La universidad popular, un proyecto de los intelectuales del siglo XX

La universidad popular, un proyecto de los intelectuales del siglo XX


Alumnos del curso de Historia del Arte de la Universidad Popular de Ourense Natalia Figueiras

En Galicia, dos de estas peculiares instituciones educativas sobreviven con diversos grados de suerte: mientras en A Illa no se cuestiona el modelo, en Ourense el Ayuntamiento de Jácome quiere reformularlo

13 de agosto de 2021 . Actualizado a las 5:00 a.m.

A finales de junio, los gritos de protesta resonaban en las calles del casco antiguo de Ourense. «Activa y pasiva, ¡la UPO siempre está viva!», Rimaron los centenares de asistentes de la manifestación en defensa de la Universidad Popular de Ourense por el Plataforma ciudadana Entre otras cosas, mala suerte para la UPO.. «La reformulación de esta institución [por parte del Concello de Gonzalo Pérez Jácome] supondrá que mucha gente sin recursos no tendrá acceso a la formación ”, explican desde la plataforma.

Hay dos universidades populares en Galicia por Ourense ahora en peligro y el que se queda en Después de Illa sin grandes sobresaltos. Son “el lugar donde aprendes de una manera satisfactoria y divertida. Los estudios suelen ir acompañados de exámenes y evaluaciones, mientras que estas universidades te educan por placer ”, explica Cándido Abril, director de la Universidad Popular de Palencia. “A esto lo llamamos educación permanente, un elemento elemental que siempre nos acompaña”, agrega.

Estos centros fueron de manos de intelectuales como Blasco Ibáñez, Carmen Conde o Machado, convencidos de que la educación debe extenderse a la clase trabajadora. El primero nació en Oviedo en 1901, alrededor del 50 en España, pero su obra quedó paralizada por la dictadura. Con el regreso de la democracia, estas instituciones se convirtieron en proyectos de los distintos gobiernos locales.

«La universidad popular es una oportunidad para quienes han sido excluidos del sistema educativo», explica. Montserrat Morales, Coordinadora de la Federación Española de Universidades Populares (FEUP)quien define estos centros como «un espacio de encuentro entre generaciones, en igualdad y que permite combatir la indeseable soledad».

Aunque nacieron con vocación de acabar con el analfabetismo, y aún ejecutan programas que abordan este tema, el perfil de quienes toman los cursos hoy en día es muy diverso. “El promedio es entre 50 y 60 años, pero hay actividades para todas las edades”, dice Abril.

Gracias a su trabajo, no solo Ayuda con la inserción laboral con actividades con certificado de profesionalización, pero desarrollar habilidades básicas para desenvolverse en la vida y en la búsqueda de empleo, como la autoestima o la capacidad para trabajar en equipo.

Actualmente España tiene alrededor de 400 universidades populares, incluidas dos en Galicia —En Ourense y A Illa de Arousa—, pronto le seguirá un tercero en Santiago.

Grabación de un documental por alumnos del centro ROSA VIANA

La experiencia en A Illa: «Participan personas de todo tipo, desde jóvenes hasta muy mayores»

«Nuestra popular universidad no solo llega a la ciudad de A Illa, sino también a sus alrededores. La gente viene de Vilagarcía, Cambados, Meis e incluso de A Coruña ”, dice. Rosa Viana, concejala de Turismo, Cultura y Deporte del Ayuntamiento de A Illa de Arousa. Como la mayoría de estos centros, la Universidad Popular de A Illa -y Ourense también- es administrada y financiada por el propio municipio.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *