La medida desplaza a los residentes de las áreas recreativas a áreas más tranquilas.

La medida desplaza a los residentes de las áreas recreativas a áreas más tranquilas.


De forma similar y tras remarcar que «Los bares generalmente obedecen las regulaciones, pero ni los vecinos ni los funcionarios de la comunidad pueden disminuir su vigilancia.», Pilar Señoráns también echa de menos un poco más de diversidad en las empresas que tienen su sede en esta parte de la capital de provincia:« No solo es importante que haya pubs en el casco antiguo. El copeteo y las tapas están muy buenos, pero hace falta un poco más ”, apunta.

FERROL

«La gente está loca.»

El resurgimiento de la vida nocturna Tras meses de severas restricciones, está causando dolores de cabeza a muchos vecinos, que ven su paz y tranquilidad perturbada por la voluntad de fiesta de la población, especialmente de los más jóvenes. Ferrol tiene dos puntos calientes donde los vecinos de las discotecas se quejan del ruido nocturno, las botellas después del cierre del establecimiento, los daños a la propiedad privada y la suciedad que dejan las calles. Y en Narón hay otra zona de conflicto que incluso fue baleada hace unos días.

En Ferrol, las mayores incidencias se registran cerca de la discoteca Chic de la calle Sánchez Calviño del barrio Ultramar y en la explanada de la discoteca Onda del municipio de San Xoán. El conflicto se ha vuelto tan extremo que las directivas de las asociaciones de vecinos de ambos barrios ya han mantenido una reunión con el Consejo de Seguridad de Ferrol, Germán Costoya, y el jefe de la Policía Local, José Antonio Chao, para buscar soluciones. Los agentes municipales incrementaron su presencia en estas dos áreas los fines de semana, pero los problemas persisten. Eso explica Natalia Ares, presidenta de la Asociación de Vecinos de Ultramar. Los «retrasos» de la gente ocurren después del cierre de la discoteca, con peleas en la calle, botellas, daños en el mobiliario de las terrazas aledañas y mucha suciedad. Y en este punto los problemas no se limitan al fin de semana, porque este local también abre los jueves.

Carolina Lizandra es una de las principales víctimas porque su restaurante Healthy Eating is Cool está ubicado junto a la discoteca Chic. «Cuando salgo de casa, pienso en lo que encontraré hoy», dice, y agrega: La orina, los vómitos y la basura son comunes., pero a menudo también hay manchas de sangre y recientemente incluso hicieron una fogata en el escaparateque derritió parte de la silicona de los bordes del vidrio. Como él mismo explica, también es común que salga ropa. «La gente se va a casa desnuda», observa con sorpresa y agrega algunos vecinos han encontrado parejas teniendo sexo en portales.

La empresaria dice que también es común que los jóvenes usen las terrazas del local de la zona para fabricar botellas, lo que dañaría los muebles. «Llevo aquí tres años y No hubo tales problemas en 2019 y desde que reabrió la vida nocturna, especialmente en los últimos meses, la gente se ha vuelto loca. Tengo que ir a trabajar temprano para limpiar y limpiar la entrada de mi negocio, y también los hoteleros ”, dice Carolina Lizandra.

En la explanada de la discoteca Onda, la situación no mejora después del cierre del pub. Según Andrés Medín, presidente de la Asociación de Vecinos de San Xoán, “lo que está pasando aquí es terrible. Siempre hay peleas, hacen botella en el patio de recreo, donde han aparecido jeringas varias vecesSigues llamando a los teléfonos de las casas y rompiendo las puertas ». Este representante vecinal manifiesta que el Ayuntamiento de Ferrol aumentó la presencia policial en la zona, «pero no es suficiente, se requiere más vigilancia».

El tercer punto de conflicto en la zona de Ferrol se encuentra en el municipio de Narón, más precisamente en la zona de Xuvia. Los residentes locales han estado reportando incidentes graves que han ocurrido temprano en la mañana los fines de semana alrededor de la discoteca Chango durante meses. Las peleas en la calle también son constantes y hace unos días hubo un disparo y una bala alcanzó el portal de un edificio residencial. La Policía Local de Narón informó que el incidente no tuvo relación con la discoteca, pero los vecinos están muy alarmados y también están reportando daños a vehículos y vidrios rotos en comercios de la zona. Explican que hubo una gran reyerta hace unos días y la policía detuvo a un hombre que portaba un cuchillo.

LUGO

«La peor parte es que la publicación se lleva a cabo en un área histórica».

Un vecino de un edificio en la Praza de Alférez Provisional, en pleno centro histórico y donde se encuentran algunos de los pubs más populares de Lugo, nos cuenta que varias familias que vivían en el edificio se mudaron «porque es así». Difícil conciliar el sueño de lunes a domingo «. Irrumpir en esta calle y salir a caminar, como él dice, no es muy agradable ni siquiera los fines de semana:»Cuando salgo de casa temprano muchos fines de semana, encuentro orina e incluso vómito en las escaleras del edificio.. Una vez incluso me encontré con una plataforma que estaba teniendo sexo. Esto no tiene sentido».

Un vecino de Lugo señala la catedral, alrededor de la cual se concentra el movimiento A. SISO

Cerca de la plaza, en la Rúa Catedral, otra vecina, que como la mujer anterior, no quiere dar su nombre, describe un escenario similar: «Los jóvenes abandonan los pubs de la Rúa Catedral, una de las más afectadas por el ruidoVienes aquí temprano en la mañana para que la fiesta continúe. Y presenció las consecuencias del desenfreno nocturno en vivo porque el lugar que él y su esposa están corriendo no ha despertado por primera vez con vidrios rotos o pintados: «Lo peor es que el levantamiento se está dando en un barrio histórico». frente a una catedral de unos mil años.

Vigo

Un movimiento reducido.

En la primera década de los 2000, estalló el problema del ruido en Vigo. El ayuntamiento ha tomado medidas como la declaración de zonas acústicamente saturadas y el control de la botella y ha reducido el problema a unas pocas zonas. Los distritos más conflictivos se encuentran actualmente en el centro: Churruca Áreaaunque los problemas son más específicos que antes. Muchos bares han cerrado en Churruca y todavía se organizan grandes botellas de vez en cuando en la Plaza de Portugal. Todavía hay clubes nocturnos en la zona y los residentes locales dicen que las noches de fin de semana vuelven a estar llenas de ruido, aunque con restricciones debido a la Pandemia de COVID-19 La actividad nocturna está restringida.

VIVEIRO

«Cada vez hay más Pelexas».

Las personas que salen de madrugada del pub para beber en la calle son los principales quebraderos de cabeza de quienes viven hoy en el casco antiguo de Viveiro. «Notamos dolor cuando hay un horario restringidopero cuando no hay o siempre hay lío»Explica el Vicepresidente de Asociación de Vecinos del Casco Histórico de Viveiro, Samuel Fernández. El epicentro de este problema está en la calle Melitón Cortiñas, que es donde se ubican algunas de las empresas que más molestias ocasionan. «No estamos en contra de toda la industria hotelera porque estás loco por no ceñirte a ella, contáctanos, hombre dunhapero cada vez hay más Pelexas y más líos y los vecinos de la Policía de Chamar son Cheos, estoy seguro que trabajarán juntos, pero el problema permanece porque las sanciones son mínimas porque se actualiza el reglamento de Tampouco.»Explica el director del grupo. La botella alrededor de la Praza de Santa María y las calles aledañas también está causando un malestar considerable.

BARBANZA

«Hay menos problemas porque hay menos marcha, pero seguimos con el vandalismo»

Teniendo en cuenta que en la comarca apenas existen lugares para salir, las principales incidencias tienen lugar en Ribeira. Especialmente en el distrito de Bandourríodonde miembros de la asociación de vecinos destacan que «Sigue habiendo problemas, menos porque hay menos marcha, pero seguimos con el vandalismo, sobre todo en la Rúa Manzanares». Un habitante de la zona afirma que se han producido daños en puertas, mobiliario público e incluso vehículos, con faros quemaron o incluso ruedas perforadas. En Boiro, el otro polo de la vida nocturna de Barbanza, los principales problemas están en la zona peatonal, donde hay un mayor número de locales. Incluso si no hay quejas contra nadie, sino contra clientes que se acurrucan en la calle y hacen ruido por la noche.

MONFORTE

Las quejas del verano vinieron de gente reunida en la calle.

En Monforte, el regreso a la vida nocturna aún no es completo, por lo que los residentes, que sufren el ruido de los pubs, aún viven en el alivio temporal que les han brindado las restricciones. La calle Duquesa de Alba es la zona de copas con más solera de Monforte y durante décadas también fue foco de problemas con los vecinos por el ruido y los horarios de cierre de los hoteles y restaurantes. Esta calle vivió en una inusual calma durante más de dos años, entre marzo de 2020 y principios de diciembre pasado. Todas las tiendas ubicadas allí permanecieron cerradas durante esos dos años y la mayoría no volvió a abrir. Un poco porque son pocas las instalaciones que han vuelto a abrir y otras porque los horarios de cierre ahora suelen ser más estrictos. En los últimos dos meses, la Policía Local de Monforte ha recibido solo dos denuncias por estos problemas en la calle Duquesa de Alba. Menos de lo habitual antes de la pandemia.

En los últimos años, en el casco urbano de Monforte, en el tramo de la Avenida de Galicia más próximo al puente nuevo, se ha consolidado una segunda zona de ocio más próxima al centro del casco urbano. Las fábricas ubicadas allí permanecieron abiertas durante la pandemia siempre que fue posible. Este verano ha habido frecuentes quejas de los vecinos, especialmente sobre el ruido que hacen los clientes del sitio cuando están en la calle. Con la llegada del temporal también ha disminuido el número de quejas, probablemente porque el frío y la progresiva reducción de los límites de capacidad han contribuido a llenar el interior del local y vaciar la calle.

Con información de Andre Siso Zapata, Caterina Devesa, Miguel Ascón, Carlos Cortés, Álvaro Sevilla, Alfredo López Penide, Carmela López, Ángel Paniagua y Lucia Rey.




Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *