clipping GtL2Cc 76e1



  • María Teresa padece diabetes, fibromialgia, colesterol y varias otras enfermedades crónicas: “30 euros parece poco, pero no lo es”.


  • Al menos 1.400.000 españoles están en su situación, una cifra que se ha incrementado en una pandemia: “No pedimos caramelos, solo la mitad sobrevive”


  • Después de dedicar gran parte de su vida al voluntariado, la granadina que vive en Barcelona se pregunta: “¿Cuándo me ayudarás?”

Maria teresa Admite que le resulta difícil hablar de ello sin llorar con las que ha vivido durante años. Esta granadina vive en El Prat de Llobregat, Barcelona, ​​tras un divorcio que califica de “tormentoso”, la quiebra de su empresa y la superación de graves problemas de salud que han afectado a tres de sus cuatro hijos. Vive su enésima batalla: afronta el pago adicional de su medicación, que asciende a más de 30 euros al mes. “Cuando los tienes no parecen mucho, pero cuando no los tienes …”

Padece fibromialgia, diabetes, hipertensión arterial, colesterol, tiroides, dolores de cabeza y migrañas, además de distimia, un estado depresivo persistente que también le provoca insomnio. María Teresa toma una docena de comprimidos al día (mañana y tarde); También necesitará los llamados “bolígrafos” para inyectarse insulina. Un historial médico plagado de enfermedades crónicas que le cuestan hasta 100 euros si se queda sin puntos para los brotes de fibromialgia. Unas manchas que duran unos dos meses y que intenta “alargar” el mayor tiempo posible a pesar del dolor.

Esta mujer de 63 años es el rostro de la pobreza farmacéutica. 400.000 personas en Cataluña no pueden pagar los medicamentos que necesitan. Alrededor del 5% de la población vive en el municipio, frente al 3,9% del primer trimestre de 2020: La pandemia ha aumentado la pobreza farmacéutica en un 30% y afecta a 100.000 personas más que hace un año, denuncia a la ONG Banco Farmacéutico. Según el Centro de Investigaciones Sociológicas 2018, el 3% de la población española “dejó de tomar un medicamento con receta por motivos económicos”, es decir, alrededor de 1.400.000 españoles.

400.000 catalanes sufren pobreza farmacéutica, 100.000 más que antes de la pandemia; En España, 1,4 millones de ciudadanos se vieron afectados en 2018

“Muchas personas Tienes que elegir entre comer o tomar medicación y el covid-19 no es democrático, no afecta a todos por igual “, dice el responsable del Fondo Social de Medicamentos de la ONG Homero Val, quien insiste:” Las personas más vulnerables experimentan mayor consumo de alcohol, tabaco, carencia de actividad física, conducen más en transporte público abarrotado … y si a eso le agregas la diabetes, o si tu hijo y tu pareja tienen alguna otra enfermedad crónica, la situación es aún peor ”. Y concluye: “Con la crisis de 2008, incluso las personas de altos ingresos lo perdieron todo. Ahora, después de la pandemia de salud, se acerca la verdadera ola, económica y social”.

Después de medio año en el que el Banco Farmacéutico pagó su medicación, María Teresa está ahora tiene que volver a hacer malabares para pagarle. “Se acabaron los seis meses y no podemos darte más porque no tenemos más”, dijo la ONG de mujeres en marzo. No recibe cesantía ni “ningún tipo de ayuda” porque la Seguridad Social ha rechazado el salario mínimo aprobado por el gobierno de coalición del PSOE y Unidos Podemos y se disculpa por el funcionamiento de su empresa, explica la mujer no entiende como está. inactivo.

De hecho, Banco Farmacéutico ha administrado más de 7.000 regímenes farmacológicos desde 2016 Cataluña, Aragón y Comunidad de MadridEn varias parroquias de las dos primeras parroquias, sin embargo, se vio obligada a dejar de pagar los medicamentos de sus beneficiarios porque no se hicieron inversiones. El Prat de Llobregat, donde vive María Teresa, es uno de ellos.

Teme que la pandemia haya arruinado sus posibilidades de conseguir un trabajo.

tu cuatro niños la ayudan “tanto como pueden” y sus padres le dan la bienvenida a casa Hace dos años, cuando una broma secuestró a la empresa con la que vendía electrodomésticos en África: allí desapareció su socio con 33.000 euros. “Tuve que pagar el alquiler de la empresa y de mi casa, y no pude cubrir esos gastos, así que volví con ellos, de 88 y 82 años, que están jubilados y no pueden ayudarme”. De hecho la granadina encuentra su mayor alivio en tener un techo donde dormir. “Afortunadamente”, piensa, a pesar de los problemas de convivencia asociados a la convivencia con personas tan mayores, “él está muy enfermo, absorbente y posesivo, mientras que ella es muy sumisa y no soporto que me griten”.

Una situación que le ha llevado a vigilar escrupulosamente cada uno de sus gastos porque puede comer “una patata hervida” pero no puede quedarse sin medicamentos “imprescindibles”. “”Hoy comí papas cocidas con sal, aceite y un poco de pimienta porque si dejo mi medicación por dos días, me verás en el piso al tercer día. Asimismo, todos los viajes a pie: “Si tengo que editar un periódico con la trabajadora social en el otro extremo del pueblo, salgo a caminar porque no le voy a pedir dinero a mi madre para el autobús”. Con esto en mente, insiste: “Si es necesario, voy y vengo gateando”.

Hoy comí papas hervidas con sal, aceite y un poco de pimienta porque si dejo mi medicación por dos días, me verás en el suelo al tercer día.

Todo, a pesar del dolor y la fatiga crónica que sufre y que marca su día a día: “Me despierto peor de lo que me voy a la cama y alrededor de las 3 de la tarde mi cuerpo me dice ‘hasta ahora’ y tengo que estirarme para relajar los huesos”. Una vez, cuando un farmacéutico le facturó 56 euros por su medicación, ella lo explicó “Hay gente que los necesita y no los puede comprar …”. “Aquí hay un ejemplo”María Teresa respondió a quien el médico que receta las recetas tampoco ofrece ninguna solución, porque no dependen de ella.

Mientras tanto, teme que la pandemia haya arruinado cualquier posibilidad de trabajo. A los 63 años era, entre otras cosas, recepcionista, auxiliar administrativa, costurera y limpiadora y busca un trabajo “sea el que sea”, sabiendo que “las empresas que no han cerrado están a punto de cerrar”.

¿Cuándo me ayudarás?

“Guerrero” es el adjetivo que describe María Teresa además de ella misma “Muy útil”. En efecto, dos clasificatorias que obtuvo tras dedicar gran parte de su vida al voluntariado. Ella era monitora de artesanías, recolectaba ropa y juguetes para niños desfavorecidos y ayudaba a comer a familias inmigrantes pobres. A pesar de su situación y después de la última recolección de víveres en el Banco de Alimentos, en enero le dio a dos personas que pedían en la calle arroz hervido y congelado, garbanzos y lentejas, y galletas María.

He ayudado toda mi vida y me gusta pensar que todo se recompensa en esta vida, pero ahora soy yo quien necesita ayuda.

“Mi alma se está desmoronando y me ayuda a ayudar a los demás”, dice María Teresa, que es consciente de la crueldad de la situación y se pregunta: “He ayudado toda mi vida y me gusta pensar que todo será recompensado por esto. vida, pero ahora soy yo quien necesita ayuda … ¿cuándo me la darán? Con eso en mente, y cuando se piensa en los otros 400.000 habitantes de Cataluña que padecen pobreza farmacéutica, esto tiene un impacto No piden “caramelos o caramelos”. “Tampoco tratamos de comer pato en lugar de arroz blanco, ni siquiera pedimos curar enfermedades, pero pedimos medicamentos para sobrevivir”.

En medio del “abismo” en el que se encuentra, “cae en un pozo que no tiene fin”, Recurre a las fotos de la galería de su móvil que la llevan a mejores tiempos.. Especialmente los que vivían en Ghana., el país de su actual marido, su “mejor noticia” (desde el nacimiento de sus hijos) y con quien está desde hace 15 años, aunque no lo ha visto desde que estalló la pandemia. Allí “la gente que no tiene nada tiene valores distintos, le das un caramelo a un niño y su sonrisa te dice que te lo mereces para siempre … si me hubiera enterado me habría ido a nadar a África, pero claro que no tengo dinero”. “.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *