Cómplices de un cliché

Cómplices de un cliché


Hay similitudes entre la Galicia que ve el juez lejano de Marbella y la oposición lejana aquí

30 de octubre de 2021 . Actualizado a las 5:00 a.m.

¿De dónde sacó la presidenta del Tribunal de Justicia de Marbella su idea de la Galicia profunda? Quizás alguien de niño te dio una versión traducida del Recuerdos dun neno labrego, Lo leyó con lágrimas en los ojos y extrajo de las memorables páginas un tópico sobre el gallego que se le pega en la memoria y fluye a sus coches. Quizás pensó que Torea era como el pueblo de Gres, donde corre la amarga vida del Balbino de Xos Neira Vilas, un ave de rapiña del pueblo, nada. De hecho, estas páginas reflejan una realidad oscura, tan oscura como la ciudad de Marbella en los años 50, que aún es ajena a jeques y personajes como Jess Gil.

Entonces, una primera hipótesis es que el magistrado no repongas tu anacrónico concepto del gallego, pero junto a él hay otro que no tiene nada que ver con la literatura sino con la política. Imagínese si su señora hubiera apoyado el debate sobre el estado de la autonomía con puertas ocultas y entre las dos versiones antagónicas que allí se escenificaron, solo el dibujo negro de la oposición con sus lúgubres descripciones de la situación de los servicios públicos y el abandono ilegítimo de los servicios públicos. zonas rurales. Supongamos también que en su tiempo libre en la cosmopolita ciudad andaluza se enteraría de lo que pasaba en este otro rincón de la península y solo asistiría a las manifestaciones públicas de algunos dirigentes de la izquierda gallega.

Su conclusión sería lo que se puede leer en el polémico auto. Permitir que alguien traiga un niño a la Galicia descrita por estos portavoces del desastre sería una crueldad indescriptible. Estaría descuidado, sin una escuela decente y con una atención médica precaria, en medio de pueblos abandonados con todo tipo de alimañas deambulando. En definitiva, tendrá que soportar el mismo sufrimiento que Balbino para disfrutar del bienestar de Miami, España. Esta Galicia profunda, que tanto nos choca cuando la dirige el magistrado, no es muy diferente a la que suele aparecer aquí en ciertas historias oscuras.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *