Los Hospitales Públicos de Navarra renuevan su señalización para recordarnos que son zonas de no fumadores

Los Hospitales Públicos de Navarra renuevan su señalización para recordarnos que son zonas de no fumadores


PAMPLONA, 17 de febrero (EUROPA PRESS) –

El Instituto de Salud Pública y Salud Laboral de Navarra (ISPLN), los hospitales y el resto de centros sanitarios de la red pública han colaborado para renovar la señalización de prohibido fumar en los hospitales.

el Hospital Universitario de Navarra (HUN), el Centro de Asesoramiento Príncipe de Viana y el Centro de Salud Doctor San Martín de Pamplona; la Clínica Ubarmin de Elcano; el Hospital García Orcoyen de Estella; y el Hospital Reina Sofía de Tudela cuentan con cerca de 200 nuevos carteles que recuerdan que estos entornos son espacios libres de humo donde está prohibido el consumo de cigarrillos y otros productos relacionados como los cigarrillos electrónicos, ha informado el Gobierno.

Esto tiene como objetivo sensibilizar a la población en general para evitar fumar en las puertas de los hospitales y respetar que no solo los edificios en sí sino también sus alrededores sean espacios libres de humo de acuerdo con las normas gubernamentales. Además, en línea con el Departamento de Salud y su reciente campaña, ‘¿Humo malo? No, gracias a los productos del tabaco (cigarrillos, rodillos o tabaco calentado) y otros productos relacionados (cigarrillos electrónicos y hierbas para fumar).

Esta acción, impulsada por el ISPLN y los propios hospitales, contó con la colaboración del Centro de Investigaciones Biomédicas de Navarrabiomed, la Policía Provincial y el Hospital Universitario de Navarra (CUN), que ya muestra signos similares.

Los nuevos letreros se colocan en las entradas de las instalaciones hospitalarias, tanto en puertas y escaleras, como en otros lugares de estos entornos de atención médica, en un formato similar a una señal de tránsito para llamar la atención de los transeúntes, el personal y las familias de los pacientes, y mantener eso en mente No fumar en ningún lugar de las instalaciones.

UN REFUERZO DE LAS HABITACIONES LIBRES DE HUMO

La sensibilización sobre los peligros del tabaco tanto para los fumadores como para su entorno es una de las líneas de acción del ISPLN para este año 2022. La exposición al humo ambiental del tabaco provoca una importante carga de morbimortalidad en la población y tanto los niños como las adultas embarazadas representan una especial grupos de riesgo, ha indicado el Poder Ejecutivo.

El Código Europeo contra el Cáncer establece dos acciones relacionadas con el tabaco que cada persona puede realizar para ayudar a prevenir esta enfermedad: por un lado, fumar o consumir productos relacionados, y por otro lado, fumar y hacer de su hogar un hogar libre de humo. y apoyar políticas contra el tabaquismo en espacios públicos y lugares de trabajo. De ahí la oportunidad de hacer ahora este refuerzo de las señales antitabaco en los hospitales.

EL OBJETIVO DE MANTENER LA DISMINUCIÓN DEL TABAQUISMO

El tabaco daña tanto los pulmones como el sistema inmunológico, lo que significa que los fumadores son más susceptibles a las infecciones respiratorias. Por ejemplo, los fumadores pueden tener un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves del coronavirus que aquellos que no consumen tabaco.

Además, algunos cánceres prevenibles, como el de pulmón, páncreas, laringe o vejiga, entre otros, son una causa importante de muerte prematura (es decir, antes de los 75 años). En Navarra, 202 hombres y mujeres menores de 75 años fallecieron por cáncer de pulmón en 2020, según los datos del Registro de Cáncer y el Registro de Mortalidad publicados recientemente con motivo del Día Mundial contra el Cáncer. En ocho de cada diez casos, este tipo de cáncer es causado por el consumo de tabaco.

En la Comunidad Autónoma, los estudios indican una tendencia a la baja en el consumo de tabaco desde 2001. La última Encuesta Europea de Salud 2019-2020 muestra que en la Comunidad Autónoma el 18,2% de la población mayor de 14 años fuma a diario. Este número es inferior al de la edición anterior del estudio en 2016-2017, que reflejaba una prevalencia del 20,4%. Aunque ambas cifras son inferiores a las medias registradas en España (19,8 y 22,1% respectivamente), superan las registradas en otros países europeos de nuestro entorno.

Por otro lado, en los últimos años han aparecido en el mercado nuevas formas de consumo que, según los estudios disponibles, también conllevan riesgos para la salud a corto plazo y pueden ser una puerta de entrada a la adicción a la nicotina y el tabaco. Por ello, además de mantener las medidas antitabaco, es fundamental concienciar sobre los riesgos de los productos del tabaco para evitar un aumento de su consumo entre jóvenes y no fumadores.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.