Copas a 100 metros y un sistema sanitario «muerto»

Copas a 100 metros y un sistema sanitario «muerto»
  • Mientras la ciudad actúa como un imán para los que llegan del exterior, incluidos muchos catalanes, por la falta de restricciones ante la sexta ola, la situación de los servicios básicos se deteriora día a día por la baja inversión

La distancia entre las barras terraza del Hotel Riu, situado a 100 metros sobre la Plaza de España, y el centro de salud guayaba, en el distrito carabanchel, Son sólo 7,5 kilómetros. Pero forman parte de dimensiones distintas e incompatibles, años luz uno de los otros Hay cruz para entrar a ambos lugares, más o menos la misma extensión: unas 20 personas. En el primero, los integrantes están sonriendo, bromeando, vistiendo ropa elegante y diciendo cosas como: «Esto es increíble, la vamos a pasar muy bien». En el segundo, los ojos están en el suelo, un mar de tos camina por la fila y la prenda más común es el chándal. Hace unas semanas los trabajadores del centro se vieron obligados a hacer esto Para llamar a la policía ante la revuelta a veces violenta de quienes querían ser atendidos.

Madrid es un ciudad de los extremos Siempre ha sido así, pero el fenómeno se ha intensificado al calor de la pandemia con el presidente comunal, Isabel Díaz Ayuso, convirtiendo la falta de restricciones y «libertad & rdquo; pedir una cerveza en un pub es un arma política, algo que le dio muy buenos resultados al PP en las elecciones del pasado mayo, y al mismo tiempo invertir menos en salud que cualquier otra zona y deja el suministro básico «Hundido y muerto» según los propios médicos.

«Disculpe, ¿podría sacarnos una foto?», pregunta un grupo de jóvenes en el bar del hotel Riu, gritado SkyBar 360º. no es el nombre sin exagerar: Con 27 plantas, da la impresión de que puedes sujetar con la mano el Templo de Debod, la Casa de Campo del Lago, el Congreso, la Gran Vía, el Museo del Prado, el Retiro o las torres de la plaza de Castilla. Tenemos que pagar 10 euros solo por la entrada, las terceras cervezas son alrededor de 7, los vasos son por lo menos 12, los meseros usan audífonos, casi todas las sillas, sillones, sofás y taburetes están ocupados y hay uno Pasarela con suelo de cristal que conecta las dos áreas del techo de 570 metros cuadrados. La mirada hacia abajo provoca algo de mareo.

“Otra foto, por favor”, pide el grupo. Hay seis chicas, todas estudiantes, vienen de Barcelona y hablan catalán. Están en Madrid unos días para «disfrutar de la ciudad» porque «aquí», explica uno de ellos, sonja ruura, 20 años, «vives diferente, respiras un ambiente diferente, más feliz, con la gente consumir y disfrutar”. Tienes razón en parte. Si bien Cataluña vivió el confinamiento navideño, recién el martes pasado levantó las restricciones a las reuniones sociales y el aforo en la industria hotelera, y sigue manteniendo cerrada la vida nocturna, en Madrid, en general, se puede vivir casi como antes de la pandemia, como si la variante omicron que ha traído tasas de infección desconocidas, no hubiera llegado.

«Siento envidia saludable de Madrid, de todo lo que hace. Es un ejemplo para Europa y para el mundo. Ojalá estuviéramos a ese nivel en Barcelona”, dijo Gerard Piqué principios de noviembre pasado. Las palabras de la defensa del FC Barcelona espolearon que en lucha dialéctica entre las dos ciudades y le aguaron los oídos a Ayuso, que dice lo mismo cada vez que puede, subrayando el hecho diferente del Madrid. Como dijo hace unas semanas en una reunión con empresarios esa noche: «En algunos lugares han decapitado tiendas con un cuchillo de sierra de una sola vez administración impredecible y cambiante (…). Una generación joven, muy afectada por la pandemia, se ha visto incluso obligada a cambiar sus preferencias de ocio”.

seguro, la industria aplaude. “El Gobierno regional ha sido audaz y el tiempo ha demostrado que su actuación ha sido en la buena línea. Los Compañeros de Cataluña han visto cerrados sus comercios mientras se celebran las botellas en las calles. Y no te digo que nos mires con envidia porque es una palabra que tiene connotaciones negativas. pero se sienten impotencia antes del cierre de sus administraciones. En las reuniones que tuvimos con ellos, así como con otros de diferentes áreas, nos miraban como diciendo: “ustedes son el ejemplo”, señala. José Antonio Aparicio Presidente de Hostelería Madrid, la principal asociación del municipio.

Aseos con escolta policial

el «modelo» de Madrid, Pero no se trata solo de poder pedir cerveza hasta bien entrada la mañana. Esto incluye llamarte clínica hacer una cita para que nadie conteste el teléfono sea la hora que sea y te tengas que ir porque no tienes otro remedio

El centro Puerta Bonita, en carabanchel, Está en la planta baja de un modesto edificio de ladrillo visto y el letrero no está lejos. cubierto por las sábanas que puso el vecino de arriba. carmen reyes, Una mujer de 25 años, que trabaja como dependienta en un bazar y vive en un pequeño piso alquilado con su marido, su hermana y su madre, llega empujada por un carrito de la compra. su hija Sofía, de 22 meses. La niña es muy cálida, con una botella en las manos. Ambos tienen fiebre desde hace varios días, pero les hacen pruebas de antígenos y dan negativo. “Seguimos llamando para hacer una cita. Nunca se ponen en contacto, así que no tuve más remedio que contactarlos directamente. A ver qué me dicen», explica. por suerte hoy pequeña serpiente, pero el alcaide, que pide el anonimato «para evitar más problemas», dice que «esto parecía la semana pasada una manifestación“. De los siete médicos que debe tener el establecimiento, solo hay cuatro. Cualquiera puede hacerse cargo del promedio. «80 o 90 personas al día».

Un poco más al sur, en el centro de salud de Guayaba, la prisa es mayor. El ambiente, mucho más tenso. «Tienes que hacer fila. ¡No te escondas! ¡Oye, oye, el hombre de la parka naranja, no te metas a escondidas!», dice una mujer. El hombre se da la vuelta y se coloca último en la fila, más allá de un pilar blanco con un interior hoja fotocopiada Dice: “La responsabilidad por la sobrecarga de los centros de salud es únicamente del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid. los importantes reducción y los medios técnicos no permiten que los profesionales presten la debida atención como el momento actual requeriría”.

uno de los trabajadores Silvia San Juan, Explica que pusieron el cartel después de que hace unas semanas tuvieran que llamar a la policía para escoltar a los sanitarios, reprendidos por quienes exigían trato. “La gente se cansa. El se molesta y creo que la culpa Es nuestro”, dice. Después de todo, la tesis se promueve desde lo más alto. El 21 de diciembre, Ayuso culpó a los sanitarios. “Algunos aprovechan para poner sus pancartas y no todos quieren trabajar y echar una mano”, dijo.

cola en los gastos

Los problemas de los servicios básicos en toda España vienen de lejos. «El Crisis económica, Con los recortes de 2012 se suspendieron las contrataciones y no hubo relevo. Además, muchos médicos jóvenes se fueron al extranjero, lo que provocó un aumento escasez de trabajadores calificados cada vez más necesario dada la naturaleza crónica de una envejecimiento de la población y con más necesidades a resolver por la escuela primaria. Así llegamos a una situación de precariedad considerable”, argumenta José Martínez Olmos, quien fue Secretario General del Ministerio de Salud entre 2005 y 2011. Y luego llegó el coronavirus, que ha dejado a los profesionales «abrumados, agotados y estresados».

Pero Madrid también es diferente aquí. Según el último informe del Ministerio de Salud sobre el gasto en salud, el municipio destina sólo una 11,2% del total para servicios básicos, frente al 18% de Andalucía o el 13,3% de Cataluña. Es el país que menos invierte en salud como porcentaje del PIB: un 3,7%, menos que Cataluña (4,9%) o Extremadura (8,6%). El gobierno del estado tiene presupuestado 8.784 millones de euros desembolsados ​​este año, 178 millones menos que en 2019 antes del Covid.

“El cuidado básico es hundido, muerto, y no hay voluntad política para cambiarlo. Hasta ahora no se ha hecho nada durante la pandemia, no se ha mejorado nada, asegura. María justicia, Jefe de Atención Primaria de Amyts, el Asociación Médica de Madrid. Que después de dos años de sufrimiento, de dar durante la pandemia, de muertes de compañeros, de las bajas por Covid, de las personas que han sufrido secuelas graves y que tienen problemas psiquiátricos y psicológicos, de las horas extras que hemos trabajado sin pagar, que el Presidente salga y diga que es culpa nuestra no se puede mostrar e insultante”.

un halo irreal

en el terraza Mientras tanto, desde el Hotel Riu se escuchan chistes, muchas risas, que rasguear de vasos y copas, palmeando la espalda. Es un hermoso día, a pesar del frío. el atardecer es postal. Una pareja pasa más de media hora haciéndolo autofoto Y un poco más adelante, tres jóvenes lo hacen. “Merece la pena venir a Madrid solo por eso”, dice uno de ellos, que llegó desde Jaén. Todo tiene un toque de irrealidad, no solo en comparación con los centros de salud de Carabanchel, uno de los barrios más humildes de la ciudad, sino también frente a lo que allí ocurre. otros establecimientos de restauración cercano.

Noticias similares

En plena sexta ola, esta azotea con unas vistas inmejorables es una excepción. Debajo de eso, no se usa tanto. por ejemplo en calle Ponzano, en Chamberí, donde hay unos 70 bares por kilómetro, están las terrazas casi desierto en la hora del almuerzo. El interior de la empresa especialmente.

Solo hay un cliente en el Cervecería La Parroquia, que ahora ofrece patatas riojanas y boquerones fritos como platos del día. Durante la última campaña electoral, el local fue decorado Carteles en apoyo al Presidente regional: #YoConAYUSO, decía, junto a una foto del líder del PP con mascarilla. Ahora se han ido, pero el sentimiento permanece. Aún así, el gerente admite: «Es terrible. El diciembre pasado fue el peor que recuerdo y enero fue igual. Solo hay Muevete en fin de semana”. Ni siquiera la modelo madrileña aguanta los embates de omicron.

Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.