Restricciones por covid-19: Extremadura eleva el límite de reuniones a diez personas y aumenta el aforo

Restricciones por covid-19: Extremadura eleva el límite de reuniones a diez personas y aumenta el aforo

En el nivel 1 puede haber un máximo de diez personas por mesa en las terrazas y seis dentro de los bares. / HOY DIA

El Consejo solicita a la Corte Suprema de Justicia que la Región pase del nivel de alerta dos al uno para implementar las nuevas medidas

Álvaro Rubio

El Consejo de Gobierno de Extremadura ha aprobado que la región pase del nivel de alerta dos a uno y, entre las principales novedades, destaca que las reuniones serán para un máximo de diez personas (hasta ahora eran seis) y el aforo será aumento en los distintos sectores.

Para que estas medidas se pongan en marcha, el Consejo lo ha propuesto al Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, como suele hacer, y espera que este jueves dé luz verde. Luego se publicará en el DOE y entrará en vigencia de inmediato.

Si esto se respeta, dentro de los hoteles y restaurantes, la vida nocturna y los lugares de juego, no se puede exceder el 50% y el límite por mesa será de seis personas. El consumo en el bar seguirá estando prohibido.

En las terrazas exteriores el porcentaje de ocupación será del 100% y el límite máximo por mesa de diez personas.

El cierre de las fábricas continúa a las tres de la mañana. Las horas no aumentan por ahora para los que tienen licencia para cerrar más tarde antes de la pandemia.

Habrá que esperar y ver si esto sucede con la nueva normalidad que la Región espera alcanzar la semana que viene, según el calendario establecido por el Consell.

En cuanto a los lugares de culto, no se puede superar el 50%. Las celebraciones de bodas tendrán las mismas restricciones que los hoteles y restaurantes, ya sea que se realicen en establecimientos o se realicen a través de catering externo. Si no se realiza en estos lugares, el límite máximo será de 20 personas en el interior y 50 en el exterior. Además, todavía no habrá pista de baile.

Casi todo al 75%

En el resto de sectores, la mayor parte de la flexibilidad pasa por elevar la capacidad al 75%, como será el caso de los centros de recreación infantil, gimnasios, congresos, academias, autoescuelas, cines, teatros y auditorios. Los locales comerciales y los mercados también se limitarán a las tres cuartas partes de su capacidad.

Asimismo, las áreas comunes de hoteles y hostales no pueden superar el 75%. Las casas rurales pueden ser alquiladas por 20 personas.

Además, se elevan a mil personas los actos para los que es necesario solicitar autorización a la autoridad sanitaria, aunque la necesidad de elaborar planes de emergencia se mantiene aunque no se supere esta cifra.

El Ayuntamiento propuso reducir el nivel de alerta para TSJEx porque, según el ministro de Sanidad, José María Vergeles, «la transmisión comunitaria está controlada, aunque se siguen produciendo epidemias complejas».

La incidencia a los 14 días es de 68 casos por 100.000 habitantes y de 29 a siete. Es el primer día que las dos tasas están por debajo de la media española, que se sitúa en 74 y 30.

Todo apunta a que se respetará el cronograma para alcanzar la nueva normalidad, que se espera alcanzar la semana que viene, tal y como ha marcado el Consejo. «Si todo va bien, será a finales de septiembre», dijo Vergeles.

Agregó que la intención de la Junta es que en la nueva normalidad se afloje la mayoría de las medidas y se utilicen las seis ‘emes’ (lavado de manos, distancia de un metro y medio, menos contactos, máscaras, máxima ventilación y descanso en casa). No especificó si la vida nocturna recuperará su horario previo a la pandemia, bailará en clubes o se pondrá de pie en los conciertos.

Además, este miércoles se ha celebrado la Consejería de Salud Interterritorial y Extremadura ha vuelto a exigir una nueva versión del semáforo COVID adaptada a la actual situación inmunitaria. «Preguntamos por qué la decisión sobre medidas restrictivas tiene en cuenta indicadores de gravedad, como los ingresos a la UCI y no tanto la incidencia», explicó Vergeles.

Con respecto a la tercera dosis, la Conferencia de Vacunas continúa considerando si debe administrarse a más grupos. Hasta ahora han administrado más de 1.800 inyecciones de refuerzo a personas inmunodeprimidas y ancianas que viven en residencias en la región. “Las personas mayores que están en las casas podrían ser las siguientes”, dijo Vergeles, aunque dejó claro que no se ha decidido nada.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *