fotonoticia 20210424100610 1024


Asegura que la “enorme” competitividad entre las principales plataformas ha dificultado su supervivencia

BARCELONA, 24 de abril (EUROPE PRESS) –

La cocina fantasma Kraving Kitchens en Barcelona ha dejado de operar en Barcelona por la pandemia del Covid-19, la competencia entre grandes plataformas y la enorme inversión que la comunicación y la promoción suponen para este tipo de empresas.

Tras vivir varios años en Hong Kong para observar estos modelos de negocio, la emprendedora con vocación Mar Cònsul puso en marcha el proyecto en 2018 a partir de una gastronomía variada entre hamburguesas mediterráneas, vietnamitas, de cilicio y veganas. Prosiguió hasta que “llegó la pandemia”, según explicó el fundador de la startup en un comunicado a Europa Press.

Si bien la demanda de las aplicaciones de ‘delivery’ más famosas se ha multiplicado, la fundadora de Kraven Kitchens ha afirmado que en su caso vivían de manera muy diferente: “El Covid hizo que la gente cocinara mucho más y entrara en pánico Que la comida fuera además la empresa estaba muy enfocada en oficinas y eso fue cero “.

Kraving Kitchens es parte de este innovador modelo de restaurante nacido en EE. UU. Que ofrece abarrotes para entrega a domicilio a través de aplicaciones de entrega como Glovo, Uber Eats o Deliveroo, pero no incluye sillas, mesas o meseros en estos establecimientos.

Para Cònsul, el concepto de cocina oscura es muy positivo a la hora de reducir costes por su estandarización, flexibilidad y digitalización. Sin embargo, el Barcelona asegura que “no funcionan porque están en una etapa inmadura”, por lo que ha notado que muchos cierran.

Además, aclaró que estas empresas necesitan una inversión “muy grande” para que la gente conozca el negocio y que si no se conoce no hay demanda.

COMPETITIVIDAD DE GRANDES PLATAFORMAS

Por otro lado, ha descrito que la “enorme” competitividad entre grandes plataformas dificulta la supervivencia de los emprendedores.

Estos compiten entre sí, según Cónsul, para ampliar su oferta para incluir a los restaurantes más emblemáticos, a los que posicionan en lo más alto de la aplicación, y para “generar incentivos a través de medidas como el financiamiento de campañas de marketing” que las empresas emergentes lidiando con ellos, déjalo ir.

La empresa, cuya filosofía se basa en la sostenibilidad y que ha trabajado con “todas” las aplicaciones de pedidos a domicilio, elaboraba sus platos de marcas independientes en su local de Calle Bruc 85 y contaba con atención al cliente en el mismo local donde se podían estar realizando los pedidos con solicitud previa.

CONTROL DE DATOS

Otro problema para el viaje de la empresa fue que los datos del cliente, así como toda la cadena de seguimiento de pedidos y el servicio directo al cliente, no estaban completamente controlados. Estos aspectos suelen ser gestionados por la gran plataforma, lo que resulta en la pérdida de mucha información útil “para la cocina fantasma”.

La startup deja Barcelona por este tipo de negocio en la capital catalana en un momento polémico ya que el Ayuntamiento de Barcelona anunció el 26 de marzo que aprobaría una suspensión de la licencia por un año para evitar una propagación “descontrolada” de macrococinas.

Mientras tanto, el ayuntamiento está revisando un plan de choque para abordar el creciente fenómeno en la ciudad y adaptar su impacto en el medio ambiente, los residentes y los restaurantes locales.

Respecto a la suspensión, el empresario ha manifestado que es “inútil” ya que solo se tramitan otro tipo de licencias para funcionar, y resaltó que los restaurantes estándar no pagan el costo de vender comida en casa por las altas comisiones que se pueden cubrir. involucrados en las plataformas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *