semanas todavía se utilizaba como lugar de pruebas PCR, ahora les miden la presión arterial, abren un primer fichero informático en el Servicio Navarro de Salud y registran datos personales como su edad, peso si la padecen de enfermedades crónicas, están tratando de saber si han tenido COVID-19, si han tenido cirugía o algún procedimiento médico relevante, y qué vacunas han recibido.

A sus 70 años, Bárbara resulta ser “extraordinariamente saludable” y su presión arterial ligeramente elevada aparentemente se debe a “los nervios, el estrés y el ajetreo y el bullicio de huir de la guerra”. Sin embargo, Bárbara se queja de que últimamente le duelen las manos y las muñecas debido a la artritis. dr. Lopetegui le hace saber a través del traductor que «por mudarse a un clima más húmedo como el de Navarra, esto es normal y que casi seguro que verá una mejoría con el paso de los días».

Sin embargo, la migraña preocupa mucho al médico, «por la falta de descanso, por el estrés y el nerviosismo que provocan los ruidos fuertes, las sirenas y todas las pesadillas que provocan los horrores de la guerra». Les explica que deben tratar de descansar y si se sienten mal pueden acudir a los médicos aquí si necesitan terapia, apoyo emocional o psicológico o si no pueden conciliar el sueño y necesitan algún tipo de relajación.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.