Fiscales y defensa coinciden en que el acusado es culpable del atenuante psicológico en el asesinato de su madre

Fiscales y defensa coinciden en que el acusado es culpable del atenuante psicológico en el asesinato de su madre


El jurado entregará mañana el veredicto, que en todo caso será culpable según el acuerdo entre las partes

Fue una «tormenta de resentimiento e ira» que estalló el 2 de junio de 2020: «Sabía lo que hacía, pero estaba abrumado»

LOGROÑO, 7 de marzo. (PRENSA EUROPA) –

La fiscalía y la defensa de JJR, acusado de matar a martillazos a su madre el 2 de junio de 2020, han llegado a una Acuerdo de conformidad en el que acuerdan imputarle el delito de homicidio con la agravante de parentesco y reconocer la atenuante de alteración psíquica altamente calificada.

Hoy se ha celebrado el juicio de JJR ante un jurado popular tras los hechos del 2 de junio de 2020, cuando en una llamada a SOS Rioja el propio imputado advirtió de que había matado a su madre. Fue el catalizador de una historia familiar que incluía a una madre y un hijo que intentaban suicidarse juntos.

Está previsto que el jurado reciba mañana a las 9:00 horas el veredicto en base a los testimonios escuchados hoy por la Guardia Civil y el Ministerio de Educación y de acuerdo con la Ley de Arbitraje entre la acusación y la defensa.

Ambos lo consideran culpable Delito consumado de asesinato de persona vulnerable.con la agravante de filiación y la atenuante de alteración psíquica altamente calificada.

Le exigen veinte años de prisión (en un principio la fiscalía exigía una perpetua comprobable) y que indemnice a cada uno de sus hermanos con 25.000 euros por la muerte de su madre.

Para los fiscales, las pruebas muestran que en la mañana del 2 de junio entró en la habitación de su madre dormida y «usando los instrumentos que él mismo reconoció» se aseguró de matarla con golpes «muy violentos» y un cuchillo de cocina. Algo que hizo «sin caridad» (ya que afirma que ella se lo pidió).

Luego llamó al 112 y dijo: «Maté a mi madre». El fiscal ha destacado que «no es un enfermo mental» aunque «tenía un trastorno de personalidad». “Este hombre es un peligro para él y para el resto de la sociedad”, afirmó, al señalar sus “impulsos repentinos y de ira”.

La defensa pidió que se tenga en cuenta la situación tanto del acusado como de su madre, señalando que su «intento de suicidio fue grave» y subrayando que «estaba abrumado».

confesión del acusado

Al inicio del juicio, el imputado confesó entre sollozos que la mató porque su madre se lo pidió; Además, cuando su abogado le preguntó, se refirió a un intento de suicidio previo de los dos.

Ese día, el acusado mató a su madre, quien «nunca tuvo la oportunidad de defenderse», tanto con un cuchillo como con un martillo, dejando la habitación cubierta de sangre. fue una muerte «obviamente violento» según los forenses.

«El ataque fue con mucha rabia, con mucho rencor: cuando atacaba a su madre, la odiaba», ha dicho el forense, que cree que «no es un asesinato por compasión, él creía que él tenía la culpa de lo que pasó». que de haber llegado más tarde los servicios de salud, el imputado se habría suicidado.

Anteriormente fue condenado en 2017 a dieciséis meses de prisión y dos años de distanciamiento de la víctima por un delito de violencia doméstica y de género, lesiones y maltrato familiar cometido contra su madre.

La madre discapacitada físicamente tenía problemas de movilidad y visión, vivía en cama y sufría además de un trastorno mental. Murió de shock hipovolémico por pérdida de sangre.

El forense ha detallado la situación «peculiar» del acusado desde que él y su hermano descubrieron en 2005 que su padre se había ahorcado. A partir de ahí sufrió varias hospitalizaciones e intentos de suicidio.

Usted ha descrito cómo el acusado no tiene «patología que le haga perder el sentido de la realidad; es más bien”, ha dicho, “un trastorno alterado de la personalidad” al que se suma una “inteligencia límite”.

Es «rígida, inflexible» y las personas con rigidez mental son «incapaces de crear opciones para poder actuar». Tiene «una tendencia a la desesperación colérica, y cuando no puede resolver un problema, se enfada con el entorno».

Además, no tolera la frustración y contiene un «patrón de personalidad evitativo encubierto».

De esta forma “cuando se ve obligado a vivir con su madre a la que tiene que cuidar y en una circunstancia coincidente con un parto al que no podía acudir en un momento dado en el que estaba saciado en la calle se le obligado a lidiar con problemas para los que no tenía capacidad o incluso podía ver que podría haber acudido a los servicios sociales».

La situación lo «sabró» hasta que «explotó». Así que «las conversaciones entre los dos eran constantes, la convivencia era complicada» y «su madre era muy exigente».

Fue una «tormenta de resentimiento e ira» que se desató el 2 de junio de 2020: «Él sabía lo que hacía, pero estaba desbordado, su capacidad de desempeño estaba reducida».

“La madre también tenía sus propios problemas, estaba deprimida y una vez le pidió que la matara”, agregó.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.