No sin mi mesita de noche | Hoy dia

No sin mi mesita de noche |  Hoy dia

La ampliación del espacio público que la Municipalidad había otorgado a los bares venció a principios de año. Así concluye la disposición que se aprobó para que puedan desplegar todos los centinelas autorizados en cada licencia pero cumpliendo con las medidas de seguridad. Además, este 2022 el Ayuntamiento volverá a cobrar el impuesto por utilizar las calles como comedores.

Esto último es casi anecdótico. La mayoría de los bares pagan una media de 210 euros y para el municipio es una cantidad pequeña que puede pasar sin recibirla. Hay alrededor de 450 licencias. Las cuentas municipales no bajarán 95.000 euros al año.

Tal vez por eso la industria no se ha pronunciado. Pero tanto la Asociación de Empresarios de Hostelería de Badajoz como la nueva patronal, Ceade, ya han mostrado su disconformidad con el fin de la ampliación de los espacios públicos.

Necesitamos abrir un debate con asociaciones de ruido, vecinos, personas con discapacidad y empresarios

Es cierto que Badajoz fue una de las primeras ciudades en ayudar a los hoteleros, pero pronto parece revertir la situación y quitarles ese apoyo. Mientras algunos expertos insisten en que estamos ante el final de la pandemia, la OMS advirtió esta semana que aún no hemos llegado al pico de la sexta ola y estima que la mitad de todos habremos caído en brazos del virus en febrero. . .

Lo entendamos o no, el covid-19 nos ha hecho cambiar de hábitos y abordar el ocio de otra manera. Si antes preferías apoyarte en la encimera, hoy la mayoría busca una mesa de exterior. Obligar a los locales a ocupar menos pavimento significa cortar mesas y sillas. De lo contrario, no habría una distancia segura entre ellos. Y esto sigue siendo necesario.

Quizás esta polémica se podría resolver si el Ayuntamiento ya hubiera aprobado la nueva ordenanza de vigilantes nocturnos a la que se comprometió en verano. Lo que existe se ha vuelto obsoleto y necesita ser actualizado.

Entre otras cosas, para adecentar las estructuras y toldos que ya han dispuesto casi todos los establecimientos ocupando importantes tramos de aceras.

El anterior alcalde, Francisco Fragoso, ha emitido un decreto para regularizarlos, pero más vale una ordenanza que dé más seguridad a los empresarios y ciudadanos de Badajoz.

Sin embargo, desde que se anunció la nueva norma, poco se ha movido al respecto en el Ayuntamiento. El gobierno local ha perdido seis meses para abrir un debate en la ciudad sobre qué tipo de convivencia queremos con los bares. Hay que hablar con las plataformas de reducción de ruido que tantos quebraderos de cabeza sufren en sus casas y que también provocan los dueños de bares. Sin dejar de lado las asociaciones de vecinos y discapacitados para garantizar la accesibilidad de portales y aceras. Y también hay que confiar en los empresarios.

El sector no está para depender de medidas cautelares que duran seis meses. Al comienzo del covid, todo era dudoso. Hoy, sin ver aún el final, parece claro que hay un cambio en la forma de ocio que no cambiaremos de la noche a la mañana. Para ello es necesario que las normas estén actualizadas y que todos podamos ir tranquilos a los bares y sentarnos tranquilos en la mesita de noche.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.