Recetar medicamentos según su perfil genético

Recetar medicamentos según su perfil genético

Es catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Extremadura (UEx), dirige el centro de investigación clínica Cicab, es director científico del INUBE, presidente de la SEFF y forma parte del comité de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), además. Pero Adrián Llerena no quiere aparecer en las fotos, ni quiere aparecer en las fotos. “La innovación no es posible sin la implicación de los jóvenes en su período creativo, puedo ser un buen gestor a mi edad, pero el período de creatividad pasa a su edad”, explica Llerena mientras da un paso atrás para que su joven equipo el trabajo está frente a la cámara. “Muchas veces no le damos voz a todas las personas que realmente están llevando a cabo los proyectos”, insiste.

Adrián Llerena, de 60 años y originario de Siberia en Extremadura, fue premiado por la Fundación Instituto Roche por su labor en el «Programa MedeA para la Implementación Clínica de la Medicina Personalizada en los Servicios de Salud». Este proyecto, coordinado por él mismo, fue creado en 2006 gracias a un convenio entre la SES y la UEx. “Es la primera vez que un programa de prevención aterriza en el mundo y que cuando se administra un fármaco se tiene en cuenta el perfil genético de la persona”, comenta la investigadora.

Este proyecto ha sido reconocido como ‘Ejemplo de Buenas Prácticas’ por el Consorcio Internacional de Medicina Personalizada, consorcio internacional especializado en el tema y promovido por la Comisión Europea.

«No todo el mundo puede comer lo mismo, pasa lo mismo con las drogas»

Medicamentos personalizados

Pero, ¿qué es exactamente el proyecto MedeA? Se trata de estudiar el perfil genético de cada persona antes de prescribir un fármaco, de forma que se eviten reacciones adversas y se le sume al paciente otro problema, además del que ya tiene. Llerena da un ejemplo de prescripción de medicamentos en consultas donde, como mucho, «te preguntan cuánto pesas», y ahí es donde está la culpa. Según él, a todos se les administra la misma dosis, pero cada persona tiene una dotación genética diferente. «No todo el mundo puede soportar el mismo tipo de comida, con las medicinas es igual, o por poner un ejemplo sencillo, una persona se emborracha con un palo y otras beben un barril y no les pasa nada», dice, insistiendo en esto. .la gente no entiende muy bien que administrar un medicamento conlleva un riesgo.

Laboratorio de proyectos. /

pakopi

En otras palabras, toda la población recibe el mismo trato que si todos necesitaran exactamente el mismo medicamento, y esto a veces conduce a problemas graves. Esto es lo que quiere cambiar el Proyecto MedeA.

Después de muchos años de investigación, se han encontrado genes que predicen, en retrospectiva, las causas de por qué el fármaco enfermó al paciente. Ahora con esta iniciativa el objetivo es llegar primero al problema, prevenirlo antes de que ocurra y prescribir al paciente un fármaco orientado a su perfil genético.

Durante la entrevista en el Hospital Universitario de Badajoz, donde tienen su centro de trabajo y laboratorio, no quiso dejar pasar la oportunidad de presentar a algunos de los integrantes de su joven equipo. Entre ellos se encuentran los coordinadores generales Rita Nogueira, médica gallega especializada en farmacología clínica y responsable de la parte clínica del proyecto, y Fernando de Andrés, médico castellano de La Mancha que coordina los análisis genéticos una vez llegan las muestras al hospital.

Aunque el proyecto MedeA está desarrollado por Badajoz, se lleva a cabo con una visión internacional. A esto se le llama estrategia local, «creas un lugar de circunstancias controladas donde puedes ver mejor lo que está pasando y las consecuencias se extrapolan a la humanidad», explica Adrián Llerena. Prueba de ello son los resultados del estudio genético en 6.000 nativos americanos, que demostró que «los fármacos que les damos no se corresponden con su dotación genética». Este es el mensaje que transmite Llerena durante la entrevista: que el proyecto se desarrolla en Badajoz pero permanece para la humanidad. “Quizás somos los autores intelectuales del proyecto, pero hemos perdido la patente, es propiedad del sistema sanitario. Pero estoy contento con eso ”, enfatiza.

Parte del equipo del proyecto MedeA. /

PAKOPÍ

Informe personalizado

El proyecto inició su fase clínica el pasado 1 de junio y más de 330 pacientes extremeños ya se han beneficiado de un informe farmacogenético personalizado, aunque por ahora este informe se recibe en papel.

El objetivo es llegar a toda la población en 2023. Para ello, en octubre se realizará un concurso público en el que competirán más de ochenta empresas de todo el mundo. Contribuirán a diseñar un sistema de inteligencia artificial que permita al médico en consulta, mediante un simple clic del ratón, ver el informe genético completo del paciente, y así prescribir el fármaco más adecuado a su perfil genético. “Actualmente, en los diez minutos que dura una consulta, es imposible que el médico mire su historial completo y compruebe toda la información de la persona, las pruebas, los genes …”, explica el profesor.

Como señala Llerena, este programa es innovador por varios motivos. La primera, desde el punto de vista procedimental, ya que se trata de una competencia de empresas que compiten por ideas, no por dinero. El SES ha apostado por un sistema sanitario que compite por fondos de innovación y los ha ganado.

«Normalmente, este dinero se utiliza para el desarrollo industrial, por lo que es una disrupción total del sistema de salud», explica.

En cuanto al contenido, es un proyecto de cuarta generación en biotecnología, porque el médico puede leer este análisis directamente con un solo clic del mouse. Desde el punto de vista de la salud, es un proyecto de prevención cuaternaria, es decir, antes de que surja el problema, se diseña una estrategia para evitar que ocurra. Además, se trata de un proyecto innovador en la parte social, ya que promueve la equidad en salud, están viajando a todos los rincones de la geografía extremeña. “No porque una persona que vive en un lugar determinado tenga menos derecho a tener un informe farmacogenético que una persona que vive en el centro de la ciudad”, enfatiza la investigadora.

Además, otra peculiaridad es que los proyectos normalmente se desarrollan fuera de la región y el sistema público los compra. En este caso es todo lo contrario, el sistema público lo desarrolla, las empresas lo compran y queda gratis para las Extremaduras ”, explica. Ya se están estudiando pacientes de toda Extremadura, empezando por los casos más graves como los pacientes oncológicos o con trastornos mentales graves.

Adrián Llerena recuerda que este proyecto se lleva a cabo con unos fondos limitados para la investigación, por lo que el avance solo es posible gracias a la implicación personal de cada uno de sus trabajadores. “Se trata de hacer algo de la nada y eso implica un gran esfuerzo que surge de su vida personal. Los sueldos son sueldos de investigación, contratos de dos años y los guardias no se pagan «, dice. Sin embargo, dice Llerena, genera un beneficio personal y profesional.

Oportunidad

Adrián Llerena entiende a esos jóvenes que se van al exterior en busca de mejores oportunidades, porque “aquí todavía hay mucho que mejorar para atraer talento. No estamos creando oportunidades, vivimos en una sociedad donde el conocimiento no tiene valor, es decir, el relevo generacional que debe producirse ”, analiza.

Pero para este investigador, lo más importante en la vida es que las cosas se hagan por convicción. “A veces, enfocamos nuestra atención en cosas que no servirán de nada, sin embargo, dejar la energía que te da la vida para crear algo que pueda ser utilizado por otros es lo más grande que te puede pasar en la vida”, concluye. Llerena.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *