La madre de la niña Carolina acusa a la abuela de no haber planeado ni participado en el asesinato

La madre de la niña Carolina acusa a la abuela de no haber planeado ni participado en el asesinato


Los videos, piedra angular de las denuncias, para reiterar que planeó los hechos ya que «reflejaban una intención de no dejar vivir a la niña».

LOGROÑO, 31 de enero (EUROPA PRESS) –

La defensa de la madre de la niña Carolina, presuntamente fallecida a manos de ella el 26 de enero de 2020 en un hotel de Logroño, AU, ha acusado y declarado a la abuela de la niña No planeó ni participó en el asesinato ya que era otra víctima.

El juicio de AU, acusada por los fiscales de asesinato con traición a la patria y de persona vulnerable por la muerte de su hija de cinco años, ha comenzado hoy.

Pide una sentencia permanente verificable. Castigo al que se añaden acusaciones públicas y privadas. Será un jurado popular el que decidirá la culpabilidad de la madre.

Si bien su defensa pidió una absolución gratuita, las acusaciones insistieron en que no padecía un trastorno psiquiátrico y tomó la decisión cuatro meses antes, citando videos que grabó que mostraban su «intención de matar a la niña» y no dejarla vivir, reflexionó.

La letrada de la AU ha asegurado que ella «ni planeó ni participó» en una muerte que ha acusado a la abuela, que se quitó la vida tras asesinar a la niña, encontrar su cuerpo en el río Ebro y después por un problema económico se vio desbordada. estafado

La defensa del imputado dispone de la «deseo de protección» de la madre de Carolina, por su mal estado de salud, que el padre de la menor interpretó como «obsesionado con el control» por la falta de entendimiento entre ambos, que ya no eran pareja.

Se ha referido a la «fragilidad psicológica de la madre» y ha sugerido que «es la abuela la que toma las decisiones». Contó cómo el fin de semana de eventos recogió a la niña del colegio el viernes e hicieron lo de siempre: jugar y ver películas.

Ese fin de semana, el tío de la pequeña estaba en casa de su abuela, donde vivía su madre, entonces Carolina estaba allí. La abuela le dijo a la madre de la niña que necesitaba aire, agobiada por sus problemas económicos, que solo compartía con su hija.

Así que le pidió que recogiera a la niña dormida y la llevara a Logroño para dejar Haro. Una vez en la capital riojana Le dijo a la acusada que había alquilado un hotel para que no se congelara mientras despejaba su mente.

La niña se despertó, pidió el desayuno y compartió una coca cola y un croissant con su madre. Más tarde, ambos se volvieron a dormir a causa de una droga que les dio su abuela. La acusada afirma hoy que se despertó, vio la sangre y se aseguró de que la niña no se hubiera despertado.

En boca de su abogado, aseguró que “no atentó contra la vida de su hija, cuyo bienestar más le preocupaba”. Ha señalado que en el bolsillo de la abuela se encontraron la medicina y dos cuchillos y ha reiterado que «ni es la perpetradora ni conocía las intenciones de la abuela» sino que era una «víctima más».

Por otro lado, el Ministerio Público asume en la acusación que la madre de la niña planeó el asesinato como un «último derecho posesorio» antes del suicidio. También cuenta que lo hizo junto con la abuela de la niña y luego los mató a ambos, cosa que solo hizo este último.

En este sentido, la acusación particular, en su informe, añadido al de la acusación pública y leído al inicio del juicio, se basó en que la acusada había realizado veinte vídeos días antes en los que declaraba estar en pleno poder, un «relato subjetivo de su historia con el padre y referencias a la justicia».

«Si ves este video es porque me fui»dijo, explicando que «no es un exabrupto» y sin «referirse a su madre ni a sus intenciones».

Además, al ser informado de la muerte de la madre, “manifesta que después de mucho tiempo ha llegado a la decisión de quitarse la vida y llevarse a su hija ‘porque si la dejara con el padre’ ella no tendría futuro».

También ha calificado la muerte de violenta, subrayando que llevaba cuatro meses dándole a la niña medicación para dormir. Había programado los hechos en ese entonces para la acusación particular.

Agregó que el informe de alta del departamento de psiquiatría del hospital San Pedro afirma que no presentaba patología y tenía un rasgo de personalidad «compulsivo y narcisista».

Por último, la acusación popular destaca que la acusada no abandonó el hotel hasta que la niña estuvo muerta y, tras la detención, «indicó espontáneamente que no estaba sorprendida» y también denunció intenciones suicidas por parte de la abuela. Los videos, reiteró, muestran «la intención de no dejarla vivir» y «nunca se ha arrepentido de los hechos».


636372.1.260.149.20220131125333

vídeo de noticias



Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.