«Lo importante ahora es permanecer juntos»

«Lo importante ahora es permanecer juntos»


Tomando las riendas del PP con el reto de erigirse como alternativa a Sánchez, tomará su primera decisión importante en el decreto anticrisis

SEVILLA/ LOGROÑO, 2 abr. (EUROPA-PRESSE) –

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, resultó elegido con el 98,35% de los votos en la XX. Congreso Extraordinario que celebra en Sevilla la formación, elegido Presidente del Partido Popular, con el que se inicia una nueva etapa del partido que finaliza con el mandato de Pablo Casado.

Consciente de los resultados, subió a las gradas para pronunciar su primer discurso como líder del partido. “Gracias por elegirme presidente del PP, pero esta elección es solo el principio porque lo realmente importante ahora es avanzar juntos para que los españoles nos elijan para gobernar su futuro. Gracias a todos desde el fondo de mi corazón”, exclamó para hacer una mención especial a la directiva saliente ya su “amigo” Pablo Casado.

El barón gallego ha recibido un apoyo abrumador en este cónclave, el segundo que se celebra por elecciones primarias, después del de los días 20 y 21 de julio de 2022, que ascendió a Casado a la presidencia del PP tras derrotar a Soraya Sáenz de Santamaría. Luego ganó Casado Sáenz de Santamaría con 1.701 votos (57,2%), 451 más que el exvicepresidente del Gobierno.

El presidente del XX. La congresista, Teófila Martínez, informó sobre el resultado de la votación y precisó que el número de delegados con derecho a voto fue de 3.111. Se emitieron 2.670 votos y un total de 2.663 son válidos (después de siete nulos y 44 en blanco). Por ello, concluyó que la candidatura de Feijóo obtuvo 2.619 votos, el 98,35% de los votos.

Feijóo, que presentó 55.580 apoyos al formalizar su candidatura, logró el apoyo afiliado en primera vuelta con 36.781 votos -el 99,63 % de los votos válidos emitidos- equivalente al apoyo del 88 % de los cerca de 42.000 militantes que habían accedido a participar Registrados.

EL DECRETO ANTICRISIS, SU PRIMERA PRUEBA DE FUEGO

El barón gallego se hace cargo de la formación con el reto de convertirse en una alternativa al Gobierno de Pedro Sánchez y frenar a Vox de cara al nuevo ciclo electoral que comienza este año con las elecciones andaluzas.

El líder de la oposición afrontará este mes su bautismo de fuego con su primera gran decisión política: el rumbo del voto del grupo popular en la confirmación del real decreto-ley de medidas para hacer frente a la escalada en el pleno del Congreso de Precios.

De momento, Feijóo Sánchez ya ha advertido que debe «corregir, modificar o complementar» su plan o «invitará a la población popular» a no apoyarle en la Cámara Baja, sobre todo si hay malestar en el partido por la bajada de los Impuestos Ignorados a los que se había comprometido en la Conferencia de Presidentes de la Isla de La Palma. Sin embargo, el consejero delegado espera que el PP apoye este decreto y «sigue pegado a ese clavo», según admitió a los periodistas hace unos días antes de abandonar el Congreso.

Precisamente una de las mayores incógnitas de esta nueva etapa es cómo será el diálogo entre Sánchez y el nuevo líder del PP, y si habrá margen para forjar pactos de Estado, cosa que no ocurrió con su antecesor Pablo Casado. salvo el acuerdo de renovación del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo y el Tribunal de Cuentas.

De hecho, el mandato del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) expiró hace más de tres años, y está por ver si Sánchez y Feijóo consiguen pactar una prórroga. El barón gallego se ha mostrado dispuesto a llegar a acuerdos de Estado en temas «importantes» para el país y ha afirmado que el PP tiene el «deber de escuchar y responder a las propuestas que se le hagan», aunque cree que es «europeo, Los pactos atlánticos y constitucionales no son fáciles” con el PSOE y el gobierno de Unidas Podemos.

LA RELACIÓN CON VOX Y LA INVERSIÓN DE MAÑUECO

En las filas del PP admiten que el actual clima de descontento social y la falta de diálogo entre el Gobierno y algunos sectores tampoco está ayudando a alcanzar consensos. En cualquier caso, se espera que Sánchez reciba a Feijóo en Moncloa poco después de ser coronado oficialmente líder del primer partido de la oposición en el cónclave de Sevilla de este fin de semana.

La relación con Vox es otra incógnita a estas alturas. Feijóo apuesta por construir un «espacio de centralidad» en torno al PP para lograr el «cambio democrático» en España y quiere recuperar votantes del partido que en su día eligió al PP.

En efecto, es inminente la toma de posesión del candidato del PP a la presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que ya estará al frente de Génova 13 con Feijóo. El presidente gallego debe decidir si quiere asistir a esta toma de posesión y, de ser así, allí coincidirá con Santiago Abascal.

PREPARAR LA PRÓXIMA FECHA DE ELECCIONES Y FIJAR CONGRESOS REGIONALES

Internamente, Feijóo deberá completar el proceso de renovación interna iniciado por su antecesor fijando fecha para la decena de congresos autonómicos que se avecinan, incluido el Congreso del PP de Madrid, en el que se espera elegir a Isabel Díaz Ayuso como nueva presidenta del PP de Madrid.

Además, deberá preparar al partido para el próximo ciclo electoral, que en teoría tendrá como primera parada las elecciones andaluzas de este año, donde Juanma Moreno tiene muchas ganas de reactivar el Gobierno, aunque las encuestas apuntan que su compañero de viaje con la nueva legislatura podría ser Vox.

Mayo de 2022 será de elecciones locales y autonómicas, y luego generales, siempre que Pedro Sánchez mantenga su apuesta por agotar la legislatura, como ha repetido en sus últimas intervenciones públicas.

SU SUCESIÓN AL JEFE DE GOBIERNO EN GALICIA

Sin más preámbulos, Feijóo tiene que arreglar a su sucesor al frente de la Xunta de Galicia. Hace unos días, en Orense, dijo que «desde la primera semana de abril» quería empezar a «concretar» la fórmula elegida para la sucesión. En las quinielas, el vicepresidente primero Alfonso Rueda parece el mejor lugar para tomar el relevo.

Además, ya ha firmado su dimisión como presidente de los populares gallegos. Los estatutos de la formación señalan que no es posible compaginar la dirección del partido a nivel nacional con la de la organización en Galicia.

Aunque en las filas del PP se tiene entendido que Feijóo ocupará un escaño en la Cámara Alta como senador por nombramiento autonómico, han dicho al equipo de Europa Press de Feijóo que de momento no hay nada decidido. Una ley en la Cámara Alta le permitiría debatir con Sánchez una vez al mes en las sesiones de control y convertirse en presidente de la comunidad, mientras que le garantizaría la habilitación.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.