El INAI impulsa en Navarra el programa Pactos por los Cuidados para “redistribuir los cuidados” y “avanzar en la igualdad”.

El INAI impulsa en Navarra el programa Pactos por los Cuidados para “redistribuir los cuidados” y “avanzar en la igualdad”.


PAMPLONA, 16 de mayo. (PRENSA EUROPA) –

El Instituto Navarro para la Igualdad (INAI) ha impulsado en Navarra el programa Pactos por los Cuidados, una serie de convenios que «desarrollan acciones concretas para visibilizar, reconocer, compartir y redistribuir los cuidados», con el fin último de hacer » progreso» en la igualdad entre hombres y mujeres.

La iniciativa ha sido presentada este lunes en un acto que ha contado con el vicepresidente y consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, y la directora ejecutiva del INAI, Eva Istúriz.

Durante su intervención, Javier Remírez ha explicado que este programa se enmarca en la política pública de igualdad y pretende «materializar» el compromiso de cuidado de la Comunidad Autónoma, las entidades locales y las distintas entidades públicas, privadas y sociales.

El eje central del programa será la “distribución y reparto de cuidados, adaptando las propuestas de política de igualdad de género a la realidad social y cultural de la ciudadanía navarra del momento”. Remírez también ha señalado que esta es “la fórmula navarra para promover la igualdad entre mujeres y hombres y poner aún más en el centro de la política el bienestar de los ciudadanos”.

“Este es sin duda un programa histórico, una apuesta ambiciosa que permitirá un cambio de modelo y de concepto. El objetivo es lograr un cambio importante de actitudes, revertir la indolencia, que perjudica principalmente a las mujeres, y revertir las brechas de atención existentes”, señaló.

Según informó, el INAI viene desarrollando el programa Acuerdos Locales para la Mediación desde 2005, una «gran experiencia» que se ha traducido en la firma de 39 convenios y brinda una «base sólida» para el programa Pactos por el Cuidado.

En su opinión, estos acuerdos de conciliación local «han permitido a muchos ayuntamientos no solo mejorar, consolidar y desarrollar políticas de igualdad de género, sino también crear un espacio de participación ciudadana y diálogo político que, sin duda, mejorará la coordinación entre la ciudadanía y los poderes públicos en la ciudad Ciudad facilitó la búsqueda de soluciones a los problemas de conciliación familiar».

«Si hablábamos entonces de arbitraje, hoy son los cuidados los que mueven la agenda de la política de igualdad, sin duda estamos ampliando el foco», insistió, tras subrayar que la pandemia había demostrado que la distribución de los cuidados era «amplia, lejos de ser sólo e igualitaria» ya que afecta principalmente a las mujeres.

Por ello, y ante “la necesidad de ir más allá de los conceptos de conciliación y corresponsabilidad”, el INAI inició la elaboración de un pacto formal por el cuidado, que incluye un proceso de “actualización y transformación” de estas premisas de conciliación de el pacto. “Esta transformación sin duda permitirá actualizar e implementar todos los conceptos y prácticas que permitan a todas las personas vivir con mayor bienestar”, explicó.

En este sentido, ha señalado que “la conciliación y todas sus prácticas y propuestas, así como la corresponsabilidad, son parte esencial del cuidado” pero “no resuelven la dimensión real y compleja del cuidado”. “Por eso es necesario dar un paso adelante, teniendo en cuenta y utilizando la experiencia y todo lo aprendido, incorporando lo necesario para que el cuidado tenga el lugar que le corresponde social, económica y políticamente. Esto contribuye a hacer realidad la igualdad entre mujeres y hombres”, subrayó.

Por su parte, Eva Istúriz ha hecho hincapié en la actual “crisis de cuidados”, que afecta principalmente a las mujeres, y cree que “la igualdad de género exige la formación de una nueva ciudadanía, un nuevo orden de valores y un modelo de convivencia capaz de disfrutar de la riqueza que las mujeres en el han aportado al ámbito privado y tomarlas como modelo a seguir” y “la universalización del cuidado en el ámbito público como responsabilidad ineludible de todas las personas, libre de mandatos de género”.

“En el programa entendemos la enfermería como un conjunto de empeños, tareas y trabajos privados y públicos necesarios para la reproducción, crecimiento y sostenimiento de una vida digna con autonomía y bienestar. Avanzamos hacia una propuesta que armonizará la atención, posibilitando la colaboración entre todos los actores involucrados de manera transversal y con perspectiva de género”, explicó.

Tras destacar que este programa incorpora “los aprendizajes, experiencias y mejores prácticas” realizadas en el programa de Acuerdos Locales para el Arbitraje, calificó esta nueva iniciativa como la “fórmula más adecuada para involucrar a todas las partes en el diseño para incluir y comprometer acciones que aborden y resuelvan los retos actuales relacionados con los cuidados y contribuyan a la creación y realización de la igualdad entre mujeres y hombres promovida por las políticas de igualdad”.

La iniciativa se desarrollará en dos vertientes territoriales: Pacto Foral y Pactos Locales, con una coordinación permanente entre ellos, que se integrarán en un único programa, aunque seguirán plazos ‘distintos’. El año 2022 será un tiempo de “transición” del arbitraje al cuidado.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.