A Corua sigue de luto por los cuatro muertos

A Corua sigue de luto por los cuatro muertos


En ese momento vieron a los estudiantes eslovacos: Vena y Seiba con las olas. Villar tenía una linterna en la mano y comenzó a enfocar al joven: no sé si era él, solo sé que era un niño y que era calvo. Noté que lo saludaba con la mano: estaba vivo porque levantó el brazo, explicó. En ese momento se formó una cadena humana.José Antonio Villar fue el primero: la cadena aguantó tres olas grandes, de unos cuatro metros, pero llegó una cuarta y nos tumbó. A partir de ese momento, todo lo que recuerdo es aferrarme a un hombre y no soltarlo. Y metió en la arena la linterna que traía en la otra mano y la sujetó para que el gato no me alcanzara. Así fue como logré salir del agua. Entonces descubrieron que el joven que habían rescatado podía alcanzar una cuerda. Un policía se ató a ella. Era como un Miura. Pero la cuerda era corta y no había nadie a la vista, recordó Villar, quien creyó ver a alguien salir a la superficie pero desapareció de inmediato. indudablemente, La parte más difícil fue tener a un humano a solo unos metros de distancia y no poder hacer nada para salvar su vida.lamenta Iván Ramos.

mientras todo esto sucede. Eres el teléfono de la casa del entonces jefe de seguridad del gobierno de la ciudad, Germán Lago. Vive cerca y corrió hacia la zona. Llegué antes de que apareciera el primer cuerpo, el de Javier López. En las primeras dos horas, dice, no tenían idea de cuántos faltaban. Comenzó la operación y solo descansó 21 días después cuando encontraron al joven estudiante Velicky. De su memoria, además del inmenso esfuerzo humano y la gran coordinación entre todos los cuerpos, llega el momento en que conoció al padre de este niño que viajó a A Coruña nada más enterarse del accidente. Le expliqué dónde había muerto su hijo por la mañana en un día claro y sin olas. No se creía que una playa como la de Orzán fuera peligrosa.

Germán Lago tuvo que compaginar la parte profesional de la coordinación del rescate con la parte emocional de ser parientes cercanos. Y en el medio, transmitir todo lo que sucede a las distintas autoridades. Lo que los familiares agradecen en estos momentos es que les informen al minuto. Hay que decirles toda la verdad, por dura que sea, subraya.

El exjefe de bomberos y hoy jefe de seguridad del ayuntamiento, Carlos García Tourín, recibió la llamada de alarma al mismo tiempo que su predecesor. Recuerda que al llegar encontró una foto de tres policías de la ciudad que habían salido del agua gracias a una cadena. Ese mar embravecido vuelve a su memoria, con alerta naranja y muy poca visibilidad. El rescate fue difícil ya que se trataba de compañeros que habían sacrificado su vida por otro ser humano y había que encontrar los cuerpos.

El océano trajo de vuelta el cuerpo de Javier López antes del milenio alrededor de las nueve de la mañana. Hubo que esperar seis días hasta el 2 de febrero, cuando el mar hizo emerger de sus profundidades los cuerpos de José Villamor y Rodrigo Maseda en la misma bahía de Orzón. Casi un mes después de la tragedia, apareció el cuerpo del joven eslovaco. Durante todos estos días, decenas de personas trabajaron desde la mañana hasta la noche. Cada uno de ellos cumple su misión.

Por ejemplo, María José Rodríguez Sanjurjo, que fue responsable de protección civil de Corua en 2012. No olvida la enorme generosidad de los padres de una de las víctimas del Orzón, el policía Javier López. Nunca olvidará el encuentro que tuvieron padre y madre con Peter Velicky, quien también estaba de luto por la muerte de su hijo.

Indeleble fue el momento en que estuvo con la esposa de Javier López, cuando encontraron su cuerpo y participó en la recuperación del cuerpo de Rodrigo Maseda. Vieron algo flotando en la orilla y nos movimos rápidamente para sacar el cuerpo del área lo más rápido posible. Los padres del policía pasaban por ahí todos los días y tratábamos de minimizar el daño emocional, recuerda. Qué extraño, dice, que el agente terminara al pie del hotel donde se hospedaban sus padres.

José Antonio Villamor Vázquez, un hijo de emigrante que volvió a Galicia tras un puesto en Canarias

Palacios Xos Mara

El calor a los familiares estuvo a cargo de la Cruz Roja. carmen reina Hace 10 años ocupaba el cargo de coordinadora de emergencias en la ciudad. Desde el primer momento se busca dar a los familiares de los desaparecidos el bienestar que es posible en la difícil situación. Se trata de minimizar el impacto inicial, conocer tus necesidades básicas (alimentos, medicamentos, contactos) y organizar el dispositivo en torno a ellas, explica Reiga. Esta tragedia fue un enorme motivo de orgullo para los involucrados en la operación de una forma u otra.

para el bombero Agustín Barreiromás conocido como Hache, supuso enfrentarse no sólo a una proeza que realizó en el mar, sino también a la pérdida de un amigo Conocía al policía Javier López del barrio. Trabajamos muchas horas y buscamos en todas partes. Cuando llegó el momento del descanso no pudimos parar, nos quedamos más tiempo porque queríamos que aparecieran ya, dice. Los familiares de los desaparecidos los alentaron y les dieron las gracias, se acercaron a hacer preguntas y nosotros también los alentamos, dice.

un gran nadador y mira donde se fue al mar

inma eiro

Hoy, como destaca su compañero Canitrot marcial, el cuerpo de bomberos dispone de una unidad de salvamento acuático. en el que trabaja. Nunca sabremos si todo hubiera sido diferente si hubiéramos existido. Tal vez fue lo mismo, porque los que estaban ahí dieron todo y más. Le llama mucho la atención que en el 080-Park a la gente se le recuerda muy a menudo cómo fue, lo duro que fue. Creo que los marqué a todos.

Javier López, vocación y sentido del humor

AlbertMaha

Estos días son muy difíciles para nuestra familia, dice Peter Velicky, el padre del joven eslovaco. Un hombre que se presentó en el caparazón del Orzón dos días después de la tragedia, sin saber qué encontraría, cómo reaccionarían los familiares de los policías si lo vieran. E inmensamente en el dolor inimaginable de perder a un hijo. Y había otro. a quien todos abrazaron. No solo los integrantes del operativo, sino también los padres de los agentes.

Esta desgracia los conectó a todos. Nadie lo acusó de nada.. No él, no su hijo. Hemos estado en contacto frecuente desde el accidente. Hay un vínculo estrecho entre nosotros. Se formó una especie de asociación familiar. Su creencia pura y firme en el reencuentro de nuestros hijos en esta dimensión superior también nos da una gran fuerza”. Peter Velicky se ha disculpado mil veces con los padres de los policías en nombre de su hijo. Cuando ya estaba más que perdonado. Y siempre he recibido cuidado, comprensión y amor de él, dice.


10 años de la tragedia de Orzán

La voz

Madre de Rodrigo Maseda: Siento ternura por el niño. es otra victima

Isabel Lozano, madre del fallecido policía Rodrigo Maseda, acudió ayer al caparazón del Orzón. Solo. Con un ramo de flores en la mano y una humanidad que no cabe en su corazón. Allí conoció a algunas de las personas que habían participado en la operación de rescate hace diez años, reunidas por La Voz de Galicia para elaborar este reportaje. Estoy bien, trato de hacerlo bien, a veces tengo contratiempos y muy fuertes, pero trato de superarlos sobre todo por mi otro hijo que es lo más importante para mí en este momento, por mi familia, por mis amigos, para que no se sientan incómodos, tristes porque no puedes pararte frente a la gente con la misma melancolía. Al final hay que vivir, tengo que estar bien por mi hijo, dice.

En este décimo aniversario de la peor tragedia de Playa Orzón, Isabel Lozano escribió un poema dedicado a su hijo, que envió a La Voz.

El poema de Isabel a su hijo.

¿Cómo te lo diré, hijo de mi corazón?

que aunque han pasado diez años y pasarán mil más

Nunca podré olvidar lo que pasó en Orzán.

ustedes cuatro fueron juntos

Rodrigo, Javier, José Antonio y Toms como duendes de este mar.

Cabalga como jinetes para encontrar otros mundos.

Han pasado muchas cosas desde que pudimos hablar. Aunque todavía lo hago

y se que me vas a escuchar

ahora estas con papa

¿quien lo hubiera pensado?

Y volveré allí

visitar ese lugar que me alejó de ti y donde fuiste feliz.

Te gustaba la playa, nadar en aguas frescas, olas de espuma blanca

y disfruta de tus amigos, ellos no te olvidan.

amabas la vida

Tres cosas te hacen feliz

Tu familia, tus amigos y tu trabajo.

Esa era tu pasión.

Decidiste muy joven lo que querías hacer.

Ilusión por cambiar el mundo y hacerlo un poquito mejor…

Y nos quedamos sin ti

Pero siempre orgulloso de tu vida aquí.

Ahora miro las estrellas y me las imagino diciéndome que deje de llorar por ti.

que ya eres feliz

mi pequeño





Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.