Fiscales exigen sentencia permanente verificable para la madre de la niña Carolina por asesinato

Fiscales exigen sentencia permanente verificable para la madre de la niña Carolina por asesinato


El proceso comienza el 31 de enero de 2022 con un jurado popular y está programado para finalizar el 17 de febrero.

LOGROÑO, 27 de diciembre (EUROPA PRESS) –

Los fiscales acusan a la madre de Carolina de cinco años, fallecida en un hotel de Logroño el 26 de enero de 2020, de un Delitos de asesinato insidioso ya una persona particularmente vulnerable debido a su edad y pregunta por ellos prisión permanente comprobable.

En la acusación, los fiscales asumen que la madre de la niña planeó su asesinato como un «último acto posesivo» antes del suicidio. También relata que lo hizo junto con la abuela de la niña y luego los mató a ambos, cosa que solo hizo este último.

El 31 de enero de 2022 se iniciará el juicio por un jurado popular y está previsto que finalice el 17 de febrero, por algunos hechos ocurridos el 26 de enero de 2020, como el menor según la acusación. fue asesinada por asfixia y después de darle pastillas para dormir.

El fiscal relata cómo la madre, ACU, fue muy posesiva y controladora con la menor desde el principio, imponiendo condiciones al padre para que la pudiera ver, y que él siempre estuvo en su presencia o con alguno de sus familiares, en una Bar debajo de la casa de la abuela materna y solo una hora dos días a la semana.

Luego de un controvertido procedimiento para la adopción de medidas para la tutela, cuidado y alimentación de la niña «muy beligerante», se transfirió la tutela y custodia de la madre, luego la custodia compartida y posteriormente, tras una objeción, la tutela y custodia de su padre, con un régimen de visitas a favor de la madre.

La madre según la acusación no estaba satisfecho con tener la custodia del menor asignada al padre, y no se adhirió al régimen de visitas, no regresó cuando se lo debía a la niña, alegando que no le había brindado los cuidados y atenciones que necesitaba, incluso que la había golpeado. Esto dio lugar a quejas entre las partes.

El fiscal también relata que ACU y su madre eran muy unidas, tenían una relación muy cercana, y compartían todo lo que pasaba con todos, incluso trabajaban juntos. A partir de esta relación de confianza, ACU informó a su madre que estaba sufriendo porque no siempre estaba con su hija y tenía pensamientos suicidas.

La abuela materna tuvo problemas económicos luego de que le estafaran una cantidad significativa de dinero y le dijera a su hija que quería suicidarse porque no podía resolverlo. ACU le dijo que él haría lo mismo y además mataría a la niña. «como último acto de posesividad, por venganza y resentimiento» hacia el padre del menor, «al no apoyar el hecho de que la niña estaba con él».

Ambos forjaron un plan para poner fin a sus vidas y la vida del menor Carolina le corta las venas, tarda mucho en morir …

Decidieron que el plan se llevaría a cabo el fin de semana del 24 al 26 de enero de 2020, ya que era responsabilidad del acusado ACU custodiar a la menor de edad Carolina ese fin de semana.

La acusada ACU escribió cuatro notas escritas a mano despidiéndose de su padre, hermano y amigos cercanos antes de su intención de acabar con su propia vida y la de su hija. También grabó veinte videos en su tableta y borró quince de ellos.

En una carta en la que le decía a su padre que el padre de la niña la pegaba y la ensuciaba, le decía: «Creo que es nuestro turno para papá (…) ..) Lo siento mucho papá pero ahora que tener a Carolina a mi lado creo que estoy haciendo lo correcto. Hoy me dijo mamá, no quiero volver, solo estar contigo. Estoy tranquila, así que me disculpo por todo lo que te amamos «.

Cuando ese fin de semana, del 24 al 26 de enero de 2020, el hermano del acusado, que estaba estudiando en Madrid, pasó el fin de semana en la casa familiar, ACU y su madre decidieron que no tener ningún obstáculo para tomar la decisión planificadaque la ejecutarían fuera de la casa familiar. Para ello, decidieron hacer reservaciones en un hotel a las afueras de la ciudad de Haro donde vivían.

Al llegar a la habitación del hotel, la acusada y su madre administraron a la menor Carolina de mutuo acuerdo unas gotas de Noctamid 2.5 miligramos, una droga del grupo de los hipnóticos, cuyo principal indicio es la normalización del tiempo necesario para la reconciliación, su duración total, mientras que se reduce el número de interrupciones del sueño.

La dosis de lormetazepam que le dieron hizo que la menor Carolina se quedara dormida profundamente y sin defensa, por lo que aprovecharon el momento y, siguiendo el plan preconcebido de la menor que llevaba chupete, mantuvieron boca y nariz en boca hasta que se cortó. y su vida a través de Asfixia terminó.

El cuerpo de la niña fue encontrado a las 13:30 horas del 28 de enero de 2020 luego de que la madre sacara parte del cuerpo por la ventana y alertara a la Policía Nacional luego de intentar cortarse la muñeca y mantenerse con vida. La abuela materna fue encontrada muerta en el río.

El 28 de enero, el jurado popular y el 31 de enero comienza el proceso. Además de la prisión, la Fiscalía pide al imputado que indemnice al progenitor con 200.000 euros por el daño moral sufrido.


Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.