Aemet cree que el pronóstico del tiempo funcionó en las recientes inundaciones y ve «margen de mejora» en los flujos.

Aemet cree que el pronóstico del tiempo funcionó en las recientes inundaciones y ve «margen de mejora» en los flujos.


A nivel mundial, «atravesaremos cada vez más ciclos hídricos extremos tanto en sequía como en lluvias».

PAMPLONA, 17 de diciembre (EUROPA PRESS) –

El Delegado Territorial de la Oficina Estatal de Meteorología de Navarra, Pedro Oria, dijo que dadas las recientes inundaciones en la Comunidad Autónoma, las previsiones meteorológicas son «bastante buenas» y que hay «margen de mejora» en relación a la previsión del caudal de los ríos. .

Entonces pensó que era «un fenómeno extremo que pensamos que nuestro modelo era bueno» pero había «pequeñas fallas» a nivel local que hacían que los niveles de los ríos «subieran mucho más rápido a la vez», qué «fuerzas». para entrar en un nivel de detalle que normalmente no cubrimos «.

En rueda de prensa con motivo del cambio de temporada de otoño a invierno, Oria afirmó que los días 9 y 10 de diciembre en el Pirineo y en la vertiente cantábrica habían caído más de 200 l / m2 y en algunos lugares se habían ha sido alcanzado. Afirmó que «venimos de días muy lluviosos, los suelos estaban completamente saturados», a lo que se suma la nieve, «lo que provocó este estremecedor episodio de extraordinarias inundaciones en los ríos sin precedentes en las últimas décadas».

Cuando se le preguntó si podría ocurrir un episodio similar, Oria destacó que «en el corto plazo está totalmente fuera de lugar» y señaló que la previsión de precipitaciones para las próximas semanas es «mínima» y «nada que ver con lo que acabamos de presenciar». .

En su opinión, las previsiones meteorológicas «en general han ido bastante bien», a excepción de las comarcas cantábricas, donde la previsión fue «inferior a la que finalmente se registró». Con esto en mente, enfatizó que en los días previos a la inundación «comunicamos con especial énfasis que habría lluvias excepcionales» y que se activaron los «avisos oportunos», en este caso por lluvia, deshielo y avalanchas. “A partir de ahí, se pueden transferir una serie de efectos en la previsión de escorrentías que no son de nuestra responsabilidad, sino de los organismos de cuenca”, enfatizó.

Con esto en mente, dijo: «Tenemos que seguir trabajando, pero sobre todo en cómo estas precipitaciones pronosticadas alcanzan toda la cadena de efectos, como predice el modelo CHE los caudales». Dijo que en la Cuenca de Pamplona hay «una mejora marcada, nadie puede ocultar que las predicciones iniciales de la corriente en el Arga eran muy inferiores a lo que finalmente sucedió».

En este sentido, facilitó al CHE «todos los datos de nuestro modelo» y demostró la «disponibilidad global» de la AEMET para que «puedan mejorar sus predicciones de caudal porque sabemos que lo que nos preocupa es crucial para ellos».

También reconoció que “hay mucho que mejorar en el deshielo, para eso hay que caracterizar cuánta nieve, tanto en cobertura como en espesor, el contenido de agua líquida, etc. y allí las cuencas, cabeceras de Arga, Ulzama, Arakil, Larráun, hay claro margen de mejora ”.

Tenemos que hacer nuestro aporte, sentarnos a la mesa y definir medidas de mejora, pero desde el punto de vista técnico esto no es fácil y es posible que nos encontremos en situaciones similares en el futuro ”.

También pidió “trabajar con la ciudadanía para estar más al tanto de las actualizaciones y modelos” y concienciar que “tenemos que asegurarnos de que la cultura de una previsión no sea determinista, sino que se mueva en un área y que el ciudadano se desliza en el papel de lo peor, aunque finalmente no suceda «.

«VAMOS TODOS LOS CICLOS HIDROLÓGICOS EXTREMOS»

Pedro Oria destacó que a nivel global, “las tendencias son claras, cada vez somos más ciclos extremos del agua en ambos sentidos”, tanto en cantidad como sin precipitaciones. En este contexto, ha destacado que «sin las últimas lluvias batiríamos récords de sequía en Navarra».

El delegado de Aemet en Navarra ha destacado que “desde 2013 hemos visto inundaciones desde hace diez años, correspondientes a los periodos de retorno de los últimos cinco o diez años, ocho en los últimos años, culminando en este último que supera a todos los demás”. nos está obligando a un clima cada vez más variable ”, señaló.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.