Tiempos de espera de hasta nueve meses para la terapia infantil en la atención hospitalaria temprana

Tiempos de espera de hasta nueve meses para la terapia infantil en la atención hospitalaria temprana


Si tiene los medios económicos para volverse privado, está bien, si no, pierdes algunos meses o algunos años vitalesApoya a Hugo Sanmartn, padre de Hera, una niña de tres años que fue descubierta ANTORCHA cuando tenía 14 meses y cuya historia contó en un video blog. Tras un primer intento de tratamiento en Vilagarca, del que nunca tuvieron respuesta, trasladarse a Pontevedra supuso que se encontraran en la Hospital Provincial fuera de la ciudad. El tiempo de espera fue de cuatro meses. Sin embargo, Hugo es particularmente crítico con lo que quiere decir con trabajo de corta duración. Dos sesiones de 30 minutos a la semana no son suficientes si no se complementan con el trabajo en otros centros. No nos sentimos cubiertos en absoluto por el sistema público. Hera también se quedó sin reuniones durante casi dos meses en el verano. ¿Qué pasa, el autismo está de vacaciones ?, censura.

Buena suerte con los tiempos de espera que tuvieron Magal y Jess. Apenas un mes después del primer contacto con ECI, su hija Adriana, que ahora tiene 26 meses y tiene características autistas, inició las terapias en un centro adscrito en Vigo. También hay dos sesiones semanales de media hora. No me parece mucho, habrá hijos a los que se les debe, pero es el tiempo que se le da a todos, lo que sea que tengan, dice la madre. La otra queja de Magal es esta mala flexibilidad del sistema. Te dan un día y una hora para ingerirlo y es lo que es, no te dan opciones. A las nueve y media fue nuestro turno. No importa si va al jardín de infancia oa la escuela y tienes que sacarla dos veces por semana, o si trabajas y no puedes ausentarte, y son los niños los que no lo aceptan, simplemente se lo llevan otra persona. o para ser recogido. Dejé de trabajar, explica. Y agrega otra pregunta que también señala Hugo. Luego, debe mantener los dedos cruzados para que permanezca en tratamiento y no quiera darle de alta por algo que en realidad no desaparecerá porque es una afección infantil. Hay profesionales que ellos quieren despedirtecomo si se tratara de una enfermedad curable, confirma el padre de Hera.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.