escriben los presidentes de Castilla y León, Extremadura y Castilla-La Mancha

escriben los presidentes de Castilla y León, Extremadura y Castilla-La Mancha


Ocho municipios, que representan el 62% del territorio español y una cuarta parte de la población de España, firmaron una declaración institucional en Santiago pidiendo al gobierno que decida cómo distribuir los fondos.

Financiamiento suficiente como garantía de justicia social

Gracias a la iniciativa y hospitalidad del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Nez Feijoo, el día 23 cumplimos una serie de posiciones comunes sobre los criterios a seguir para una futura reforma del sistema de financiación autonómica.

Todos compartimos la misma visión negativa del sistema actual, que ha sido inadecuado, ineficaz y defectuoso desde el principio. En Castilla y León, por ejemplo, uno de cada seis euros de nuestro gasto social no está cubierto por el modelo de financiación. De ahí que su incapacidad para proporcionar la totalidad de la financiación de los servicios públicos que prestan las Comunidades Autónomas es su mayor defecto estructural.

En esto influye en gran medida la prioridad absoluta que tiene hoy el factor población (97%) en el cálculo de los costos reales de dichos servicios. Por ello, uno de los principales reclamos que hicimos en esta reunión fue que dicho factor está suficientemente ponderado por otros factores como la superficie, la dispersión, la baja densidad o el envejecimiento, que añaden costes adicionales muy notorios a la prestación de servicios de las personas. en toda la zona. Esto es algo que los gallegos, castellanos y leoneses ven y comprenden fácilmente.

Por ejemplo, si miramos la dispersión, educar a un niño en un pueblo es un 40-50% más caro que en una ciudad. Si nos fijamos en el envejecimiento, una persona mayor de 75 años gasta cinco veces más en salud que una persona menor de 45 años.

Y si miramos la zona, Castilla y León, el municipio más grande de España, tiene innumerables casos. Baste decir que apoyamos el 38% de todas las clínicas locales, el 17% de todas las carreteras comarcales, el 18% de la superficie forestal española o el mayor número de bienes culturales y patrimonio de la humanidad de nuestro país.

Por todo ello, nos ha unido a todos los participantes de este foro para buscar financiación que cubra el coste real de los servicios públicos que aseguren el bienestar de las personas. La financiación adecuada es garantía de justicia social. Financiamiento sin privilegios para todos. Respondiendo a las necesidades de todos y escuchando a todos. Creyendo que si podemos hacerlo, habremos dado un gran paso hacia la consolidación del Estado Autónomo.

autor
Alfonso Fernández Maueco Presidente de la Junta de Castilla y León (PP)

Responsabilidad compartida

A principios de esta semana nos reunimos con parte de toda España para hablar sobre el presente y el futuro. Un nuevo tiempo después de este último año en el que tuvimos que tomar decisiones difíciles para frenar la propagación de Covid 19 y, sobre todo, para salvar vidas.

Este era el único horizonte que teníamos ante una emergencia que nos llegaba sin instrucciones de uso, en la que la salud pública y la protección y mantenimiento de nuestro sistema de salud han sido y seguirán siendo la prioridad más urgente y un elemento imprescindible para la Covid-19 – Poder luchar contra una pandemia que ha puesto a prueba tu capacidad de reacción en momentos de máximo estrés.

Por eso no debería haber nada más urgente en estos momentos que intentar mantener el sistema nacional de salud ante la renovada financiación del estado autónomo, para valorar qué salud queremos y cómo la queremos.

El sistema sanitario español debe contar con el apoyo económico necesario y suficiente no solo para garantizar la igualdad de oportunidades a los ciudadanos independientemente de su trayectoria y procedencia, sino también para mantener el sistema sanitario y dotarlo de los recursos suficientes para asegurar su continuidad como fundamental. Instrumento de cohesión y calidad social.

Un desafío que nos debe y que debe desafiar a todos los poderes públicos del Estado, pero también a la sociedad española en su conjunto, siempre desde el poder de la unidad y el diálogo, porque vivimos en un país, España, que es nuestra casa. según la Constitución de 1978. Un espacio público común que pertenece a todos y en el que todos los territorios tienen un lugar sin distinción ni quejas comparativas, con las mismas ventajas de servicios públicos universales y una distribución justa y solidaria de la riqueza.

Sobre esta base, el objetivo fundamental de la reforma del sistema de financiación autónoma debe ser garantizar el estado del bienestar, con el mantenimiento de los servicios públicos que se prestan a los ciudadanos en primer plano. Solo así podremos llegar a un nuevo proyecto de país basado en la armonía, el diálogo y la unidad como elementos clave para el progreso de las sociedades democráticas.

autor
Guillermo Fernández Vara Presidente de la Junta de Extremadura (PSOE)

Estado de autonomías y estado de bienestar

Durante los últimos años, en medio del ruido ensordecedor que provoca la inestabilidad política de nuestro país, he defendido que con la Constitución de 1978 España vivió el mejor momento de su historia en términos de progreso, prosperidad y libertad. Y esto fue posible porque nuestra nación siempre supo distinguir entre las corrientes más bajas, que realmente van a la deriva en una dirección inquebrantable, y las corrientes superficiales más visibles, donde chocan los intereses políticos, la inestabilidad económica y el ruido.

El éxito de la Constitución es la consolidación del Estado Autónomo como base sólida del Estado del Bienestar, basado en el principio de solidaridad entre territorios y pueblos, proximidad y consolidación en la gestión de los servicios públicos y la posibilidad de soluciones a medida de las peculiaridades. de las diversas Definir los territorios de España sin renunciar a los grandes valores de orden y obligación general que nos hacen una de las pocas democracias del mundo reconocidas y reconocibles como tales.

Las dos gravísimas crisis que hemos vivido desde 2008 han demostrado que la gestión autónoma de los servicios públicos esenciales supera en logros y ventajas las dificultades que podría traer, pero también que el esfuerzo por mantener eso, lo que corresponde constitucionalmente a la española, no es justo por razones de extensión geográfica, tamaño de la población y pirámide, así como de capacidad de producción. Es un tema fundamental que realmente toca la igualdad de los españoles y amenaza la estabilidad de España más que otros problemas con más eco, una acusación de populismo, nacionalismo o partidismo político. Si bien algunos reclaman ventajas presupuestarias en negociaciones fuera del Consejo de Política Financiera y Financiera (CPFF), los municipios más poblados exigen que esta escala decida cómo se distribuyen los fondos. Pero el Estado tiene que asumir que un centro de salud para una sierra escasamente poblada no cuesta tanto como un barrio de Madrid o Sevilla.

Las Comunidades Autónomas entienden la diversidad como una forma de afrontar mejor la responsabilidad del Estado, y no como una red de fronteras entre españoles. Es por ello que ocho municipios con distintos gobiernos pero con similares problemas de financiación han firmado una posición común en defensa de la igualdad para todos los españoles, independientemente de donde vivan, a través de un modelo y financiación más adecuados, para discutir dónde se debe hacer. : en CPFF.

autor
Página de Emiliano Garca Presidente de Castilla-La Mancha (PSOE)


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *