El Archivo de Navarra dedica su microexposición de enero a la Diputación Provincial de 1822

El Archivo de Navarra dedica su microexposición de enero a la Diputación Provincial de 1822


Entre los documentos expuestos se encuentra una copia de la Constitución de 1812

PAMPLONA, 12 de enero (PRENSA EUROPA) –

La microexposición de enero de Navarra dedica al público algunos de los documentos que conserva sobre la aplicación de esta medida en Navarra, coincidiendo con el segundo siglo de la primera división constitucional de España en provincias, aprobada por decreto de 27 de enero de 1822.

En particular, se muestra una copia de la Constitución de 1812 y los acuerdos de la Diputación sobre la división interior del territorio y la adición de pueblos a las provincias limítrofes, así como un mapa de Navarra que muestra la configuración final de la provincia.

La exposición, titulada “Bicentenario de la División Provincial de 1822”, es de pequeño formato, gratuita y abierta al público, y estará abierta al público en la sala inferior del Archivo de Navarra todos los días del 10 de enero a las 14 horas y 17 a 20 horas.

DEPARTAMENTO PROVINCIAL

“El sistema territorial español del Antiguo Régimen ya estaba siendo cuestionado en el siglo XVIII por su falta de funcionalidad”, explican los responsables de la exposición. “La coexistencia de provincias muy grandes con otras muy pequeñas, así como la existencia de multitud de territorios en una provincia anidados dentro de otras como islas, se veían como enormes obstáculos a la eficiencia administrativa”, señalan.

Por ello, no es de extrañar que la Constitución de 1812, aprobada por las Cortes de Cádiz, reavivara este problema al afirmar en su artículo 11 que “la más expedita división del territorio español por derecho constitucional, atendiendo a las circunstancias políticas de la nación, permite , agregan, «como se desprende de la copia de la constitución que abre la micromuestra».

Los responsables del archivo de Navarra dan un breve repaso a la situación histórica de aquel momento. Los trabajos para aprobar esta nueva división ya habían comenzado en la legislatura de Cádiz, pero se vieron interrumpidos por la reintroducción del absolutismo tras el regreso de Fernando VII, informó el Gobierno.

En 1820 se restableció el Estado de derecho, se reanudaron las obras y el 27 de enero de 1822 se aprobó por decreto de las Cortes la división de España en 52 provincias. Esta reorganización territorial, a pesar de su carácter provisional y efímera aplicación en algunos aspectos, sentó las bases de la definitiva división provincial española, aprobada en 1833 y que continúa hasta el día de hoy.

PROVINCIA DE PAMPLONA

En el caso de Navarra, la aplicación del decreto supuso la formación de la nueva provincia de Pamplona, ​​cuyo territorio previamente dividido por las Cortes en 7 distritos (Aoiz, Estella, Los Arcos, Olite, Pamplona, Santesteban y Tudela).fue. , coincidió en gran medida con la que tuvo Navarra durante el Antiguo Régimen, pero no del todo.

Así señalan «del antiguo territorio navarro las localidades de Cabredo, Genevilla, Lapoblación, Marañón y Zúñiga (añadidas a la provincia de Vitoria); Aras, Bargota, Castejón, Cintruénigo, Corella, Fitero y Viana (las pertenecientes a la provincia de Logroño); y Ablitas, Barillas, Buñuel, Cortes, Fontellas, Ribaforada y Tulebras, que, como Pedriz y Urzante, actualmente despobladas, y Petilla de Aragón, quedaron incorporadas a la provincia de Zaragoza».

El decreto establecía que, a excepción de las provincias de Baleares y Canarias, todas las demás tomarían el nombre de su capital, razón por la cual, en el caso de Navarra, nació la provincia denominada “Pamplona”.

La reintroducción del absolutismo en 1823 hizo que la nueva partición tuviera escasa validez, ya que la vuelta al estado constitucional en 1833 autorizó una nueva y definitiva partición de España en 49 provincias (que, respecto a 1822, desaparecieron las de Calatayud, Játiva y Villafranca -del Bierzo-) que, en el caso de Navarra, no sólo recuperó esta denominación para la provincia, sino que mantuvo los límites tradicionales del territorio.

A pesar de ello, se hicieron dos breves intentos en 1836-1837 y también en 1841 para restablecer las fronteras de 1822 entre las provincias de Logroño y Navarra, pero en ambos casos fueron anulados, los de 1841 tras la protesta de la Diputación de Navarra. Precisamente, concluyen, “la exposición se cierra con un mapa coloreado de la provincia de Navarra desde principios del 20 Olite de Tafalla, finalmente se dividió la provincia”.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *