Los hoteleros exigen un aumento de la capacidad de los albergues saturados

Los hoteleros exigen un aumento de la capacidad de los albergues saturados


O Cebreiro, Tricastela, Sarria, Portomarín o Arzúa son algunas de las ciudades por las que el Camino Francés, el más transitado, conduce a Compostela. Actualmente, todos tienen un problema en común: la falta de espacio en los refugios para animales. Como la capacidad se ha reducido al 30 por ciento de la capacidad, algunas instalaciones, como la de la Xunta en O Cebreiro, han pasado de un centenar a apenas 30 plazas. Dado el creciente número de peregrinos, la consecuencia directa es que muchos se encuentran sin un lugar donde dormir. Si bien en ocasiones fue difícil encontrar un lugar en los refugios más cercanos a la ruta, en este momento es una misión casi imposible en algunos lugares.

Este es el caso del albergue Linar do Rei, el primero de la ruta tras pasar el equipamiento público de O Cebreiro. “El sábado nos llamaron unas 200 personas para ver si teníamos lugar, recibimos un 300% más de llamadas de lo habitual. Cuando vienen grupos de compañeros de piso, podemos juntarlos todos, pero si no es complicado. Porque entra en juego la capacidad ”, Explica una de las responsables, Erika Varela. Muchos llegan desesperados, como una madre con dos hijos que tuvo que decirle a Erika esta semana que no tenía más espacio. La alternativa es redirigirlos a otras ciudades, incluso a casas rurales fuera de Jakobsstrasse. También hay quienes se llevan el saco de dormir, se quedan en la calle y tratan de que los dejen entrar en un albergue solo para darse una ducha. «Lo que no entendemos es que este año tenemos la capacidad al 30% en comparación con el año pasado que era 75 sin que se vacunara a tanta gente», dice Erika.

Los responsables de los alojamientos declaran que la situación está empeorando más en O Cebreiro, Triacastela y Portomarín. Exactamente, en el albergue Pensión Porto-Santiago de Portomarín dicen que estaban llenos de reservas en julio y que solo les queda una habitación el 29 de agosto, pero si es peregrino soltero o no compañero de habitación solo puede dormir uno. esta habitación. “La gente planifica con mucha anticipación y las reservas de verano se han establecido desde marzo. Y ahora tenemos reservas para diciembre ”, dice Belén Torres, quien aprovechó el verano pasado para hacer reformas e instalar un baño privado en cada habitación. «Nos llaman un poco desesperados porque conoces gente aventurera, gente mayor, con niños», dice. Las reservas solo están disponibles en albergues privados, ya que Xunta retiró el sistema de reservas en la red pública el pasado mes de junio.

El presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Sarria, Xurxo López, pide a la Xunta de Galicia que tome medidas para incrementar las restricciones de capacidad ante el elevado porcentaje de población vacunada. “Hay peregrinos que duermen na rúa con pocas complicaciones. Algunos incluso abusan de mí chora e non ”, se queja. “Creemos un grupo de WhatsApp con todas las facilidades y nos seguimos comunicando, el sitio se queda. También les pedimos que no hagan reservaciones en varios lugares para que no se presenten ”, dice Xurxo, cuyo teléfono“ fuma botas ”con llamadas para pedir camas gratis. Recibió 150 llamadas el lunes pasado.

A su llegada a la capital gallega, el problema no está resuelto. El Hostal Santos en Concheiros se encuentra actualmente a pleno rendimiento y tiene que rechazar a los clientes. Solo pueden ofrecer seis de sus 21 asientos. “Creo que tuve que salir de Santiago en tren o autobús desde Volta a sus casas porque no podían conducir de noche”, explica Fabián Santos. Los responsables de este establecimiento forman parte de la Asociación de Albergues de Galicia, desde donde estudian para solicitar un aumento del aforo de la Xunta.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *