Ninguno de los seis proyectos de universidades privadas se materializa en la región

Ninguno de los seis proyectos de universidades privadas se materializa en la región

Hace apenas cinco años en Extremadura había hasta seis proyectos de universidades privadas sobre la mesa. Nadie está vivo hoy. Se habló de dos nuevas opciones para el Badajoz y hasta cuatro para el Plasencia, pero ninguna ha seguido adelante con los trámites. Desde la Municipalidad de Placentino indican que aún no descartan la realización de alguna de estas iniciativas, pero no brindan información que haga creíble una universidad privada en esta población en poco tiempo.

Cuando proyectos como la Universidad Internacional Augusta Emérita, la Universidad Abierta de Europa Extremadura en Badajoz; y la Universidad Católica de Ávila (UCAV) y el Instituto Europeo de Postgrado (IEP), en Plasencia, ya habían sido excluidos, en 2019 el alcalde de Placentino, Fernando Pizarro, planteó tener dos proyectos más sobre la mesa, pero no lo hizo. ni siquiera contribuir. Han pasado dos años y medio y no hay más noticias.

entrenamiento mixto

Según el portal de Internet Estudios y Universidades, en España existen 26 universidades privadas y 50 públicas. Extremadura es, junto con el Principado de Asturias, Castilla la Mancha, La Rioja y Baleares, una de las cinco comunidades en las que funciona una sola universidad.

De repente, con la posibilidad de estudiar a distancia gracias a Internet, la aventura de las universidades privadas de la región fue una especie de burbuja que estalló en apenas un año, cuando querían pasar de ninguna a cuatro y luego a dos más. . Esto obligó a redactar las leyes correspondientes. La siguiente reacción fue la oposición de la Universidad Pública de Extremadura. El Consejo se mostró inicialmente a favor, pero acabó por no tramitar unos expedientes que no parecían cien por cien fiables, aunque no fue hasta el 16 de junio de 2021 cuando emitió informes desfavorables e informó a los promotores de la Europa Abierta. Universidad de Extremadura y Universidad Internacional Augusta Emérita. Los otros apenas progresaron con su procesamiento, por lo que no se requirió respuesta.

Solo hubo un intento en la región de crear una universidad privada en 2001 por parte de la Universidad Europea de Madrid, que quería tener una extensión en Mérida, pero fracasó.

En junio de 2016, un grupo de profesores de Madrid anunció su intención de abrir la que sería la primera universidad privada de la región. Estaría en el edificio Siglo XXI de Badajoz y estaría fundido. La Junta de Extremadura calificó de positivo el proyecto porque revitalizaría la región, indicaron desde la Consejería de Educación sobre un proyecto que ya tenía nombre, Universidad Internacional Augusta Emerita.

Meses después se descubrió un segundo proyecto, la Universidad Abierta de Europa Extremadura, especializada en programas de posgrado 100% online y con experiencia en América.

En diciembre de 2017, la Universidad de Extremadura (UEx) emitió un comunicado rechazando ambos proyectos porque, aseguraba, no cumplían un mínimo de calidad. La UEx ha propuesto al Ministerio de Educación y Trabajo que se detenga la redacción del anteproyecto de ley para la creación de universidades privadas, marco necesario para la continuación de estas iniciativas. En febrero de 2018, el Colegio inició la redacción de esta ley, aunque advirtió que enviaría la documentación al Consejo de Estado antes de tomar una decisión.

La Conferencia General de Política Universitaria del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ya había emitido un informe desfavorable, pero aun así, la Junta de Extremadura remitió ese borrador al Consejo de Estado, que en mayo de 2018 resolvió que no procedía la aprobación, como proyecto de ley, del anteproyecto de Ley de Reconocimiento de la Universidad Internacional Augusta Emérita ni del de la Universidad Abierta de Europa Extremadura que habían sido objeto de consultas. Básicamente, no pensó lo suficiente en ello y sus recuerdos económicos eran muy débiles. No obstante, la Junta de Extremadura tendría la última palabra ya que es la comunidad autónoma la competente para aprobar el desarrollo legal específico necesario para la puesta en marcha de las universidades privadas.

Nada se concretó en Plasencia

Paralelamente, la Universidad Católica de Ávila (UCAV) y el Instituto Europeo de Posgrado (IEP) han puesto su mirada en Plasencia para abrir allí dos sedes más. Ambos proyectos se anunciaron en 2016 y se acompañaron de informes en los que se detallaba al Consejo la formación específica que pretendían impartir.

En 2018, la Junta de Extremadura declaró su oposición a la apertura de un centro anexo en Plasencia por parte de la UCAV porque «competiría» con la UEx, ya que ofrecería diplomas que el público ya tiene. Además, al estar su sede en otra comunidad, se alegaba que no generaba riqueza en Extremadura. Estos criterios del gobierno regional no fueron compartidos por los empresarios de Placentino ni por el municipio, que muchas veces pretende ampliar su campus con nuevas licenciaturas.

Tras el rechazo del Consejo expresado en agosto de 2017, la UCAV mantuvo un interés que se fue desinflando. El otro, el IEP, nunca ha oído hablar de su idea de echar raíces en Extremadura. Sin embargo, en junio de 2019, Fernando Pizarro, alcalde de Plasencia, dijo que tenía sobre la mesa otros dos proyectos de universidades privadas, aunque no mencionó nombres ni volvió a mencionarlos. Cuando se le preguntó esta semana, respondió con un breve «no excluimos a nadie».


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.