La exposición «Abiertos por ilusión» recoge la memoria de Logroño a través de los rótulos de sus comercios

La exposición «Abiertos por ilusión» recoge la memoria de Logroño a través de los rótulos de sus comercios


LOGROÑO, 27 de enero (EUROPA PRESS) –

La sala de exposiciones del Ayuntamiento acoge el “Abierto por ilusión” donde se recoge la memoria de Logroño a través de los rótulos de sus comercios, lo que supone también “un reconocimiento gráfico al compromiso de los comerciantes que han hecho que sus rótulos formen parte de la imaginario colectivo la ciudad».

el La concejala de Cultura Carmen Urquía Almazán ha presentado esta mañana la exposición que se puede ver en la sala de exposiciones del Ayuntamiento de Logroño y en la pequeña sala de la ESDIR, organizada por el estudio gráfico Lles.

Es, según el alcalde, «un claro reconocimiento al compromiso de comerciantes y empresarios que han hecho de sus etiquetas y tipografías parte de nuestro imaginario colectivo y, sobre todo, del patrimonio de Logroño». Participa también en la presentación. el organizador y comisario de la exposición, Gabriel Santolaya, y el arquitecto José Miguel León.

La exposición, que se puede visitar en el ayuntamiento, cuenta con rótulos pintados en diversos materiales, como madera, espejos, metal y cerámica.

Lugares a destacar son El plus ultra, Souvenirs de La Rioja, Pastelería Manolo Iturbe, Vinos Mayayo, Confecciones El Cheap, Mercería La plata, Sombrerería Dulín o La Villa de Madrid’.

También letras físicas o voluminosas como ‘Mola’, ‘La Mariposa de Oro’, ‘Café Moderno Bar’, ‘Mediavilla Cerrajeros’, ‘Hilarión’, ‘Cornet’, ‘Santos Ochoa’, ‘La Sirena’, ‘Foto Payá’ o ‘marseleccionar’.

Asimismo, en Logroño hay o hubo carteles en forma de pendón vertical perpendicular a la pared al estilo de «Peluquería Luis», «Fábrica de punto Urturi», «Félix Barbero Botas Rioja», «Muebles El Caserío». ‘, ‘La Roja’, ‘Mesón Egüés’ o ‘Chocolatería Moreno’.

Hay o hubo letras en la ciudad utilizadas en establecimientos como ‘La Granja’, ‘Discóbolo’, ’20 ans’, ‘Sacha’, ‘Lavioleta’, ‘Tebriz’, ‘Samaray’, ‘Ibiza’, ‘Sigma’ , ‘Rancho’, ‘Lorca’, ‘El Pasaje’, ‘Fotos Recientes’, ‘Mercería el 9’, ‘Helado La Veneciana’, ‘Vino Fandango’ o ‘Sala negra’.

En Logroño, también, cada establecimiento o tienda especializada ha buscado su propia imagen, como farmacias, ópticas, zapaterías, peluquerías o tiendas de alimentación. Hay miles de ejemplos de imágenes y palabras que identifican juntas, por ejemplo, «Peluquería Raúl», «Peluquero Emilio Olave», «Carnicería Cenzano» o «Pescaderia Merche».

También existe otro catálogo de etiquetas compuesto por imagen y texto, como “Ducal”, “Foto 5”, “Café noche y día”. Los bares de Logroño merecen una mención especial en la exposición; Su masiva existencia ha propiciado la existencia de un auténtico catálogo de tipografías. Destacamos, por ejemplo, Bar Ángel, Bar Bretón, Bar Zikos 3, Bar Bahía Blanca, Bar Soriano, Café Junco y Bar Iturza.

Los lugares del mundo también están representados en los letreros de las ciudades. Quizás estas empresas recojan el nombre para asociarlas a temas sentimentales o con sus propios orígenes. Por ejemplo Pub Miami, Ibiza, Orinoco, Boston, Mallorca, Tahití, San Remo, Niza o Mónaco.

Hay establecimientos en Logroño cuyos carteles son grandes; desde Diario La Rioja hasta Franco Españolas, pasando por Riojaforum, Bracos, El Soteño o Plaza de Abastos. Los acrónimos también se utilizan en los negocios. El uso de las primeras sílabas de diferentes nombres ha dado lugar a Gonsi, Dalu, Mafer, Esbal, Tebriz o Ricajema.

Hay carteles de Logroño pintados en la pared que resisten el paso del tiempo y los negocios, pero que a pesar de todo siguen manteniendo su huella en las paredes que un día les acogieron. Como relata Elvira Valgañón en el libro, “Se quedan como si supieran que recordarnos que algo pasó es una obligación. Hasta que el tiempo los borre”.

La exposición también descubre que hay puertas con nombres. Hay nombres pintados en puertas de metal, nuevos con esténcil, viejos a mano. Planta Baja, Salón Negro, Artesanía y Bellas Artes Orruño, Faccón Electricidad son algunos de ellos.

La ciudad también acoge muros con relieves, letras perfiladas que sobresalen del muro, o muros parcialmente vaciados a modo de bajorrelieves. Cachetero Comidas, Maderas Asfe, Index, Mataderos son ejemplos.

Y hay otros gráficos que responden a las señales de tráfico. Logroño tiene en sus nomenclátores calles donde conviven rótulos de cerámica, mármol, pintado sobre piedra, azulejos y hierro. Lo mismo sucede con los números correspondientes a los portales, múltiples, distintos, ricos.

RESERVA, ESDIR Y MAS ACTIVIDADES.

La exposición se completa con el libro «Logroño. Etiquetas y otra gráfica», editado por Los Aciertos, con textos de Nuria Solozábal y José Miguel León, que contiene ocho cuentos escritos por Bernardo Sánchez, Elvira Valgañón, Emilio Blaxqi, Jorge Alacid, Jose I Foronda, Nadia Lafuente, Pedro Santana, and Rafael Amilburu.

La exposición finaliza en la pequeña sala ESDIR con un recorrido por la historia de la señalización y un análisis tipográfico y técnico de algunos de los rótulos más emblemáticos de Logroño. Este contenido fue desarrollado por el profesor de lettering e ilustrador José María Lema.

Paralelamente a la exposición también se organizaron una serie de actividades, como B. Visitas guiadas a la exposición todos los sábados a las 18:30 horas; mientras que el sábado 5 de febrero habrá un recorrido narrado por comercios con carteles únicos.

Y lo que es más; El 17 de febrero tuvo lugar la mesa redonda “Formas del lenguaje. Las etiquetas también son patrimonio’, en el Salón de Actos del Ayuntamiento; una visita comentada a la exposición de Altadis en el Ayuntamiento el 19 de febrero; y el jueves 3 de marzo, la presentación del libro “Logroño. etiquetas y otros gráficos”.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.